El origen del queso

Según estudios de Científicos del Instituto Heriot-Watt de Edimburgo, en Escocia, y de la Universidad de Pensilvania (EE. UU.), el origen del queso puede situarse en la zona de Croacia, donde han hallado restos que pueden datarse con más de 7.000 años de antigüedad, los más viejos que han aparecido por el momento, incluido los que se habían detectado hace un año en algunas tumbas de Egipto. En concreto, se han encontrado en los fragmentos de porcelanas que habían sido extraídas cerca de la localidad de Pokrovnik, en la costa croata.

Lo que parece cada día más evidente, es que el queso es un producto de origen mediterráneo, y que su aparición fue uno de los factores que contribuyo a transformar los modos de vida en Europa, cuando el hombre ‘civilizado’ estaba empezando a dar sus primeros pasos.

Estas partículas fueron suficientes para que los investigadores concluyeran que estos pedazos de cerámica eran utilizados para retirar el queso de las vasijas donde eran producidos, lo que lleva el momento de iniciar la producción del queso desde la Edad de Bronce, como se pensaba hasta ahora, al Neolítico.

Lo cierto es que la producción de queso fue una tecnología que ciertamente cambió la humanidad, porque el queso era un alimento de mayor duración y que se podría transportar con más facilidad, lo que permitió a los agricultores de aquellas primeras etapas de la humanidad moverse hacia zonas centrales y septentrionales del Continente, empezando a poblarlo.

Y no solo fue un factor que ayudo a moverse a las poblaciones humanas de aquellos momentos, sino que se convirtió en una garantía de seguridad alimentaria, porque permitía contar con un producto de alto valor nutritivo en épocas entre cosechas o cuando estas se malograban, evitando las hambrunas.

También fue un factor que contribuyó a mejorar la dieta de los adultos superando la intolerancia a la lactosa. Según aclara la profesora Sarah McClure, miembro del equipo que desarrolló la investigación en la Universidad de Pensilvania: los niños de aquella época podían beber leche, pero muchos adultos eran intolerantes a la lactosa y solo cuando empezó a producirse queso pudieron incluir los lácteos en sus dietas.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú