fbpx

Entuitados

A todos nos disgusta, pero todos nos enganchamos a la máquina de fabricar palabras… de aquellas que se lleva el viento. ¡Pero si a todos nos gusta! Que sí, que sí, que nos gusta, nos gusta… pero todos sentimos cómo perdemos tiempos que ya los tendremos perdidos. En plural, sí. Porque todos leemos en esa máquina que se llama Twitter quejas de unos que dicen que no llegan a nada de lo que les es importante, pero los tienes enfrascados ahí en el bote fabricando palabras día y noche, de esas híbridas de vida o manifiestas de muerte que quién sabe si cara a cara se atreverían a decir… o se sabrían entonces callar. Viven en una burbuja en que la amistad se volatiza entre cables y ondas sin el necesario compromiso que la hace crecer como lo que es: manos con manos, ojos con ojos, corazón con corazón. Así que solo se quedan en el afecto que viene i se va. Decía Santo Tomás: “El verdadero amor crece con las dificultades; el falso, se apaga”. -¿Qué  diría ahora que depende de un clic, en el que tantos quedan enclicados?

Sí. A todos nos relame ese gusanito del ego y a todos –quién más, quién menos- nos gusta decir la nuestra y que los que nos rodean nos lo sepan valorar. Sin embargo, no olvidemos que una cosa es saber decir y otra muy distinta pero muy amiga de la otra es saber entender y acoger. Y aquí llegamos al meollo. ¿Quiénes son “los que nos rodean”? Si un día tenemos el pronosticado apagón digital, bien sabremos a quién tenemos al lado y de quién nos habíamos fabricado una conciencia apagada de la Última Hora parturienta de mil y un centinelas de plástico reciclado o de papel a lo más.

Personalmente, en mis distintas máquinas de crear palabras intento hacer fair play. Ya es bastante dura la vida como para dedicarnos a electrizarla. Trato de que todo lo que salga de mis dedos al escribir fluya con mi mejor torrente de ideas nacidas a entre horas y hasta durmiendo, que si me vienes conociendo sabrás que son frescales de lo más natural. Mi pretensión manifiesta –nada hay oculto- es llegar siempre a tiempo de atrapar a mi lector –a ese que quiera por las buenas- con sorpresas que me salen de no sé dónde pero que salen para enriquecer, eso lo sé. A ti y a mí, porque pensando para escribir, escribo y hasta vivo pensando. Y lo hago convencido hasta el punto de esperar que si un día meto la pata, mi lector sepa adivinar mi buena intención tras la trastada que le haya provocado.

¿Por qué te digo esto ahora? Pues porque si me conoces, sabrás que mis artículos en ForumLibertas son el viernes desde hace casi siete años, cuando con el equipo gestor nos ajustamos a hacerlo así. La novedad es que ya llevo dos viernes en que los cuelgo en mi Twitter recién inaugurado. Y quizás hayas advertido que, desde que nos amoldamos en el diario, son ya muchos los años que venía sin fallar ningún viernes, ni en verano… a menos que ellos me pidieran suspenderlos en agosto algún año, por aquello de las vacaciones. Y así, desde 2015. Por ti. Por mí. Por nosotros.

¡Así da gusto trabajar! Pero para seguir a gusto, me gustaría que me perdonaras si el viernes pasado me encontraste a faltar en la sección Opinión donde tan amablemente sé que me buscas. ¿El motivo? Estaba entuitado en una semana que en España ha tenido cinco días seguidos de fiesta… y yo ninguno de ellos, porque, como te digo, estaba entuitado a causa del lanzamiento el pasado 15 de noviembre de mi nuevo libro Les Decapíndoles de la Comunicació Disruptiva (DCD). En catalán, como ves, pero que pronto, si el catalán tiene éxito y tú y muchos como tú lo pedís, el editor me lo publicará también en castellano. Estando entuitado en una semana de miedo, se me pasó la redacción del viernes. ¡Mea culpa! No obstante, hoy lunes, te lo mando.

Ya ves. ¡Ya me tienes –también a mí, quién lo iba a decir- entuitado! Pero no lo olvides: Si llega ese apagón un día y perdemos el fuelle de Twitter y las demás redes en que nos estamos enredando, cada uno deberá encender el fuego soplando como los antiguos a partir de sus propias brasas. Eso sí, que conste que, si tú has sabido ganarte a pulso un equipo con el que jugar a las palabras, entonces sabrás y todos sabrán si esas palabras que habías sacudido al viento eran para ti, para satisfacer tu ego y sus patrañas, o bien si tu estilo de juego con el equipo era tratando de abastecerlo con una suministración impulsada por la cultura del encuentro con la que a todos, manifiestamente o no, es por la que nos gustaría jugar.

¿Jugando se vive? ¡Pues tú mismo lo verás! Si has jugado, todos sabrán en qué equipo has estado, y como el mundo es un pañuelo, igual en los tejemanejes postreros al Gran Apagón, aún te encontrarás a alguno que sabrá reconocer tu estilo de juego. “¡Ah, eras tú, por fin te pongo cara!” –se admirará, y tú con él-. Y entonces constatarás si tu juego refrescaba el alma o la quemaba, porque así seguirá siendo hasta que te enmiendes: o te refresca o te quema. Es y serás siempre así si no cambias, pues la vida eterna no será nada nuevo, sino una continuación de esta, en que -si tú quieres- eres inspirado por el Espíritu Santo silente, pero siempre efectivo y enriquecedor… -y si no lo deseas, no-. Así, al levantar el Redentor el velo tras tu muerte en el tiempo, lo más importante será si te habrás ganado la Vida en el Cielo o no, siguiendo o no sus inspiraciones que ahora te asisten. Porque sí, el Cielo se gana ganando y acumulando retuits. Es algo que al más incrédulo sorprende en Twitter, cuando –como en la vida- el tuit eres tú.

[NOTA: Para los que no conocen Twitter, decir que un tuit es el mensaje que mandas a otra persona o a muchas, y un retuit es cuando tú u otros como tú lo replicáis entre vosotros o entre muchos, generando una cascada de mensajes entre todos. “Tweet” en ingles significa el piar del pájaro, e identifica a su autor.] Si llega ese apagón un día y perdemos el fuelle de Twitter y las demás redes en que nos estamos enredando, cada uno deberá encender el fuego soplando como los antiguos a partir de sus propias brasas Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.