fbpx

Europa y los cristianos. “Y te vomitaré de mi boca”

La reflexión sobre el futuro de Europa, iniciada por sus instituciones y con el apoyo único del Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, el 9 de mayo en Estrasburgo, impulsa un proceso de participación dirigido desde el vértice, que puede conducir al secuestro de Europa tal y como ha sido establecida por los padres fundadores, y el desarrollo de sus principios subsiguientes.

Debemos afirmar con claridad que resulta motivo de especial preocupación que se haya pasado por arte de birlibirloque, desde los valores claramente definidos en el Tratado de Lisboa (TUE) en su art. 2ª, a  la cuestión de género establecida en la “LGBTI Equality Strategy», creada en 2015, y reafirmada para el periodo 2020-2025 con las declaraciones contundentes de la actual presidenta de la Comisión Europea.  Véase  Estrategia de Igualdad LGBTIQ 2020-2025 | Comisión Europea (europa.eu).

Se ha producido un “salto” a partir de los valores establecidos en Lisboa, que ni la Comisión ni el Consejo podían establecer por su cuenta, porque alteran radicalmente el sentido y alcance de lo establecido. No es aceptable que, ahora, un proceso de consulta informal los modifique. De hecho, se trata de un intento de dotarla  de una ideología precisa, la de la perspectiva de género, en los términos que define el feminismo de género y de la identidades de género, lo que resulta contrario a la concepción liberal de que el estado, en su caso la Unión, no puede tener otra doctrina que la establecida en su constitución, en su caso y por equivalencia la del Tratado de Lisboa. Esto es lo que hay que debatir y cuestionar.

Para evitarlo  es necesaria una amplia movilización de organizaciones y personas, con el fin de recuperar la naturaleza y sentido  de la Unión, que no es la de la exclusión y cancelación religiosa y el imperio de la perspectiva de género y las identidades de género, que se ha ido construyendo. Se trata de promover  un  nuevo movimiento cultural dirigido a recuperar la naturaleza y sentido de la Unión Europea y  para recordar, defender y promover los fundamentos cristianos de Europa que, desde el punto de vista de los fundamentos culturales de nuestra sociedad secular, constituyen su origen establecido y constituyen los vectores de todo su desarrollo hasta que ha llegado la anomalía  de la Estrategia de Igualdad LGBTIQ 2020-2025 | Comisión Europea (europa.eu).

En sentido es conveniente recordar las palabras del papa Francisco  en su habitual mensaje navideño al cuerpo diplomático:

Con frecuencia, el centro de interés se ha trasladado a temáticas que por su naturaleza provocan divisiones y no están estrechamente relacionadas con el fin de la organización, dando como resultado agendas cada vez más dictadas por un pensamiento que reniega los fundamentos naturales de la humanidad y las raíces culturales que constituyen la identidad de muchos pueblos. Como tuve oportunidad de afirmar en otras ocasiones, considero que se trata de una forma de colonización ideológica, que no deja espacio a la libertad de expresión y que hoy asume cada vez más la forma de esa cultura de la cancelación, que invade muchos ámbitos e instituciones públicas. En nombre de la protección de las diversidades, se termina por borrar el sentido de cada identidad, con el riesgo de acallar las posiciones que defienden una idea respetuosa y equilibrada de las diferentes sensibilidades. Se está elaborando un pensamiento único —peligroso— obligado a renegar la historia o, peor aún, a reescribirla en base a categorías contemporáneas, mientras que toda situación histórica debe interpretarse según la hermenéutica de la época, no según la hermenéutica de hoy

A lo que añadió:

[3]. “Nunca debemos olvidar que «hay algunos valores permanentes» [4]. No siempre es fácil reconocerlos, pero aceptarlos «otorga solidez y estabilidad a una ética social. Aun cuando los hayamos reconocido y asumido gracias al diálogo y al consenso, vemos que esos valores básicos están más allá de todo consenso» [5]. Deseo destacar especialmente el derecho a la vida, desde la concepción hasta su fin natural, y el derecho a la libertad religiosa”.

Y esto, precisamente todo esto es lo que hay que corregir en la Unión Europea, de manera que este “Gran Mudo” que es el cristianismo, hable de una vez por todas, para que no tenga que escuchar “Yo conozco tus obras, no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca “(Ap. 3, 15-16).

Y esto, precisamente todo esto es lo que hay que corregir en la Unión Europea, de manera que este “Gran Mudo” que es el cristianismo, hable de una vez por todas Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • José Herrera Valdés
    14 enero, 2022 18:47

    En Occidente,la jerarquía católica está incluso más tácita que los cristianos laicos.Parecen como si no hubieran percibido que se esfuma en la sociedad,muy programadamente y desde fuera,todo tipo de vinculación cristiana.Callan como muertos para no complicarse la vida.Concretamente el Arzobispo de Granada de España, vive evadido en la lejana Historia y,demasiado en la Geografía extradiocesana.Ni jerarquía, ni el presbiterio cortado a su medida para las curias,no hay forma de que se mojen en nada.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú