Confío en Dios

Dios

Confío en Dios, y no en los poderosos, sean políticos o gente de dinero; periodistas o famosos, científicos o intelectuales.

Quiero seguir tus mandatos, buscar tu voluntad en el espejo del Evangelio que me habla a mí y me explica la vida, donde examino mis actos cotidianos, alegres y tristes, de éxitos y fracasos, de anhelos y frustraciones.

Busco la voluntad de Dios en su palabra y en mi conciencia que construyo en la comunidad del Pueblo de Dios, tu Iglesia, que es una, santa y también pecadora en los hombres y mujeres que la formamos.

Ayúdame señor a forjar mi conciencia, que es mi verdadero yo inmortal, en la Tradición y Enseñanza de tu Iglesia milenaria, trasmitidos en una continuada renovación en torno a sus esencias. Que sepa apreciar todo su inacabable valor, verificado por su perduración en la historia y en su alcance universal.

Ayúdame a no caer en la enfermedad del alma de nuestro tiempo, que no respeta a nadie, ni tan siquiera a las personas consagradas, y que destruye al ser humano, a su capacidad real de amar y a todas las instituciones, desde el matrimonio y la familia al Estado, y que daña a la Iglesia que tú constituiste. La enfermedad de la subjetividad desaforada, de la desvinculación, de la concupiscencia del yo, que confunde el amor, el bien, la justicia y la necesidad, con su propia y exclusiva conveniencia y beneficio.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>