Histórico acuerdo entre la Santa Sede y China, que reconocería la autoridad del Papa por primera vez desde 1949

Política

El acercamiento entre el Vaticano y el Gobierno Popular de China ya es un hecho. Tras meses de silenciosa tarea diplomática ambos Estados han llegado a un principio de “acuerdo provisional” que se prevé histórico y que debería solucionar diferencias complejas que han provocado difíciles situaciones a lo largo de los últimos años entre ambos. 

Justo cuando el Papa Francisco iniciaba su viaje pastoral a los países bálticos, la Santa Sede hacía público un acuerdo histórico para el nombramiento de los obispos en el país asiático. 

La China comunista provocó diferentes tensiones a lo largo de los últimos años debido al nombramiento de obispos al margen de la decisión de la Santa Sede. El Gobierno chino nombraba obispos de su autodenominada Iglesia Patriótica china que regieran a los católicos de diferentes áreas sin que el Vaticano pudiera interceder. De esa manera el Gobierno comunista controlaba esta religión como tradicionalmente ha hecho también con el budismo y con las diferentes opciones religiosas y espirituales del país.

Es el “inicio de un proceso” con China

Según explicó el portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, “Esto no es el final de un proceso. Es el comienzo. Esto ha sido sobre diálogo, una escucha paciente entre las dos partes incluso cuando se viene de dos puntos de partida muy diferentes. El objetivo del acuerdo no es político sino pastoral, para permitir a los fieles tener obispos que están en comunión con las autoridades chinas”.

En este sentido, la Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que el Papa Francisco había reconocido a ocho obispos nombrados por el Gobierno chino, uno de ellos ya fallecido. Tres de ellos ya fueron ex comulgados en el pasado. Esos nuevos obispos reconocidos son Giuseppe Guo Jincai, Giuseppe Huang Bingzhang, Paolo Lei Shiyin, Giuseppe Liu Xinhong, Giuseppe Ma Yinglin, Giuseppe Yue Fusheng, Vincenzo Zhan Silu y Antonio Tu Shihua, fallecido el 4 de enero de 2017.

En este sentido, el secretario de Estado vaticano, Pietro Carolin, máximo responsable de la diplomacia del Papa afirmó: “Por primera vez, hoy, todos los Obispos en China están en comunión con el Santo Padre, con el Papa, con el Sucesor de Pedro. Y el Papa Francisco, como sus inmediatos Predecesores, mira con particular atención y con un especial cuidado al pueblo chino. Se necesita unidad, se necesita confianza, se necesita un nuevo empuje, como también se necesita tener buenos Obispos que sean reconocidos por el Papa, por el Sucesor de Pedro, y por las legítimas Autoridades civiles de su País. Y el Acuerdo se pone en esta línea: es un instrumento para que se pueda ayuda en eso, con la colaboración de todos”.

Al tratarse de un principio de acuerdo que todavía se encuentra en proceso, el contenido del mismo no ha sido desvelado, pero sí se informa de que “es el resultado de un enfoque gradual y recíproco, se estipula después de un largo proceso de negociaciones ponderadas y prevé evaluaciones periódicas sobre su implementación”.

La relevancia del pacto es que el Gobierno chino reconocería la autoridad de un Papa desde que se rompieran relaciones desde 1949, año en que China creara su propia Iglesia Patriótica Católica, cuando Mao Zedong estableció en Pekín la República Popular China.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Las autoridades chinas serán, en primer lugar, las que elegirán a los obispos chinos. Al Papa se le ha concedido un frágil derecho de veto. Se invirtió la vía, pues la Santa Sede antes nombraba para librarse de la sumisión a los poderes políticos. Un par de nuevos obispos, antes excomulgados y ahora ex-excomulgados, tienen amante e hijos. A Guo Yin-cai le han asignado la diócesis de Cheng-de, creada por las autoridades chinas en el 2010. Se obligó a renunciar a obispos fieles para que cedan su lugar a obispos del gobierno chino, y así la tiranía atea controla la Iglesia en China. Es tal la traición que el cardenal Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, pidió a Pietro Parolin que renuncie. «No creo que tenga fe. Es sólo un diplomático secular y mundano. Están entregando el rebaño a los lobos. Es una traición lo que han hecho», dijo Zen. Muchos fieles leales a Roma están pensando si siguen en esta nueva iglesia o no. Todo tan secreto. Todo tan discreto. «En las tinieblas trabaja sólo el mal», dice un dicho.

    Responder
  • Las autoridades chinas, mientras tanto, fieles a su posición dura, bloquean el acceso por Internet a Vatican News (Noticias del Vaticano). Por orden oficial, se ha aumentado la demolición de templos católicos y el retiro de símbolos religiosos.

    Responder
  • […] septiembre de 2018, se anunció un acuerdo provisional entre Beijing y los funcionarios del Vaticano, destinado a unificar la Iglesia clandestina y la […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú