Película: “La Divina Misericordia”

La película “La Divina Misericordia”, relata la vida de santa Faustina Kowalska (1905-1938) – la monja canonizada por san Juan Pablo II y cuya fiesta celebramos el 5 de octubre- y el origen y expansión de la devoción a la Divina Misericordia.

Santa Faustina es una mística de cuya docilidad se sirvió Dios para comunicar al mundo su deseo de volcar su Misericordia sobre la Humanidad. Por deseo de su confesor, santa Faustina reflejó en un minucioso diario (714 páginas en su edición española) su vida interior y los deseos que el Señor le comunicaba, al tiempo que le hacía conocer y experimentar la inmensidad de su amor. Dijo de este diario: Estoy escribiendo esto por orden de Dios para que ninguna alma encuentre una excusa diciendo que no existe el infierno.

Santa Faustina siempre mantuvo una estrecha relación con Dios. Entre fidelidades y resistencias a lo que le pedía el Señor, su vida se encaminaba hacia una unión cada vez más plena con Dios y a colaborar con Jesús en la salvación de las almas. El Señor la colmó de muchas gracias extraordinarias, pero ella aseguraba que ni las gracias ni las revelaciones, ni los éxtasis, ni ningún otro don concedido al alma la hacen perfecta, sino la estrecha unión de la voluntad con la voluntad de Dios.

También le reveló Dios todo lo que tendría que sufrir: falsas acusaciones, la pérdida del buen nombre, y mucho más. Jesús le hizo saber que no disminuiría sus gracias y que seguiría manteniendo una relación estrecha con ella, y que la salvaría aunque ella no diera su consentimiento a todo aquello, pero Faustina, consciente de que todo el misterio dependía de ella, consintió libremente al sacrificio. Luego escribió en su diario: “De repente, cuando había consentido a hacer el sacrificio con todo mi corazón y todo mi entendimiento, la presencia de Dios me cubrió; me parecía que me moría de amor a la vista de su mirada.

En 1929 anota en su Diario “El sufrir es una gracia grande; a través del sufrimiento el alma se hace como la del Salvador; en el sufrimiento el amor se cristaliza, mientras más grande el sufrimiento más puro el amor“. Dios le hizo entender que hay una cosa de un valor infinito a sus ojos: el amor a Dios. Nada puede compararse a un solo acto de amor a Dios.

El Señor pidió la celebración de una fiesta de la Divina Misericordia el segundo domingo de Pascua -fiesta que instituyó san Juan Pablo II, y en cuyo amanecer culminó el Papa su paso por la tierra- y prometió indulgencias a quien ofreciese los sufrimientos de su Pasión por los pecadores a las tres de la tarde, hora en que Él entregó su vida por la salvación del mundo.

El Diario de santa Faustina está salpicado, de principio a fin, de las palabras que le comunicaba el Señor para atraer a los hombres a la Misericordia. Éstas son algunas de ellas: 

“Las almas mueren a pesar de mi amarga Pasión. Les ofrezco la última tabla de salvación, la fiesta de mi Misericordia.

“Mi Corazón desborda con gran Misericordia para las almas, y especialmente para los pobres pecadores. Si sólo pudieran entender que yo soy el mejor de los Padres para ellos y que es para ellos para quienes fluyeron la sangre y el agua de mi corazón como de una fuente llena de Misericordia”.

“Hija mía, escribe que cuanto mayor es el pecador, mayor es el derecho que tiene a mi Misericordia… Exhorta a todas las almas a confiar en el abismo insondable de mi Misericordia, porque quiero salvar a todos”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

“Las almas que acuden a mi Misericordia me deleitan. Les doy aún más gracias de las que piden. No puedo castigar ni siquiera al más grande pecador si acude a m compasión.”

“Que el alma débil y pecadora no tenga miedo de acercarse a mí, ya que aunque tuviera más pecados que granos de arena hay en el mundo, todos se ahogarán en las profundidades inconmensurables de mi Misericordia”.

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú