fbpx

Lana Rhoades, la enésima ex actriz porno que reniega del cine para adultos: «deberían hacerlo ilegal»

Lana Rhoades es el último juguete roto de la industria del porno. Ocho meses en ese negocio, que viola la dignidad de la mujer, fueron suficientes con 19 años para dejar secuelas irreversibles en esta joven de ahora 26 años.

Ataques de pánico, escena extremas con cicatrices psicológicas, una lucha contra la depresión y pensamientos suicidas, son algunas de las secuelas que Rhoades ha afirmado haber vivido.

La salvajada del porno deja afirmaciones de Rhoades hablando de sus experiencias traumáticas como esta: «Ya sea porque me enviaron a un plato con alguien que era demasiado grande o porque me presionaron para hacer algo que me daba miedo hacer porque era demasiado extremo, eso puede ser definitivamente muy traumático«, en declaraciones a una entrevista con Daily Mail hace tres meses.

Ahora, Rhoades ha cargado duramente contra el cine pornográfico en una entrevista con The skinny confidential, ha dejado claro que el porno no debería existir y ha revelado que se considera asexual como una parte más de sus cicatrices.

La joven declaró que el cine para adultos no debería existir: «No creo que sea bueno para nadie, deberían hacerlo ilegal», confesaba.

En la entrevista con The skinny confidential, Lana Rhoades afirmó que le sorprendió el hecho de que ella fuera tan popular en la industria, aunque solo se dedicara a ella ocho meses: «Creo que sigo siendo la número uno en todos los sitios. Es una locura tomar una decisión cuando tienes 19 años y convertirte en la mayor estrella del mundo cuando no tenías intención de hacerlo. Además, solo había tenido intimidad con una persona en ese momento, así que era muy inexperta sexualmente», asegura la joven.

En más de una ocasión, la joven ha comentado que pertenecer a la industria pornográfica le causó ataques de pánico y, aunque solo estuvo ocho meses frente a las cámaras, los clips le produjeron cicatrices psicológicas y una lucha contra la depresión y pensamientos suicidas. Lana es ahora influencer en sus redes sociales, sin embargo, le es imposible olvidar su etapa como actriz porno.

En otra entrevista que realizó recientemente aseguraba que pertenecer a la industria del porno te deja marcada para siempre: «Es una sentencia de vida. No puedo esconderme de ello. Allá donde vaya, todo el mundo me ha visto en alguna película y tengo que sobrellevarlo. Tengo claro que no volvería ni por todo el dinero del mundo».

Ocho meses en ese negocio, que viola la dignidad de la mujer, fueron suficientes con 19 años para dejar secuelas irreversibles en esta joven de ahora 26 años Clic para tuitear

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.