Los datos no permiten afirmar que Bolsonaro sea el responsable político de los incendios en la Amazonia

En los últimos meses el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro fue fuertemente atacado por la prensa internacional y de su país generando un estado de opinión negativo generalizado sobre su gestión sobre la Amazonia.

Los ataques fueron dirigidos afirmando que la destrucción de una parte de la Amazonia por incendios era responsabilidad directa de la gestión de Bolsonaro.

Los ecologistas culparon al presidente del aumento del 30% con respecto al año anterior de los kilómetros cuadrados destruidos en 2019, un total de 9.762.

La pregunta obligada es si realmente la Administración de Bolsonaro fue la responsable de esa circunstancia y si realmente se trata de uno de los mayores daños al denominado “pulmón del mundo”, la respuesta si acudimos a las cifras es contundente, no.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Escaso tiempo en el Gobierno

Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil el 1 de enero de 2019. Los que critican la gestión del líder político omiten un hecho de sobras conocido en la gestión administrativa: el primer ejercicio de gobierno se establecen las bases de cambio y se implementan los plantes que se pretenden desarrollar a lo largo de la legislatura que hay por delante.

Es evidente que el primer año de gobierno la lentitud de la Administración en aplicar cambios hace que todavía viva de las rentas de las medidas tomadas por el anterior gobierno, en este caso el de Michel Temer.

Por lo tanto, no se puede culpar a la gestión de Bolsonaro de los medios y el plan de acción preexistente para atacar la crisis de incendios que tuvo lugar en el bosque amazónico, ya que ya estaban establecidos por el anterior gobierno.

Brasil

Últimos cuatro presidentes de Brasil

De 2004 a 2008, peor deforestación en la Amazonia que en 2019

Por otro lado, los que acusan a Bolsonaro de estar en el mandato durante el peor año de destrucción de la Amazonia de la última década, aunque están en lo cierto en cuanto a número de kilómetros cuadrados destruidos, no están ajustándose a una realidad: las tendencias.

La realidad es que 2019 se quemaron 9.762 kilómetros cuadrados, más que en los anteriores nueve años. Pero también es cierto que la tendencia creciente ya estaba presente desde 2012, precisamente el año del primer mandato de la presidenta Dilma Rousseff. Rousseff heredó una gestión que venía de 27.772 kilómetros cuadrados destruidos y que cayó hasta sus mejores cifras en 2012.

amazonia, bolsonaro

Evolución de la selva de la Amazonia destruida

Desde que Rousseff asumió la presidencia esa tendencia se invierte y empeora la cantidad de área de la Amazonia destruída. El presidente Michel Temer mejora momentáneamente la situación durante dos años hasta que la llegada de Bolsonaro a la presidencia se encuentra con esa situación, aunque, como ya se ha dicho, sea un ejercicio en el que poco se puede achacar a la gestión de Bolsonaro.

La manera en que algún sector de la prensa y grupos sociales se ensañaron con Bolsonaro revelan una falta de objetividad en la lectura de la situación remarcable. Habrá que ver, eso sí, cuál es ahora la gestión del actual presidente de Brasil y qué cifras en cuanto a protección del Amazonia consigue en los próximos ejercicios.

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú