El caso del obispo Novell y la crisis de la Iglesia en Cataluña

La Iglesia en Cataluña vive  sus peores momentos desde el fin de la guerra civil. La situación es comparable a la de aquella gran herida posconciliar, en la que un gran número de sacerdotes religiosos y religiosas abandonaron sus filas para secularizarse, al mismo tiempo que una parte de los que permanecían en ella, introdujeron interpretaciones del Concilio Vaticano II, que crearon confusión y mermaron la religiosidad popular por su rechazo a la misma. Estos tres efectos, y la incapacidad de los obispos para reconducir la situación, crearon una merma de la que nunca se han recuperado. Ahora las causas son distintas pero las consecuencias en cuanto a su debilidad son superiores.

Ahora las circunstancias son distintas, y el problema es otro.

Por una parte hay un envejecimiento largamente anunciado, pero nunca corregido, de la institución eclesial, que intenta resolverse con medidas de carácter organizativo, que en ningún caso abordan las causas que ocasionan aquella situación, y que no son otras que las que provocan que las estructuras diocesanas y de las congregaciones religiosas, especialmente las dedicadas a la educación, no aporten los frutos necesarios. Son más bien iniciativas surgidas de determinados grupos y parroquias, de organizaciones que no están alineadas en lo que podríamos llamar la estructura oficial, las que todavía contribuyan con savia nueva al catolicismo catalán. Hay un fuerte desequilibrio entre los recursos estructurales que dispone la Iglesia como institución, y los resultados que obtiene. Esto es una evidencia para cualquier observador externo mínimamente objetivo, pero por lo visto no es percibido así por los responsables de esta gran organización.

El otro gran problema que vive la Iglesia en Cataluña es su naturaleza contracultural. No porque ella quiera, sino porqué la ideología, y la cultura hegemónica es totalmente contraria al planteamiento católico. Esta situación podría tener en teoría dos salidas distintas. Una, la de asumir el hecho contracultural con la vocación de transformarlo en alternativa. Sería lo lógico, porqué este tipo de respuesta es la que ha caracterizado al cristianismo desde el primer momento. Pero el camino elegido parece que es otro, más bien lo que hace es negarse a asumir esta condición de contracultura, considerase erróneamente parte del establishment y presentar un perfil bajo que evite conflictos con el poder, con los medios de comunicación, y con un determinado y beligerante sector de la opinión política. El camino elegido es más bien el de confundirse con el paisaje, con la pretensión de nadar en la piscina y salir seco, ofreciendo como principal beneficio a la sociedad su condición de gran ONG, aunque esta no sea la misión primordial, ni haya demostrado que le proporciona mayor atractivo, y menor beligerancia entre quienes lo rechazan.

En este contexto la figura del obispo Novell, era una excepción.

Era de los pocos obispos de Cataluña que en sus textos abordada desde la perspectiva católica cuestiones como el aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia, o la orfandad política de los católicos, como consecuencia de que ninguno de los partidos con representación parlamentaria o casi ninguno de ellos, ofrecía un mínimo que fuera aceptable desde aquel punto de vista.  Novell, el obispo más joven de España, también destacó, porque fue  de los que más decididamente abordaron la necesidad de evangelizar, introduciendo en su pequeña y envejecida diócesis de Solsona, todas aquellas metodologías de evangelización que han sido probadas y han aportado resultados. Quienes siguen esta cuestión en toda España, tenían en este obispo una clara referencia, a pesar de que sus opiniones muy definidas en torno al referéndum sobre la independencia de Cataluña, y las personas encarceladas, han resultado polémicas, y le han ocasionado problemas y rechazos en España. Se olvida en todo caso, qué Novell se opuso tajantemente en su momento, a que se instalaran banderas independentistas en los campanarios de las iglesias de su diócesis. otros obispos, que nunca se han pronunciado sobre aquel tema político, han seguido en esta cuestión el método del egipcio de adoptar la postura de perfil, para no ganarse la repulsa de su feligresía independentista.

La voz de Novell era ciertamente incómoda, pero parecería que ésta condición, más que ser un defecto, tendría que ser una característica de la voz católica, en una sociedad tan profundamente descristianizada, porque si en ella, el mensaje institucional de la Iglesia no provoca nunca una reacción, quiere decir que algo profundo falla en el discurso público eclesial.

Se desconocen las causas de la renuncia del joven obispo, y este déficit informativo no es sano porque lo que hace es dar pie a todo tipo de interpretaciones, que ahondan en el descrédito eclesial, y desaniman a los propios católicos.

La realidad pura y dura es que ahora, en pocos meses, Cataluña ha perdido a dos obispos, muy distintos y dotados de una gran singularidad.

Uno porque ha renunciado, el otro el obispo de Terrassa, porque ha sido elevado, si es que puede decirse así, a la diócesis de Sevilla que tiene mayor relevancia formal. Sáez Meneses también era singular, no tanto porque participara de un discurso que generara controversia, como por su gran labor pastoral, que le llevó a constituir un seminario propio, y alimentarlo con un mínimo de vocaciones, que es una de las grandes debilidades de la Iglesia actual.

No son los dos únicos obispos que marcaban un posible camino en la languidez de la Iglesia en Cataluña, pero la realidad es que no hay muchos más, y que el panorama que ya era crítico, ha empeorado sensiblemente, y no se resuelve, obviamente, reduciendo el número de parroquias o de diócesis. En todo caso sí es necesaria una organización y esta tiene que ser consecuencia de una movida interna que dote otra vez de vitalidad  a la Iglesia.

La realidad pura y dura es que ahora, en pocos meses, Cataluña ha perdido a dos obispos, muy distintos y dotados de una gran singularidad Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

10 Comentarios. Dejar nuevo

  • En esta tierra regada con sangre de mártires hay un anti-testimonio permanente de los medios (como lo hay en el resto de España y en casi toda la antigua Cristiandad). Una serie o un programa de TV cualquiera dan cancha, ya descaradamente, ya bajo disfraz, al enemigo…
    Es difícil hacer frente a esto.
    Hay personas muy válidas y capaces, pero hace falta un nuevo pentecostés para salir de una vez por todas de este bache: hay que seguir al papa, como siempre (y mirarse un poco menos el ombligo).

    Responder
  • ALFONSO GIMÉNEZ
    28 agosto, 2021 08:12

    Sería bueno que el obispo dimitido diera sus explicaciones de por qué ha dimitido.

    Y animo a Forum Libertas a hablar bien en español, o sea, Tarrasa, secesión de Cataluña, separatismo catalán, referéndum de secesión de Cataluña, banderas separatistas…

    Responder
    • No es Tarrasa, sinó Terrassa.

      Responder
      • Jaume Clavé Cinca
        30 agosto, 2021 18:27

        Es verdad, es Terrassa, con dos, aunque en catalán se debería pronunciar Tarrassa, con dos s, y el origen se encuentra en «tierra», no en «terraza» como dice todo el mundo. El Vallès Oriental se distingue por ser todo «tierra». O sea, «terrassa», mucha tierra.. No existe ni una triste roca, se entiende en la llanura.

        Responder
      • No quiero polemizar. Es Terrassa si hablas en catalán y Tarrasa si hablas en español. Un ejemplo: es Londres si hablas en español o catalán y London si hablas en inglés británico o norteamericano…
        Espero haber aclarado una contradicción sólo aparente.

        Responder
  • Silveri Garrell
    29 agosto, 2021 05:12

    La prueba la tenemos en el mismo independentismo que por su naturaleza contestatario y rebelde mueve las masas ejemplo en el 11 de septiembre catalán. Si la iglesia no recupera su rebelión contestataria moral y espiritual contra el mundo quedará descafeinada y la gente no se unirá a ella porque no dará «estímulos», es lo que se refiere a la metáfora que se usa hoy: descafeinada.

    Responder
  • Javier Espinosa
    30 agosto, 2021 12:08

    No sòlo en Cataluña. La gerarquía de la Iglesia está de perfil en toda España; no quiere molestar. Vivimos tiempos convulsos y, para muchos, la actitud de nuestros pastores más que orientar, desconcierta.

    Responder
  • Monseñor Novell puede haber tenido sus virtudes, pero su militancia nacionalista y separatista lo descalifica fundamentalmente, primero porque el nacionalismo no es compatible con la doctrina católica; segundo porque en Cataluña, como en casi todos los lugares donde se ha dado, sólo ha servido para sembrar la discordia; tercero porque tal discusión política cae fuera de las funciones de un obispo; cuarto porque de ese modo violenta a por lo menos la mitad de la población catalana, contraria a la secesión; quinto porque con tal posición defiende actos probadamente delictivos. Aunque en otros aspectos defienda posiciones correctas, esta impropia actitud política muestra a las claras que está tan fuera de lugar como la gran masa de religiosos catalanes: de una u otra manera, entre ellos son muchísimos los extraviados que parecen no saber cuál es la función y el deber que les corresponde. En Cataluña la situación, en buena medida por culpa del separatismo, es especialmente crítica, pero el problema es universal y se advierte desde las más altas jerarquías romanas hasta el más modesto nivel en la última «periferia».

    Responder
  • Francisco B.
    31 agosto, 2021 23:30

    Hay personajes del independentismo catalán o separatismo, que se consideran en cierta manera católicos, pero las leyes que promulga el gobierno catalán son marcadamente anticristianas, lo cual les hace ponerse de perfil o apoyarlo sin rubor, como Biden con el aborto, el montaje del género, etc…es decir, un catolicismo ambiguo y dañino. Y el obispo Novell, toca la «moral» tanto de separatistas como de los que no lo son.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú