La ONU aprovecha una resolución sobre el COVID-19 para publicitar el aborto

Un representante del Vaticano ha afirmado que la inclusión de una referencia a los “derechos reproductivos” en una resolución de la ONU sobre la lucha contra el coronavirus es “profundamente preocupante y divisoria”.

El arzobispo Gabriele Caccia hizo el comentario el 11 de septiembre después de que la Asamblea General de la ONU en Nueva York aprobó la resolución, titulada “Respuesta integral y coordinada a la pandemia de COVID-19“.

La resolución exhortó a los estados a “tomar todas las medidas necesarias para garantizar el derecho de las mujeres y las niñas al disfrute del más alto nivel posible de salud, incluida la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos”.

Monseñor Caccia, el Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas (ONU), dijo que “la Santa Sede considera muy lamentable que la resolución adoptada incluya la referencia profundamente preocupante y divisiva a ‘salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos’”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Continuó: “De acuerdo con sus reservas expresadas en las conferencias internacionales celebradas en Beijing y El Cairo, la Santa Sede reitera que considera que la frase ‘salud reproductiva’ y términos relacionados se aplican a un concepto holístico de salud, que abarca a la persona en la totalidad de su personalidad, mente y cuerpo “.

“En particular, la Santa Sede rechaza la interpretación que considera el aborto o el acceso al aborto, el aborto selectivo por sexo, el aborto de fetos diagnosticados con problemas de salud, la subrogación materna y la esterilización como dimensiones de la ‘salud reproductiva’ o como parte de la salud universal cobertura.”

Las críticas del arzobispo fueron repetidas por un representante de los Estados Unidos, que votó en contra de la resolución de la ONU.

La misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas dijo que se oponía a la inclusión de los “derechos reproductivos” en la resolución.

“No aceptamos referencias a ‘salud sexual y reproductiva’, ‘salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos’ u otro lenguaje que sugiera o establezca explícitamente que el acceso al aborto legal está necesariamente incluido en los términos más generales ‘servicios de salud’ o ‘servicios de salud’ en contextos particulares relacionados con las mujeres ”, dijo en la ONU.

“Estados Unidos cree en las protecciones legales para los no nacidos y rechaza cualquier interpretación de los derechos humanos internacionales que requiera que cualquier estado proporcione acceso seguro, legal y efectivo al aborto”.

Estados Unidos también votó en contra de la resolución porque respaldaba el “papel de liderazgo clave” de la Organización Mundial de la Salud en la lucha contra el virus.

El observador permanente del Vaticano ofreció varias otras críticas a la resolución, que fue adoptada por 169 votos a favor, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y dos abstenciones (Hungría y Ucrania).

Caccia dijo: “Debido a que la comunidad internacional debe permanecer unida frente a la pandemia, la Santa Sede apoyó la idea de esta ‘resolución ómnibus’ desde el principio y durante las negociaciones enfatizó la necesidad de un enfoque común y basado en el consenso.”

“Es lamentable que esta resolución ómnibus, lanzada como un medio para mostrar al mundo que la Asamblea General es una y para reunir muchas iniciativas relacionadas con COVID, se adopte sin consenso”.

Respaldó el llamamiento de la resolución para una “inmunización extensa” para combatir COVID-19, pero subrayó la importancia de las vacunas que están “libres de problemas éticos” y disponibles para todos.

Asimismo, lamentó “la exclusión de las organizaciones religiosas de la lista de quienes desempeñan un papel importante en respuesta a la pandemia”.

Si bien acogió con agrado las referencias del texto a cuestiones de derechos humanos, dijo que estaban “obstaculizadas por una falta de precisión en la terminología y en su base en el derecho internacional de los derechos humanos”. También sugirió que las referencias a los ancianos, que eran especialmente vulnerables al virus, eran inadecuadas.

“Esta preocupación debería haber sido reforzada al enfatizar que las decisiones de salud que afectan a las personas mayores siempre deben respetar su derecho a la vida y nunca ser interpretadas de otra manera”, dijo el representante de la Santa Sede en la ONU.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú