The New York Times admite que estuvo equivocado con Pío XII

Cuando la hermana Margherita Marchione murió recientemente, a la edad de 99 años, el New York Times, publicó un obituario extenso y comprensivo. Menos meritorio fue el torpe error anticatólico en el obituario sobre Pío XII. Un error que luego, sorprendentemente, el periódico corrigió.

Más conocida por sus obras en defensa del Papa Pío XII, la hermana Margherita también fue una talentosa maestra, conferencista, erudita literaria y miembro dedicada de su orden, los Maestros Religiosos Filippini, a la que había ingresado en 1935. Su autobiografía, The Fighting Nun, es una lectura maravillosa.

La monja estadounidense escribió ocho libros en defensa del Papa, después de jubilarse como profesora de lengua y literatura italiana en la Universidad Fairleigh Dickinson. Cuando murió, su vida y sus logros fueron celebrados no solo por los medios católicos y del Vaticano, sino también por los principales medios seculares.

Los torpes errores anticatólicos con Pío XII

Después de señalar la aclamada carrera académica de la hermana Marchione y la prodigiosa investigación en nombre de Pío XII, el Times señaló que “Yad Vashem, el monumento en Israel a las víctimas del Holocausto, que también reconoce a aquellos que salvaron a los judíos del genocidio, ha sido muy crítico con Pío XII”.

El periodista informaba que “en su museo, debajo de una fotografía de él, una declaración dice: “Aunque los informes sobre el asesinato de judíos llegaron al Vaticano, el Papa no protestó ni a través de declaraciones ni por escrito. En diciembre de 1942, no participó en la condena de miembros de los Aliados por la matanza de judíos. Incluso cuando los judíos estaban siendo deportados de Roma a Auschwitz, el Papa no intervino “.

De hecho, esta declaración fue reemplazada por Yad Vashem en 2012, basada en una mejor investigación y de una manera mucho más favorable a Pío XII. La declaración revisada destaca el discurso de Navidad de 1942 de Pío XII, que condenó el asesinato en masa basado en la nacionalidad o la raza; observa cómo el pontífice apeló a los países ocupados por los nazis en favor de los judíos perseguidos; y reconoce las investigaciones que indican que la estrategia de guerra de Pío XII “permitió que se llevaran a cabo un número considerable de actividades secretas de rescate”. (La cita anterior todavía aparece en Wikipedia).

Pío XII

El Papa Pío XII

Tal y como informa el Catholic Herald, el propio Times escribió sobre estos cambios: “El Museo del Holocausto de Israel suaviza sus críticas al Papa Pío XII”, publicado el 1 de julio de 2012. ¿Sus reporteros consultan los archivos del periódico o la Wikipedia notoriamente poco confiable?

Tras una petición de subsanación del grave error y solicitando una corrección, un día después, el 2 de junio, el Times publicó una nota de corrección.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

El obituario del periódico, admitieron los editores, “incluía una referencia obsoleta a una exhibición sobre Pío en un museo operado por Yad Vashem, el monumento en Israel a las víctimas del Holocausto. Un panel debajo de una fotografía de él dice que “no protestó públicamente” por la deportación de judíos de Roma. Ya no dice que “no intervino” para intentar detener la deportación; ese lenguaje fue revisado en 2012.

Sí, se revisó el lenguaje, pero el Times no explicó por qué. Pío XII intervino para rescatar a muchos judíos durante la incursión nazi en la comunidad judía de Roma. Ciertamente no iba a dar a conocer ese hecho, como observó el eminente historiador Owen Chadwick, para que no provocara que los nazis invadieran los santuarios papales en Roma y se apoderaran de todos los judíos que entonces estaban protegidos por el Papa e innumerables religiosos.

Pero el Times no terminó allí su corrección. Poco tiempo después de que esta declaración apareciera en su página de “correcciones”, apareció un nuevo obituario, con un nuevo párrafo clave, con varios hipervínculos, comentando: “Yad Vashem, el monumento en Israel a las víctimas del Holocausto, que también reconoce a quienes salvó a los judíos del genocidio, ha sido crítico con Pío XII. En su museo, debajo de una fotografía de él, una declaración inicial decía que “no intervino” en la deportación de judíos de Roma. El lenguaje se suavizó en 2012, basado en una nueva investigación, para decir que “no protestó públicamente” por su deportación. El año pasado, el museo pidió cautela al sacar conclusiones hasta que los archivos del Papa pudieran ser examinados a fondo”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Esas correcciones del NYT y del centro de memoria del holocausto (yad vashem) los convierten en entidades confiables. Ayudaron a causar daños irreparables a la memoria de ese Papa santo.
    Es increíble que tantos personajes judíos de la época, que vivieron en carne propia los horrores del nazismo y la lucha projudía del Pontífice, hayan tenido gestos de gratitud sincera e inmensa con Pío 12, tales como El Congreso Judío Mundial, Golda Meir, Einstein, Isaac Herzog, Israel Zolli, Giuseppe Nathan (Comunidades Judías Italianas), Leo Kubowitzki (Congreso judío internacional), Pinchas Lapide (teólogo y diplomático judío), representantes de los sobrevivientes judíos, entre otros muchos.
    Y la gente que no vivió esos horrores del nazismo y esa lucha del Papa, desde sus escritorios lo deshonraron, calumniaron y afrentaron con saña y odio.
    Sólo merece que lo beatifiquen y lo canonicen a la mayor brevedad. Aunque esos judíos recalcitrantes del centro de memoria judía se opongan rabiosos y se paren en las pestañas. La Iglesia es autónoma con sus santos. No debe depender ni rendir cuentas a intrusos.

    Responder
  • Corrijo el primer párrafo:
    Esas correcciones del NYT y del centro de memoria del holocausto (yad vashem) NO los convierten en entidades confiables.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú