fbpx

Reescribiendo la historia

Han sacado una ley para que no se pueda cuestionar la Guerra Civil y sus causas. Las consecuencias las conocemos todos y naturalmente no se puede esperar que en una guerra se respeten los derechos humanos. Pero lo que no nos quieren contar, lo que no quieren que nuestros hijos sepan, son los orígenes del conflicto. Desde principios de los años treinta existía ya en España un anticlericalismo feroz inspirado sin duda por la izquierda, anarquismo y comunismo.

Fruto de ese odio irracional fueron asesinados cientos de religiosos y gente simplemente afín a la Iglesia, que al comenzar la guerra se convirtieron en unas diez mil personas. No son víctimas civiles de la guerra, ni mucho menos, combatientes. Son hombres y mujeres asesinados precisamente por su Fe, en un genocidio que algún día la historia tendrá que reconocer, como uno de los peores de la humanidad. Gente cuya única culpa era tener una Biblia en su casa, como mi bisabuelo.

Ahora con la ley de memoria democrática quieren obligarnos a decir que no hubo más que un culpable para la guerra civil, que no hubo justificantes ni circunstancias atenuantes. Lo siento, pero podrán obligarnos a callar, pero nunca podrán borrar el recuerdo de aquellas víctimas indefensas. Como tampoco olvidaremos a los muertos del terrorismo de ETA, asesinados, por cierto, también por personas de ideología comunista, por más que ahora los llamen fascistas.

Eran nuestros abuelos, bisabuelos y otros parientes, los que fueron sacados de sus casas en plena noche y fusilados en esas cunetas que ahora parecen ser patrimonio exclusivo de la izquierda. Sus hijos, nietos y biznietos mantendrán vivas sus historias hasta que llegue el día en que al fin se reconozca toda la verdad sobre la guerra civil, todo el horror de los dos bandos; para que por fin nunca más puedan volver a dividirnos por razones ideológicas, a menudo externas.

Eran nuestros abuelos, bisabuelos y otros parientes, los que fueron sacados de sus casas en plena noche y fusilados en esas cunetas que ahora parecen ser patrimonio exclusivo de la izquierda Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.