fbpx

El matrimonio homosexual en República Checa y el Telón de Acero cultural

Algunos expertos hablan de un Telón de Acero cultural que divide en gran medida las dos mitades de la Unión Europea. Al oeste, están los estados más progresistas, étnicamente diversos y seculares de Europa occidental. Al este, están los antiguos estados comunistas más tradicionalistas, más homogéneos y en gran medida recristianizados.

Es por eso que resulta un poco chocante para algunos que la conservadora e históricamente católica República Checa (Chequia) esté a punto de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, una medida que convertiría al país en el primero de Europa central y oriental en hacerlo.

Actualmente, Chequia, Estonia y Eslovenia son los únicos países de Europa central y oriental que permiten las uniones civiles entre personas del mismo sexo sin restricciones legales sobre el matrimonio. Croacia, Hungría y Montenegro reconocen las parejas del mismo sexo, sin embargo, los tres reconocen el matrimonio como una unión únicamente entre un hombre y una mujer (esta restricción también se aplica a Bielorrusia, Bulgaria, Letonia, Lituania, Moldavia, Rusia, Polonia, Serbia, Eslovaquia y Ucrania). Polonia y Eslovaquia también reconocen la cohabitación contractual privada de dos personas (independientemente de su orientación sexual o relación) para fines limitados.

El movimiento checo sería un anomalía cultural. Como informó Euronews, el 7 de junio se presentó una moción de todos los partidos a la cámara baja del Parlamento. Según los estándares de la región, el apoyo a los derechos LGBTI es alto. Según el análisis del Pew Research Center sobre las actitudes sociales en toda Europa, República Checa no solo disfruta del mayor apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo en la región (65% a favor y 29% en contra), sino que es el único país de la región con un apoyo mayoritario en todos. En Europa central y del este, el siguiente país que más apoya al homosexualismo político es Eslovaquia (47% tanto a favor como en contra) y Polonia (59% en contra). Incluso Estonia, relativamente liberal, va a la zaga con un 71% en contra.

Estas actitudes también se transmiten entre los adultos más jóvenes. Por ejemplo, solo el 18% de los jóvenes checos se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo. Eso es más alto que la mayoría de Europa occidental, pero se destaca en comparación con aliados regionales como Polonia (50% en contra) y Hungría (52% en contra).

Mientras tanto, cuatro de los seis partidos políticos en la Cámara de Diputados checa apoyan el cambio legal, y el nuevo borrador fue patrocinado por un parlamentario de cuatro de los cinco partidos de la coalición gobernante. Según Olga Richterová, vicepresidenta de la Cámara: “Si más personas quieren asumir las obligaciones del matrimonio, debemos apoyarlo”. Mientras tanto, Martín Baxa, ministro de Cultura y vicepresidente de los Demócratas Cívicos, el mayor de los socios de la coalición, dijo que el proyecto de ley “conducirá a la plena igualdad de las personas del mismo sexo… un fuerte vínculo amoroso entre las personas debe ser igual para todos.»

Sin embargo, por su parte, el presidente Miloš Zeman dijo que vetaría cualquier cambio, mientras que el primer ministro Petr Fiala (en la foto), un católico declarado que se reunió recientemente con el Papa Francisco, se ha opuesto públicamente al matrimonio entre personas del mismo sexo en el pasado.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

1 Comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú