fbpx

¿Hay riesgo de guerra nuclear entre la India y Pakistán?

COMPARTIR EN REDES

La semana pasada, aviones caza-bombarderos de la fuerza aérea de la India se aventuraron en territorio internacionalmente reconocido como paquistaní para atacar un supuesto campo de entrenamiento de terroristas. La acción se hacía en represalia de un reciente ataque islamista contra un convoy indio.

Al día siguiente se produjeron escaramuzas aéreas entre aviones indios y paquistaníes, que se saldaron al parecer con la pérdida de un aparato por cada bando, y con un piloto indio capturado por los paquistaníes.

El académico indio Sumit Ganguly escribe en Foreign Affairs que analistas de todo el mundo han señalado que los dos países vecinos han cruzado una línea roja hasta ahora nunca rebasada. Los gobiernos de Nueva Delhi e Islamabad están recibiendo presión de las alas más duras para preparar una represalia a gran escala.

Si uno de los dos países llevara a cabo una acción militar de envergadura, podría provocar una escalada que llegara a las armas nucleares, que tanto Pakistán como la India tienen en sus respectivos arsenales. ¿Es este escenario catastrófico posible?

Cabe señalar de entrada que ni India ni Pakistán disponen de dispositivos de lanzamiento de armas atómicas de largo alcance. Sus arsenales han sido concebidos para disuadir mutuamente (aunque actualmente India tendría capacidades para atacar la gran mayor parte del territorio chino).

El país que tendría más probabilidades de ser arrasado completa e irreversiblemente es Pakistán, que ocupa un espacio geográfico muy inferior a la India y concentra además su élite política y su economía cerca de la frontera. Como dicen los expertos, falta de «profundidad estratégica» para defenderse.

Ganguly afirma no obstante que la reciente escalada no debería provocar una guerra a gran escala, ya que históricamente los dos países han demostrado prudencia en situaciones similares.

En 2002, después de repetidos ataques terroristas por parte de grupos implantados en territorio paquistaní, Nueva Delhi amenazó con una ofensiva a gran escala. A pesar de iniciar una movilización masiva, y ante la falta de opciones viables -sin recurrir al arma nuclear- las tensiones bajaron.

De hecho, la historia parece enseñar que los países que poseen armas nucleares evitan las situaciones que podrían conducir a su uso. El ejemplo de los Estados Unidos y la Unión Soviética es el más paradigmático, pero hay otros, como el de este segundo país y China. En 1969, varios cientos de soldados rusos y chinos murieron en escaramuzas en la frontera. Sin embargo, la crisis se arregló por la vía diplomática.

A pesar del odio mutuo que se tienen las élites de Pakistán e India, sus líderes políticos y militares siempre han actuado de forma racional, y han evitado emplear narrativas o efectuado preparativos para un ataque nuclear, al menos públicamente. De cara a la crisis actual, y a pesar del enfrentamiento entre las dos fuerzas aéreas, de momento ambos países han actuado igual que en el pasado.

¿Te ha gustado el artículo?

Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta

Donar 0,50€
NOTICIAS RELACIONADAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.