Rufián se ríe de los católicos desde la tribuna del Congreso

En el marco del debate sobre la ley trans que impulsa UP con el apoyo de ERC, entre otras formaciones, y la abstención del PSOE, Gabriel Rufián, portavoz del grupo de ERC, decide reírse de los católicos.

Rufián se dirigió a la concurrencia de manera desafiante, preguntando: «¿cuántos de ustedes son católicos, católicas practicantes ?». Y él mismo contestó: «un montón» y añadió «por lo tanto ustedes creen en seres que hablan, creen en palomas que embarazan, por tanto, ustedes creen que las mujeres provienen de la costilla de un hombre, creen que si todos y todas (adviértase el cuidado exquisito de Rufián por el lenguaje políticamente correcto) nos llevamos mal vendrá una lluvia de fuego y nos quemará a todos y a todas» (continúa el cuidado exquisito con el lenguaje políticamente correcto). «¿Ustedes creen en esto, y vienen aquí a dar lecciones de normalidad y adoctrinamiento ?».

El escarnio es directo sin paliativos y se dirige directamente a los ciudadanos que comparten la fe católica. Lo hace, además, de una manera gratuita porque nada venía a cuento para introducir el elemento religioso en este punto del debate. Y lo hace, además, desde el lugar de máxima relevancia en el discurso: la tribuna del Congreso de Diputados.

Rufián no es de izquierdas ni progresista, ni nada de eso. Pertenece a una vieja categoría de la FAI de retaguardia, conocida en Cataluña desde la Guerra Civil, la del «chulo de esquina» que se dedica a intimidar a quien se deja, en nombre de determinadas ideologías políticas. Es del todo intolerable.

La indignidad de las palabras de Rufián sólo se ve superada por su querida ignorancia sobre el cristianismo. Pertenece a ese gremio inasequible al conocimiento, que es incapaz de reconocer y respetar a sus conciudadanos si no piensan exactamente como él. Es una manifestación de sectarismo muy peligrosa, porque bajo esta caricatura, los derechos de estas personas caricaturizadas desaparecen. Es una táctica habitual en toda visión totalitaria. Caricaturizar al otro hasta el extremo para justificar después la agresión contra él.

Hablando desde la tribuna y como portavoz de ERC, sus palabras vinculan a este partido, que ocupa el gobierno de Cataluña y, por tanto, al futuro presidente Pere Aragonès, y al Presidente del partido, que según sus propias manifestaciones, también pertenece al gremio de los que creen en serpientes que hablan. Si esta nueva etapa del gobierno de Cataluña quiere empezar con buen pie, le sugerimos que de manera inmediata ERC haga una rectificación completa y se excuse ante los ciudadanos católicos de este país.

Rufián se ríe de los católicos desde la tribuna del Congreso Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

4 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú