22 de octubre: legado y memoria de San Juan Pablo II

Cultura

(Vatican News).- En el día en que inició su pontificado, la Iglesia recuerda a San Juan Pablo II. Esta fecha, el 22 de octubre, también puede tejer un hilo en la memoria que se entrelaza con varios momentos de la trayectoria y el magisterio del Papa polaco, nacido en Wadowice en 1920, entre las orillas de dos milenios. En medio de los grandes cambios de la historia y del equilibrio del mundo, las palabras y reflexiones de Juan Pablo II son y siguen siendo una brújula para guiar a la humanidad. Su legado aún hoy, en este tiempo sacudido por la pandemia, se refleja en la encomienda a María, en la exhortación a abrir las puertas a Cristo, en el testimonio dado incluso en la prueba de la enfermedad.

«No tengas miedo»

El 22 de octubre de 1978 fue el día de la misa de inauguración del Pontificado. En su homilía, el nuevo Obispo de Roma pronunció estas palabras: «¡Hermanos y hermanas! No tengas miedo de aceptar a Cristo y su poder. ¡Ayuda al Papa y a todos los que quieren servir a Cristo y, con el poder de Cristo, servir a los hombres y a toda la humanidad! No tengas miedo. Abran, de verdad, abran de par en par las puertas a Cristo».

La redención no evita el sufrimiento humano

El 22 de octubre de 1980 es el miércoles, día de la Audiencia General. Al saludar a los enfermos, el Papa Juan Pablo II subraya que «la comunión del sufrimiento con Cristo nos recuerda a todos que, precisamente a través de sus sufrimientos, nos ha redimido de la alienación del pecado y nos ha devuelto la comunión con Dios». A vosotros -dijo- va mi deseo, así como la seguridad de mi oración, de que penetren cada vez más en el reconfortante misterio de la redención, que no elude, sino que incluye necesariamente el sufrimiento humano.

El valor de los jóvenes para el futuro de la Iglesia

El 22 de octubre de 1981, unos meses antes del dramático atentado en la Plaza de San Pedro, el Papa Wojtyła celebró una misa para los estudiantes del Pontificio Seminario Mayor Romano. «Eres la niña de mis ojos y la esperanza de la Iglesia de Roma». El seminario, añadió en aquella ocasión, es un signo claro «de que hay comunidades cristianas capaces de madurar en sus propias entrañas a quienes un día, revestidos del carácter de sacerdote, continuarán la obra de Cristo entre ellas». «Es un signo de que las familias ricas en virtudes y en espíritu de sacrificio han merecido la gracia de entregar a sus hijos a la Iglesia; es una prueba de que el mundo moderno, a pesar de las sombras que a veces lo nublan, es rico en esperanza y certeza, porque puede contar con jóvenes valientes dispuestos a dar la vida por su redención.»

El pensamiento del Paraíso debería hacernos regocijar

El 22 de octubre de 1985, el Papa Wojtyła dirigió estas palabras a los estudiantes del Seminario Mayor Pontificio: «Me alegra comenzar este día, tan significativo para mí, junto a vosotros en torno al altar del Señor, para ofrecer con ustedes y por ustedes el santo sacrificio de la Misa. «Dios -dice el Papa Juan Pablo II- nos creó para hacernos partícipes de su felicidad eterna y absoluta. No podemos entender en qué consiste esta alegría suprema y total, pero Jesús nos da una cierta visión, diciendo que la situación se invertirá entonces, y Dios mismo se pondrá a nuestro servicio. «En verdad les digo que se ceñirá con sus vestiduras, los pondrá a la mesa y pasará a servirles». El pensamiento del Paraíso debe hacernos exultar de alegría, y debe estimular a cada uno a un compromiso constante con su propia santificación».

El espíritu de Asís

El 22 de octubre de 1986, en la Audiencia General, el Papa Wojtyła recordó el próximo encuentro, que se celebraría el 27 de octubre en Asís, con representantes de otras Iglesias y comunidades cristianas y de otras religiones del mundo con el fin de rezar por la paz. «Las religiones del mundo, a pesar de las diferencias fundamentales que las separan, están todas llamadas a dar su contribución al nacimiento de un mundo más humano, más justo, más fraterno».

Mirando a María

El 22 de octubre de 1989 fue un domingo y se celebró la Jornada Mundial de las Misiones. En el Ángelus, Juan Pablo II -que eligió las palabras «Totus Tuus María» como lema- pidió una oración al Señor «por las vocaciones misioneras». «Y esta súplica confiada -añadió- la confiamos ahora a María, que fue la primera misionera, al haber dado al mundo a Jesús, nuestro Salvador. A ella encomendamos a todos los misioneros, que en este domingo sentimos cercanos con especial cariño y gratitud».

Permitir que Cristo hable a la humanidad

El 22 de octubre de 1990, el Pontífice recibió en audiencia a algunos peregrinos polacos en el 12º aniversario del inicio de su Pontificado. A ellos les renueva su exhortación: «¡No tengan miedo!». «Hoy, tantas veces -añade- el hombre no sabe lo que lleva dentro de sí, en el fondo de su alma, de su corazón. A menudo no está seguro del significado de su vida en esta tierra. Le invade la duda, que se convierte en desesperación. Permitan, pues -les lo ruego, les lo imploro con humildad y confianza-, permitan que Cristo hable al hombre. Sólo él tiene palabras de vida, ¡sí! De la vida eterna».

El hombre no debe ejercer un dominio despótico sobre la creación

La cuestión ecológica es el tema central del discurso del Papa Juan Pablo II a los miembros del comité organizador del Premio Internacional del Medio Ambiente «San Francisco» el 22 de octubre de 1992. El hombre -dijo- se reconoce como colaborador de Dios en la obra de la creación cuando, abrazando la fe, se abre con humilde gratitud a la Fuente de la vida y asume una actitud de fraternidad responsable hacia las criaturas. La particular posición del hombre en el cosmos no debe, por tanto, llevarle ni a opciones de dominio despótico ni a formas de abdicación pasiva de su papel: su auténtica centralidad consiste más bien en un servicio autorizado al plan de Dios para el mundo, un plan que culmina en la redención del pecado y la muerte segunda».

Los jóvenes y la evangelización

Reunido el 22 de octubre de 1995 con algunos prelados de Brasil, Juan Pablo II subrayó que los jóvenes serán «los constructores del futuro». «Los jóvenes no sólo son evangelizados, sino que también son evangelizadores que dan a conocer el Evangelio a sus compañeros, incluso a los que se han alejado de la Iglesia y a los que aún no han escuchado la Buena Noticia». «Muchos jóvenes -añade- tienen un enorme potencial de generosidad, dedicación y compromiso y se sienten atraídos por formas de voluntariado, especialmente cuando se trata de servir a los necesitados.

Como Jesús, ser servidores de todos

El 22 de octubre de 2000, año del Gran Jubileo, se celebró la Jornada Mundial de las Misiones. Durante la misa, el Papa Wojtyła destacó que «la Iglesia quiere anunciar a Jesús, el Cristo, hijo de María, siguiendo el camino que Cristo mismo tomó: el servicio, la pobreza, la humildad, la cruz». «Jesús se define como el que ha venido a servir y que precisamente en el servicio y en la entrega total de sí mismo hasta la cruz revela el amor del Padre.

La oración, nuestra fuerza

El 22 de octubre de 2003 es el día de un consistorio público ordinario para la creación de nuevos cardenales. Las primeras palabras de la homilía son: «Tú eres el Cristo, el hijo de Dios vivo». «En estos veinticinco años de mi Pontificado -dice Juan Pablo II-, ¡cuántas veces he repetido estas palabras! Los he hablado en las principales lenguas del mundo y en muchas partes de la tierra». «El Libro de los Hechos señala que, mientras Pedro estaba en la cárcel, la Iglesia elevaba incesantemente una oración a Dios por él (Hechos 12:5). ¡Qué gran valor infunde el apoyo de la oración unánime del pueblo cristiano! Yo mismo», recuerda el Pontífice polaco, «pude experimentar su apoyo.  Esta», añadió, «es nuestra fuerza”.

El abrazo con Jesús en la Eucaristía

El 22 de octubre de 2004, Juan Pablo II recibió a los obispos de la Conferencia Episcopal de Angola y de Santo Tomé y Príncipe. Al comienzo de un nuevo milenio -subrayó- nuestro compromiso episcopal, queridos hermanos, aparece caracterizado por nuevas urgencias, que requieren la dedicación concertada de todos los componentes del Pueblo de Dios. Ahora, en la tierra, no hay nada más eficaz que la Eucaristía para inducir a los cristianos a ser y sentirse como uno solo; no hay otro momento en el que se encuentren y se fundan unos con otros tan íntimamente como cuando se comunican con Jesús en la Eucaristía, que abraza y une a todos consigo. De este modo, se realiza en la tierra lo que ya sucede en el Cielo: Cristo une, a Él y a los demás, a todos los que viven en Él». Lo que ocurrió en la tierra unos meses después, el 2 de abril de 2005, reverberó en el Cielo: «A las 21.37 horas», anunció ese día el cardenal Leonardo Sandri en la plaza de San Pedro, «nuestro amado Santo Padre Juan Pablo II regresó a la Casa del Padre».

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú