fbpx

De niñatos a superhombres

Crisis, crisis y más crisis; pandemias, cambio climático; guerras, guerras y más guerras; aborto, eutanasia y asesinatos, fuegos intencionados, olas de frío y de calor, el mar que sube o que baja… Entremezclados con estas señales, cada día más, y más revueltos, retumban entre los medios de comunicación avisos y advertencias de todo tipo, que a todos nos aturden y pueden acabar sometiéndonos y alienándonos si no somos prudentes y no nos agarramos a una fe con la consecuente práctica intachable de nuestro nombre de cristianos –eso es, imitadores de Cristo, no admiradores.

Por si fuera poco, periódicamente desde hace más de un siglo, entre esos avisos, salen a la luz unos indicadores que tienen a priori cierta relevancia, pues son estudios e informes de todo tipo que nos anuncian que el fin de la Humanidad está cerca; tanto, que no pasará –dicen– de esta generación. Lo aseguran, y luego vienen y lo ratifican aquellos que dicen que son “verificadores”, que parece que ellos no hayan de ser “verificados” por nadie.

¡Que sí, que sí!, pero digo yo: ¿Y quién nos dice la verdad? Porque… ¿quién la sabe? ¿Pretenden atosigarnos y tenernos cogiditos por el miedo y la desesperación? ¿Habla la ciencia, el hombre débil o el aspirante a superhombre? Porque de fin de la Humanidad, nada de nada. ¿No saben que todo eso tiene que sobrevenir primero con la venida del ser inicuo, y que luego debemos “reinar con Cristo”, aquí, en la Tierra? (Cfr. Apc 20,6; 2 Tim 2,12). Pues Él, y bajo el manto de la Mujer vestida de Sol, la Virgen Madre de Dios (Apc 12,1), a través de Elías “lo renovará todo” (Mt 17,11). Nos lo advierte Jesús: “No os dejéis engañar” (Lc 21,8), “Vendrán muchos usurpando mi nombre diciendo que son el Mesías” (Mt 24,5), “Se presentarán con grandes señales y prodigios para engañar, si fuera posible, incluso a los elegidos” (Mt 24,24), “¡No les sigáis!, Porque como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día” (Lc 17,23-24).

Mientras todo eso pasa y sobreviene, vemos que se prodigan las reuniones de nuestros gobernantes en pequeño y gran comité, con bombo y platillo unos, a oscuras otros. “¡Los grandes entre los grandes, señores!”, repiquetean las campanas del nuevo templo del Leviatán moderno. Nos aseguran que se reúnen para buscar juntos la solución, pero qué curioso que nunca la encuentran. ¿No será más bien que hay algunos que están intentando dominar el fregado? ¿Son ciertas esas voces que antes corrían de boca a oreja y que ahora alertan a la primera luz del día (tenue aún) de que un puñado de superhombres post-humanos pretenderán someter pronto a los depauperados esclavos humanos? ¡Ya solo falta que los extraterrestres nos vengan a decir que los post-humanos son superhombres, y que por esto tienen razón y debemos hacerles caso y rendirles pleitesía!

Tiene que pasar. Nos lo alerta Jesús. “Las potencias del cielo temblarán” (Mt 21,26), “Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo” (Mt 21,26) “Vais a oír estruendo de batallas y noticias de guerras” (Mt 24,6), “Habrá hambre, epidemias y terremotos en diversos países» (Mt 24,7), “Los hermanos entregarán a sus hermanos, se rebelarán los hijos contra los padres y los matarán” (Mt 10,21). ¡Esto pasa ya, ahora! Ellos, sí, intentarán, pero no podrán. Como no pueden ahora contigo ni conmigo si nos abrazamos a la Virgen María y con ella seguimos a su Hijo Jesús, inspirados por el Espíritu Santo, yendo de camino recto hacia el Padre, bajo el magisterio del Papa, que es su representante en la Tierra.

El Anticristo –tanto si está por venir como si lo tenemos ya entre nosotros– tratará de disuadirnos, lo sabemos, con sus signos y prodigios, asegurando que él es el Mesías. Hemos visto que lo dice Jesús. Pero el Papa –que siempre goza de la dignidad de Cabeza de la Iglesia– tendrá –seguro–, como todos nosotros, una fuerza y luz extraordinarias que Dios nos concederá a sus fieles seguidores para encarar los terribles sucesos que han de venir: “Yo os daré palabras y sabiduría que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro” (Lc 21,15), “El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores” (Jn 14,12), “Expulsarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, agarrarán serpientes con las manos y, si bebieran algún veneno, no les dañará; impondrán las manos sobre los enfermos y quedarán curados” (Mc 16,17-18). He ahí la consigna estrella de san Juan Pablo II: “¡No tengáis miedo!”, lo cual es inseparable de un pensamiento que expresaba enérgicamente: “¡El Amor lo puede todo! ¡El Amor lo puede todo!”.

No te olvides, amigo, amiga, de que el Cielo tenemos que ganarlo. No olvides tampoco que Dios tiene la última palabra, y su Palabra es su hijo Jesucristo (Cfr. Jn 1,1-18), que se encarnó para redimir al ser humano… especialmente el más indefenso. Eso es, que debemos estar alegres y felices de sufrir por Él. Aunque sabemos que cuesta, porque una cosa es decirlo, y otra soportarlo, seremos capaces. Jesús nos lo ha prometido, y nos lo ha probado con su Resurrección: “Yo he vencido al mundo” (Jn 16,33). No podemos entenderlo, de la misma manera que no entendemos que Él sufrió primero por nosotros en una vida y muerte de Cruz, para darnos ejemplo y abrirnos el camino a la salvación, que será para toda la eternidad. El Cielo prometido: Paz, Amor y Verdad. ¡Y me quedo corto…! Será la plena visión y la vida beatífica en Dios, como Él asegura: “Yo os digo: ‘Sois dioses’” (Sl 82,6). ¿Puedes pedir más?

Mientras todo eso pasa y sobreviene, vemos que se prodigan las reuniones de nuestros gobernantes en pequeño y gran comité, con bombo y platillo unos, a oscuras otros Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.