fbpx

Una cirujana especialista en «transición de género» admite que los niños que se someten a la transición antes de la pubertad nunca alcanzarán un orgasmo

(The postmillenial) En una reciente charla en la Universidad de Duke sobre «Políticas, cuidados, prácticas y bienestar de las personas trans y de género diverso», la cirujana y doctora en «afirmación trans» Marci Bowers, que hizo la transición a los 38 años, admitió que los niños que se someten a la transición antes de la pubertad nunca tendrán un funcionamiento sexual adulto ni experimentarán el orgasmo.

«Una observación que he hecho», dijo Bowers, «es que todo niño o adolescente que fue realmente bloqueado en la etapa 2 de Tanner», que es el comienzo del desarrollo físico, cuando las hormonas comienzan su trabajo de paso de un niño a la edad adulta, «nunca ha experimentado el orgasmo. Es decir, es realmente cero».

Esto levanta enormes y evidentes banderas rojas sobre el concepto de «consentimiento informado» para los niños y adolescentes que son llevados a la transición. ¿Cómo puede un niño, o un preadolescente, que nunca ha experimentado la satisfacción sexual, el orgasmo, la intimidad sexual, consentir en renunciar a ello?

Bowers, que anuncia con orgullo el hecho de que ha asistido a 2.000 partos y ha realizado 2.000 castraciones a hombres biológicos que se identifican como transexuales, realizando vaginoplastias, «es reconocida como pionera en el campo de la cirugía de afirmación del género». Como tal, Bowers habló a los reunidos sobre «Transiciones adolescentes».

La cadena ABC, en 2015, calificó a Bowers como «la primera persona abiertamente transgénero en el mundo en realizar una cirugía transgénero», señalando que «Marci nació como Mark y siempre se sintió como si fuera una mujer atrapada en un cuerpo de hombre.» Bowers fue padre de tres hijos antes de someterse a la cirugía de «afirmación de género», y calificó ese proceso de «increíble».

Parte de ese «increíble» proceso, según la charla de Bowers en Duke, es que un adolescente que no quiere ser del sexo biológico que es pueda detener su pubertad natural con bloqueadores de la pubertad, un fármaco llamado Lupron, y luego usar hormonas para forzar a su cuerpo a pasar por la pubertad del sexo opuesto, algo «muy, muy emocionante».

Pero, según Bowers, hay dos problemas principales con los niños que se someten a la «afirmación de género» médica antes de experimentar la pubertad natural. El mayor problema, según Bowers, es uno que ninguna cirugía puede arreglar, y es la cuestión de no tener ninguna función sexual y ninguna capacidad de alcanzar el placer sexual.

Bowers se preguntó si “¿van a ser capaces de lograr realmente la satisfacción sexual? Es importante en las relaciones, y lo sé por mi trabajo con supervivientes de la mutilación genital femenina, que la falta de poder tener intimidad con la pareja es muy importante. Y esto es lo que realmente me hizo levantar la bandera roja, es decir, mira, vamos a tener realmente, tenemos que tener los ojos abiertos al respecto».

Bowers, que tuvo tres hijos antes de someterse a la transición de género, dijo que esta preocupación debería cambiar los «modelos de consentimiento informado», en los que se les dice a los niños a qué están renunciando -la función sexual, el placer sexual, la intimidad en las relaciones, tener hijos- y luego lo aceptan antes de que tengan siquiera idea de lo que son realmente esas cosas.

«Hay que responder a estas preguntas: En primer lugar, ¿podemos evitar la pubertad y obtener buenos resultados como adultos? Y en segundo lugar, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo aseguramos a alguien que va a ser capaz de responder sexualmente? ¿Quitamos los bloqueadores durante el curso de su adolescencia? ¿Lo retrasamos un poco? ¿Tal vez hasta los tres o cuatro años? ¿Tal vez antes de que tengan sus primeros orgasmos? ¿Tal vez? ¿O añadimos testosterona más tarde en su adolescencia o en los primeros años de la edad adulta? O en el momento de la cirugía o en torno a ella, lo suficiente como para no provocar unas características sexuales secundarias que estaban tratando de evitar, pero tal vez beneficioso para mejorar esta capacidad. Así que estas son las preguntas que, por supuesto, me interesan mucho», dijo Bowers.

Después de ver a miles de pacientes y ser un «pionero» en la medicina trans, Bowers dijo que una preocupación adicional es que cuando un niño varón se somete a este proceso, el pene no crece, lo que hace difícil tomar ese material genital y darle quirúrgicamente la apariencia del área genital del sexo opuesto.

«Y el otro problema que, francamente, me preocupa, es la falta de piel para crear una vulva femenina», dijo Bowers. «Así que eso es preocupante, aunque estamos mejorando, tenemos mejores técnicas, estamos trabajado en esto pero, probablemente, podría ser mejor. Necesitaríamos que hubiera más piel, ¿cómo podemos conseguirlo? ¿Cómo podemos conseguir lo que necesitamos hacer quirúrgicamente sin hacer que alguien pase por una pubertad secundaria por la que no quiere pasar? Esa es una pregunta para el futuro. Y espero que la respondamos».

Cuando no hay suficiente material genital para crear la apariencia de una vagina y recubrir la abertura de una neovagina, a menudo se utilizan otras partes del cuerpo. Transgender Surgery Thailand señala que las dos técnicas más comunes «son la vaginoplastia de inversión del pene y la vaginoplastia rectosigmoide. El injerto de piel se utiliza normalmente para el revestimiento vaginal durante la cirugía de reasignación de sexo (SRS), sin embargo, el injerto de colon también se puede utilizar como un procedimiento quirúrgico alternativo en la cirugía de cambio de sexo primario, así como el procedimiento quirúrgico correctivo en los pacientes de la SRS posterior que tienen una profundidad insatisfactoria de la vagina.»

El problema de no tener suficiente material para crear una neovagina lo experimentó la «adolescente trans» Jazz Jennings, que se sometió a una transición de género extremadamente pública, con un reality show y muchas entrevistas incluídas.

«Usar los bloqueadores es algo de lo que no me arrepiento en absoluto», dijo Jennings. «Pero la única desventaja es que no crecí lo suficiente por debajo. Así que no había suficiente tejido con el que trabajar a la hora de la cirugía», y fue muy difícil encontrar un médico, un cirujano que estuviera dispuesto a realizar la operación porque soy un caso tan difícil».

Según Bowers, este tipo de «caso difícil» es lo que se puede esperar de los chicos que toman bloqueadores de la pubertad con el objetivo final de la castración y la cirugía.

En la actualidad «países como Suecia, Finlandia, Francia y el Reino Unido están revisando, reevaluando, deteniendo o aconsejando precaución en el tratamiento de la disforia de género en niños y adolescentes.»

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.