5G: ¿Realmente va a suponer un gran cambio?

Con el Mobile World Congress 2019 como trasfondo, la llegada del 5G ha causado un gran revuelo en los medios. Aunque no se popularizará hasta el 2021 como mínimo, este año se empieza a usar a escala industrial la quinta generación de redes de telefonía móvil. El 5G multiplica la velocidad de transferencia y permite compartir datos en tiempo real Tecnologías como la realidad virtual o la transferencia masiva de datos serán viables sin depender del wifi.

A diferencia de lo que ocurrió con las anteriores generaciones, caracterizadas por llegar algo más tarde de lo esperado a nuestro país, con el 5G se espera un ritmo de instalación de antenas muy rápido, acompañado de la misma velocidad para llegar al usuario final. A pesar de la rápidez en la modernización del sistema de telecomunicaciones, el usuario final aún tardará tiempo en aprovechar realmente esta tecnología al completo.

En España, para larga distancia y gran penetración, tal y como ahora usamos la banda de 800 MHz en 4G, en 5G se empleará la de 700 MHz, anteriormente usada por los canales de la TDT. Pero esto último no ocurrirá hasta 2020.

Gracias a la banda de los 700 mhz se conseguirá, como mínimo, una velocidad de bajada de 100 Mbps. Con las de 3,4 y 3,8 GHz se llegará hasta 3 Gbps. Por último, quedaría una banda de 26 GHz, pensada para puntos de acceso cercanos, como aquellos situados en aeropuertos o estadios, y se alcanzarían velocidades de hasta 10 Gbps, es decir, 10 veces la velocidad de la fibra óptica más rápida para el público.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

De esta forma, la mayor ventaja del 5G sobre la anterior generación de redes será una reducción enorme de latencia, que permitirá alcanzar la espectacular cifra de 4 milisegundos en condiciones ideales, por 20 de las redes 4G LTE. También el rendimiento va a mejorar, tanto que, en condiciones ideales, cada nodo podrá suministrar 20 Gbps de bajada y 10 Gbps de subida. Podría ocurrir que, al dividir esas cantidades entre todos los dispositivos conectados, y al crecer tanto la cantidad de los mismos, la diferencia con el 4G no será tan grande como la cifra puede dar a entender. Aun así, el 5G hará posible dar servicio hasta a 100 dispositivos por metro cuadrado, un escenario en el que las redes 4G colapsan irremediablemente.

¿Que cambios va suponer la llegada del 5G?

1. Las redes 5G tendrán la capacidad suficiente para que desaparezcan las conexiones domésticas por cable, algo fundamental en países en desarrollo que no se pueden permitir grandes inversiones en cableado. En este sentido, pasar los datos de un móvil a otro para que también tenga 5G estará a la orden del día.

2. Será el espacio urbano, sin duda, donde veremos más transformaciones con el 5G. Hoy en día, los habitantes de muchas ciudades ya tienen acceso desde el terminal a mucha información en tiempo real de transporte o calidad del aire, pero no es nada comparado con lo que llegará con las ciudades inteligentes.

3. Agricultura y ganadería inteligentes: en el espacio rural, el 5G dotará de mayor inteligencia y precisión a las técnicas empleadas en la agricultura y la ganadería, lo que permitirá aumentar la productividad en las explotaciones agrícolas. Será gracias al uso de drones y dispositivos IoT pensados para este fin. Un informe de BI Intelligence calcula que habrá 75 millones de dispositivos IoT instalados a finales de 2020 dedicados a agricultura inteligente.

4. El 5G permitirá que las ciudades y otros municipios operen de manera más eficiente. Las empresas de servicios públicos podrán rastrear fácilmente el uso a distancia, los sensores pueden notificar a los departamentos de obras públicas cuando se apaguen los desagües o las luces de la calle, y los municipios podrán instalar cámaras de vigilancia de forma rápida y económica. Aumentar la cobertura del móvil o navegar más rápido será una realidad.

5. Tanto la gran velocidad como la disminución drástica de la latencia se traducirán en un mayor número de dispositivos conectados a la red, los cuales en tiempo real se intercambiarán información los unos con los otros. Esto, favorecerá al IoT o Internet de las cosas, que hace referencia a objetos cotidianos que además de tener internet tienen algún tipo de inteligencia y, por lo tanto, se utilizan para mejorar nuestra calidad de vida.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú