A la caza del voto católico, 8 millones en el aire… un análisis en vísperas de elecciones

Vamos a ser convocados a las urnas reiteradamente durante esta primavera. Alejado del ruido de las declaraciones intempestivas y de las promesas destinadas al archivador permanente, José Francisco Serrano Oceja nos ofrece un libro con datos y análisis sobre el papel de los católicos en las elecciones. Pablo Ginés, desde Religión en libertad, nos lo explica así:

José Francisco Serrano Oceja, doctor en Ciencias de la Información, perodista y miembro de la Asociación Católica de Propagandistas, ha publicado en vísperas de elecciones en España el libro A la caza del voto católico, con el subtítulo “8 millones de votos en el aire”.

Se trata de un libro breve, de 85 páginas, que puede ser una magnífica introducción a la doctrina social de la Iglesia para jóvenes (católicos o no) que quieran entender el papel del voto católico, y sus paradojas, en España desde que hay elecciones democráticas, hasta la aparición de Vox en el Parlamento andaluz.

También puede ser un buen resumen de las opciones actuales, cómo se ha llegado a la situación actual, la enseñanza de los Papas y el Magisterio reciente (Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco) y un llamado a intentar reformular algunas reglas del juego para que los cristianos no sean el “tonto útil” de otros poderes que se benefician de ellos.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

El libro, que menciona explícitamente las elecciones generales del 28 de abril y las del 26 de mayo, declara que “intenta ser un libro de información para el debate”.

Cuando el PP mantuvo las leyes de Zapatero, algo se rompió

Serrano Oceja señala un par de elementos que cree que han cambiado la mentalidad del voto católico en España, aunque queda por ver hasta qué punto. El PSOE de Rodríguez Zapatero implantó una serie de leyes ideológicas desde 2005 (matrimonio gay, divorcio exprés, experimentación con embriones, ideología de género, educación para la ciudadanía y aborto sin causa) que el PP dejó sin tocar cuando llegó al poder Rajoy en 2011. “Hubo un antes y un después”, escribe el autor, respecto a esta inacción.

¿Podían los católicos hartos del PP votar otra cosa que no fuera PP? Ahora había nuevas opciones: Ciudadanos, UPyD, Podemos… Pero sus políticas y programas se han ido viendo cada vez más incompatibles con la doctrina católica. Y, desde que Vox logró 12 escaños en Andalucía, ha surgido como otra posible alternativa. Se nos recuerda que de 2015 a 2018 el PP perdió más de 3 millones y medio de votos.

Lo que proponen hoy los partidos

El libro hace un breve repaso de las propuestas recientes de cada partido. Del PSOE asombra su anunciada ley “de libertad religiosa y de conciencia”, que más bien es una ley de laicismo para recortar algunas atribuciones de la Iglesia. No hay que olvidar sus intentos de implantar la eutanasia (y no los cuidados paliativos).

Podemos habla mucho de inmatriculaciones y nacionalización de bienes eclesiales y de leyes LGTB. Ciudadanos es “un partido demoscópico”. El autor no señala que Ciudadanos puede ser peor que Podemos, ya que acepta los mismos elementos anti-vida y anti-familia, pero además añade el vientre de alquiler, cosa que Podemos y el PSOE no aceptan. Además, con posterioridad a publicarse el libro, Ciudadanos ha anunciado que quiere equiparar en todo las parejas de hecho (y otras familias) al matrimonio.

El libro constata también el giro hacia los valores incompatibles con la fe católica del PNV y la antigua CiU: el PNV en 1985 votaba contra el aborto; en cambio, en 2009 apoyaba completamente la ley de aborto fácil de Zapatero. Y la antigua Convergència, al refundirse con ERC en Junts pel Sí, adoptó toda la ideología de género, abortista y antifamilia.

¿Y VOX? Señala que es un partido “que en ninguno de sus textos fundacionales hace referencia al humanismo cristiano o mantra similar, y que, sin embargo, promete actuar en los ámbitos que el cardenal Ratzinger llamaba principios no negociables”. Vox niega ser de extrema derecha: se declara de extrema necesidad. “Vox no es ni la derecha sin Dios ni la derecha con Dios”, dice el autor. Pero la lista de propuestas a favor de la familia, los derechos de los padres y otros elementos, como una reducción del aborto (con una ley similar a la de 1985 pero sin coladero de “salud psíquica”) lo hacen atractivo para el voto de valores. ¿Y la inmigración? Los católicos en Vox citan el Catecismo que en su punto 2241 pide que el inmigrante respete las leyes, costumbres y cultura del país de acogida.

Los mínimos que exige la enseñanza de Benedicto XVI

El libro quiere recordar los “principios no negociables” o “irrenunciables” de Benedicto XVI, que enunció por primera vez en marzo de 2006 a políticos del Grupo Popular europeo:

– protección de la vida humana en todas sus etapas
– reconocimiento de la familia como unión de hombre y mujer basada en el matrimonio; impedir su equiparación jurídica a otras uniones
– proteger los derechos de los padres a educar a sus hijos

Advierte a los cristianos de que los partidos les usarán y manipularán para sus fines. Pero también lamenta que otros clérigos y cristianos se mantengan lejos de toda educación y formación política.

El libro finaliza citando al obispo Charles Chaput, quien denuncia que una religión sin papel en la arena pública es ajena a la doctrina católica. Y concluye así: “el problema, al final, quizá no sea cómo se distribuye el voto católico, sino si los católicos se acuerdan de lo que son a la hora de votar y de afrontar las injusticias en nuestro mundo”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • muchos que se dicen cristianos (incluidos clérigos) han preferido votar a partidos pro-Independencia antes que uno pro-Vida

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú