fbpx

Como Biden, Borrell y von der Leyen nos llevan a maltraer. Claro que siempre nos quedará Sanna Marin

A juzgar por vuestros actos hay que decir con claridad que no nos gusta en absoluto el futuro que nos estáis preparando a los europeos. Para ser más exactos, no nos gusta ni tan siquiera el presente que habéis construido, y qué es la antesala de los males que vamos a sufrir. Nadie os ha elegido en Europa, y no tenéis ningún derecho a condicionar de una manera tan extrema nuestras vidas, nuestras familias y empresas.

Lo que estáis dejando por el camino, y lo que lo culminará, es terrible.

Para empezar, vais a convertir al país que decís que queréis salvar, Ucrania, en una nueva Siria. Tomar nota. Si no rectificáis, Ucrania será el desastre que hoy es Siria. Actualmente, para una población de 40 millones de habitantes, 6,6 millones viven desplazados de sus lugares de origen, otros 6 millones largos han huido a otros estados, 17,7 millones necesitan asistencia humanitaria; es decir, más de las 3/4 partes de la población originaria viven bajo la ayuda de terceros. Y esto sucede antes que el invierno llegue aquel país, con temperaturas que alcanzan los 20 o 30 ºC negativos. Con unas infraestructuras para las calefacciones colectivas destruidas, y sin recursos para los hogares. La Federación Internacional de la Cruz Roja, prevé una nueva oleada de huidas del país. Este es el escenario, que obviamente va a ir a peor mientras dure la guerra. Eso sí, recursos para que los ucranianos sigan luchando que no falten. El general Jefe del Estado mayor conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, ya anunció con orgullo, que les han facilitado tanto material antitanque, que el Ejército ucraniano puede eliminar a todos los carros de combate del mundo.

Y como todo lo que han hecho mal puede empeorar, ahora La señora Úrsula von der Leyen, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, animan a Ucrania a conquistar Crimea, un intento que solo puede conllevar una guerra más devastadora todavía con Rusia, porque es una obviedad, histórica y estratégica, qué esta península es considerada, con razón o sin ella- más bien lo primero- una parte decisiva del territorio y la historia de aquel país.

Cada vez son más evidentes las semejanzas históricas con la Gran Guerra del 1914. No solo por cómo empezó, sino porque el belicismo en la Comisión Europea y Estados Unidos cada vez traspasa más la sensación de querer convertir la guerra de Ucrania en la tumba rusa, que elimine para siempre del escenario internacional a este sujeto colectivo, como las potencias ganadoras de aquella guerra, intentaron llevar a cabo con Alemania, con el trágico resultado de engendrar el monstruo nazi y la todavía más terrible Segunda Guerra Mundial.

No es con derrotados, resentidos y humillados, con quién podemos construir un mundo mejor, sino con sujetos que respetemos a pesar de las diferencias y con los que busquemos las soluciones a través de las concesiones mutuas, que tienen un criterio fundamental: evitar la muerte, la destrucción humana, la pobreza, el desorden. Construir escenarios en  los que el principal gasto de ayuda no sea, como ahora en Ucrania, el del armamento.

La genial política europea de sanciones a Rusia nos conduce a la recesión después de 6 meses de guerra

La genial política europea de sanciones a Rusia nos conduce a la recesión después de 6 meses de guerra, mientras que el teóricamente perjudicado, ha mejorado sus ingresos gracias al desmesurado aumento de los precios, sobre todo del gas. Vende menos, pero como el precio está por las nubes, ingresa más. Genial, los técnicos y políticos irresponsables de este terrible error tendrían que ser corridos a “gorrazos”, porque han conseguido todo lo contrario de lo que pretendían, y están dañando de manera criminal las condiciones de vida de los europeos.

Alemania prevé una inflación superior al 10% en otoño, su entrada en recesión y su efecto sobre el conjunto europeo será más que considerable. Por si fuera poco, el euro ha vuelto a perder la paridad con el dólar, y está en mínimos en relación con las dos últimas décadas. Los efectos inflacionarios de este hecho no pueden pasarse por alto porque, por ejemplo, el petróleo lo pagamos en aquella divisa.

Europa está militarmente supeditada a Estados Unidos. La guerra de Ucrania ya tiene un ganador: Estados Unidos.

En definitiva, una estrategia desastrosa, que ahora ya muestra la cara de lo  que podíamos sospechar al inicio qué sería el resultado final. Europa está militarmente supeditada a Estados Unidos como en los peores tiempos de la guerra fría, con la diferencia de que ahora no hay una gran amenaza militar en el Este, como sí lo significaba la URSS. Estados Unidos ha conseguido ser el primer exportador de gas procedente del fracking con destino a Europa, y su economía está emergiendo en bien de la situación, mientras que la Unión Europea se hunde cada día más en un escenario de crisis aguda. La guerra de Ucrania ya tiene un ganador: Estados Unidos.

la información sobre la guerra y los escenarios más que una descripción de hechos es un relato reiterado de buenos y malos

Todo esto es muy grave, pero quizá lo sea todavía más la preocupante unanimidad de los medios de comunicación de nuestro país, al tratar el tema. Tanto por los progresistas como por los conservadores. La coincidencia es total y la información sobre la guerra y los escenarios más que una descripción de hechos es un relato reiterado de buenos y malos. La información sobre la guerra consiste siempre en una narración de acciones bélicas rusas que se concentran solo en destruir edificios, escuelas y matar niños, lo cual es una forma realmente extraña de conducir las batallas en los distintos frentes. A la inversa, la parte ucraniana solamente muestra la versión oficial del Gobierno, no se sirven imágenes independientes. Toda la narrativa consiste en presentar los éxitos del ejército ucranio, aunque después, sobre el mapa, no se perciba ningún tipo de ofensiva, ni de recuperación territorial. Es más bien como una película de Hollywood, con un héroe que es el presidente Zelinsky, y su marcial atuendo.

Los análisis críticos de las políticas adoptadas por Bruselas en relación con la guerra son prácticamente inexistentes en los grandes medios de comunicación.

La unanimidad es tan grande, que la existencia de una primera ministra finlandesa, Sanna Marin, de perfil fiestero, tipo Boris Johnson, pero en joven, que demuestra una escasa responsabilidad en relación con el cargo que ocupa y las obligaciones que comporta, está plenamente justificada por nuestros medios de comunicación, y castigados los políticos que le han pedido cuentas. ¡Por todos los santos!, el país que tiene una mayor frontera con Rusia, contra la que libró dos guerras, que ha roto una neutralidad histórica para ingresar en la OTAN, su primera ministra es una persona que sostiene que su trabajo es como otro cualquiera, y tiene el derecho a divertirse en su tiempo libre, como si de un empleo de oficina de ocho a seis se tratara. Y para demostrarlo se deja deliberadamente el móvil oficial en casa, es decir, el protegido contra el hackeo, cuando sale de farándula.

Pues no, No hay tiempo libre para un cargo de tanta responsabilidad, y el descanso necesario se vive en la discreción, no se tienen grupos de WhatsApp con “amigos” que después filtran información, no se hace nada que trasmita una sensación frívola en momentos difíciles. Constatemos las diferencias: lo que eran críticas para un hombre fiestero de derechas, Johnson, son elogios para dejaciones e imprudencias mucho más graves de una mujer progre, de madres lésbicas. Esto, pero en plan más cutrillo, recuerda bastante a la orquesta del Titanic.

De verdad, no sé si realmente vivimos un fin de época, pero todos los personajes de su tragicomedia están ya en el escenario.

Pues no, No hay tiempo libre para un cargo de tanta responsabilidad, y el descanso necesario se vive en la discreción, no se tienen grupos de WhatsApp con amigos que después filtran información Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.