fbpx

El Gobierno vuelve a ignorar al Comité de Bioética con la Ley trans


El Gobierno del presidente Pedro Sánchez se caracteriza por proseguir la ingeniería social iniciada con fuerza en la época del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Si la Ley de la eutanasia, la Ley trans o el proyecto de Ley del aborto no están siendo sometidas por el Gobierno a las asociaciones y colectivos afectados, tampoco está siendo consultado el Comité de Bioética de España, ¿para qué entonces mantiene este órgano consultivo el Estado?

A fecha de hoy, el Comité de Bioética no ha sido conminado a realizar un informe sobre la Ley trans. Quizás lo triste de la situación es que no sorprende esta inacción del Gobierno a la hora de pedir opinión a los expertos.

Hasta donde ha podido saber este diario, el Comité de Bioética de España no ha recibido la petición de ningún órgano del Gobierno para que realice un informe sobre la ley trans. Tampoco a nadie parece haberle sorprendido o a casi nadie.

Recientemente, la que fuera miembro permanente del Consejo de Estado y presidenta del Comité de Bioética de España, de 2009 a 2013, Victoria Camps, ha afirmado: «Los comités nacionales de bioética son comités consultivos que gobiernos y parlamentos debería utilizar más, de manera previa a la elaboración de leyes complicadas, como la ley de eutanasia, la del aborto o, ahora, por ejemplo, la ley trans. Son leyes que requieren mucho tiempo y mucho sosiego«.

La catedrática emérita de la Universidad de Barcelona realizó esta afirmación durante la celebración del 25º aniversario de la legislación biomédica de España, llamado Convenio de Oviedo.

El Comité de Bioética y el Convenio de Oviedo

El Convenio de Oviedo es un acuerdo que subscribieron 21 países del Consejo de Europa el 4 de abril de 1997. Su nombre oficial es la Convención sobre Biomedicina y Derechos Humanos y se firmó en Oviedo con vocación internacional.

Se trata de un acuerdo inédito hasta ese momento , que tenía como objetivo «proteger al ser humano en su dignidad, integridad y derechos, frente a usos inadecuados de la biología y la medicina».

Dos lustros después de la firma, tras una década, se constituyó en España el Comité de Bioética, recogido en la Ley de investigación biomédica de 2007.

Conjuntamente, el Comité de Bioética de España y el G. I. Cátedra de Derecho y Genoma Humano de la Universidad del País Vasco/EHU han celebrado este aniversario donde estuvieron presentes los máximos representantes de la Bioética y el Derecho Sanitario en España, reunidos en la Sala Ernest Lluch, del Congreso de los Diputados.

Es en esta situación en la que la doctora Camps intervino e hizo un recorrido por la creación de los comités de bioética y, de manera especial, del Comité de Bioética de España. La catedrática recordó que los primeros pasos del Comité se dieron en el más absoluto ostracismo, un hecho que también señaló Carlos Romeo Casabona, miembro del primer grupo que constituyó el órgano consultor del Gobierno en materia de Bioética al que, según afirmaron, «nadie le consultaba nada».

En referencia a la constitución actual del Comité, Victoria Camps afirmó: «Creo que el Comité de Bioética tienen un espectro ideológico rico que va desde la extrema izquierda a la extrema derecha y, además, es interprofesional. Es decir, todos lo que lo conforman ha trabajado en bioética y tienen algo que decir en estos temas. Por eso, tener una institución así es bueno y debería utilizarse más y debería considerarse [seriamente] que esta institución hiciera informes ponderados antes de elaborar las leyes».

La Bioética engloba todo y aunque en España han destacado sus contribuciones en el ámbito biomédico hay todo un campo hacia el que debería tenderse. Los informes de los comités de bioética -porque, además del Comité Nacional existen comités regionales y también en el ámbito privado- «deberían anticiparse a problemas que no se tratan demasiado y deberían tratarse más. Cuestiones como la pobreza, por ejemplo». Y también los temas de salud pública, «que la bioética ha tratado poquísimo», «la ética del cuidado» o «la dependencia».

«Creo que una reflexión sobre los 25 años de la bioética nos debe llevar a hacer un balance de todo lo que se ha conseguido y los retos que quedan, porque a parte de las instituciones públicas que se dedican a la bioética también hay muchas instituciones privadas. Es importante que pensemos en cómo ir avanzando a partir de las cosas que hemos hecho», concluyó la catedrática en declaraciones que recoge el medio especializado Diario Médico.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • para que van a querer la opinión de expertos en bioética…ellos solo quieren un decretazo y punto.
    Les da igual lo que piensen expertos, padres, educadores…su objetivo es cumplir con lo que les piden las élites globalistas…
    Les da igual las personas, con pensar un poco te puedes dar cuenta de los sufrimientos de niños, jóvenes y cualquiera que crea todas estas falacias manipuladoras, van a sufrir durante toda su vida, pero claro, «poderoso caballero es don dinero»
    Pues par su conocimiento, si es que no lo han pensado: Sean católicos o no, Dios, que es el creador de cielo y tierra, en el últmo momento de su vida se les hará presente y no les acusará, seran ustedes los que se vayan directamente al infierno, en caso de no enmendar el camino que han cogido. Dios es miseridordioso, pero hay que arrepentirse…
    Todos los días rezo porla conversión de los que no conoce el amor de Dios, espero que finalmente ustedes se arrepientan y puedan salvarse.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú