fbpx

20 objetivos necesarios para Converses a Catalunya ante «la crisis más grave desde la Guerra Civil»

El grupo de catalanistas independientes, que se convocan alrededor del nombre Converses a Catalunya ha lanzado un manifiesto con “20 objetivos necesarios” para paliar los efectos de la crisis provocada por la pandemia y reclama una “respuesta vigorosa” de la sociedad civil ya que el coronavirus “está infligiendo un grave daño a las empresas, los trabajadores, la educación, la cultura y a la familias”.

«La pandemia -según la radiografía que hace Converses a Catalunya- nos ha arrebatado muchas vidas y ha dañado la salud de miles de personas, está infligiendo un grave daño a las empresas y los trabajadores, a la educación, la cultura y en las familias de nuestro país. Está sacudiendo las instituciones hasta hacerlas tambalearse».

20 objetivos necesarios para Converses a Catalunya

Es por eso que plantea 20 hitos necesarios para dar el espaldarazo que necesita la sociedad civil y sus instituciones:

  1. El fin del periodo de excepcionalidad constitucional para recuperar la plenitud de nuestro estado de derecho, que sólo existe si está vigente el conjunto del ordenamiento jurídico. La legislación ordinaria ofrece recursos legales suficientes para afrontar las necesidades actuales de la pandemia.
  2. Que se ponga fin a la falta de transparencia en las actuaciones gubernamentales y devuelva el pleno funcionamiento del Portal de la Transparencia. Que se haga público el nombre de las personas que integran la comisión que decide sobre las condiciones de confinamiento y proceso de desescalada, así como el número total de personas muertas en las residencias. Que se hagan públicos los resultados de las diversas zonas provinciales o regiones sanitarias para acceder a un cambio de fase. Es necesario el refuerzo de las capacidades sanitarias de respuesta, tal como acaba de recomendar la Comisión Europea en su informe sobre España del 20 de mayo.
  3. La recuperación de la normalidad en el funcionamiento de la Justicia, y la dotación de medios para recuperarse de los efectos de su paralización. Es especialmente grave el estado del registro civil. Todo ello agrava la crisis económica. Hay también renovar los cargos institucionales, que afectan a muchos ámbitos. Es el caso, por ejemplo, del CGPJ. En cuanto a Cataluña, la eterna prórroga del Síndic de Greuges o del consejo que vela por la radio y la televisión pública son situaciones extremas que muestran la degradación de las instituciones.
  4. Han sido especialmente conculcados el derecho a la vida y a la compañía, que incluye el acompañamiento en el momento de la muerte. Exigimos las medidas que impidan que estas situaciones inhumanas se repitan.
  5. Pedimos una información pública y clara al gobierno del estado y al de Cataluña de las actuaciones subsiguientes a que puedan dar lugar, sobre la aplicación del cribado por edad a varios hospitales, y la negativa a su traslado hospitalario por el mismo criterio, así como la ínfima presencia de personas mayores de 70 años en las UCI. También sobre la falta de atención sanitaria externa a las residencias, y el insuficiente abastecimiento de equipamiento de protección para el personal y de tests de contagio.
  6. La prohibición total en la «fase 1» de la celebración de actividades de culto en el exterior es contraria a la libertad religiosa. Los poderes públicos sólo pueden establecer las condiciones de seguridad en que los actos se celebrarán. Es necesario que esta prohibición sea subsanada.
  7. No es compatible el consenso necesario para que progrese la comisión parlamentaria para la reconstrucción, que incorpora específicamente la dimensión social, con la tramitación de dos leyes orgánicas muy importantes ya la vez radicalmente divisivas sobre la eutanasia y la educación. Pedimos la suspensión de la tramitación de la primera, la elaboración de un programa de contingencia de cuidados paliativos, y que la subcomisión social para la reconstrucción consensúe las bases de la futura ley de enseñanza antes de proseguir su tramitación .
  8. Reclamamos la inmediata elaboración del libro blanco sobre las políticas públicas llevadas a cabo en la lucha contra la pandemia, y las recomendaciones para recoger las enseñanzas que la práctica ha aportado a fin de adoptar las medidas de futuro más adecuadas.
  9. En cuanto a la situación económica, pedimos al gobierno español que defina con claridad su política y objetivos por medio de un plan de contingencia, previo a los resultados de la comisión parlamentaria que trata sobre la reconstrucción. El gobierno tiene el deber de definir sus objetivos a corto plazo en materia de política turística, comercial, industrial, laboral, agraria, exportadora, científica, sanitaria y sociosanitaria, de educación y universidades. Por ahora, los objetivos están poco definidos y, a veces, sus decisiones resultan cambiantes y extrañas.
  10. Sostenemos que, en vez de una comisión parlamentaria, habría sido mejor encargar las propuestas de relanzamiento de la economía a una comisión de personalidades independientes de trayectoria profesional excepcional, en los campos en los que es necesario actuar, presidida por una figura independiente de calidad reconocida, como ha hecho Italia, reservando para la comisión del examen de las propuestas finales que esta instancia independiente presente.
  11. Reclamamos más aportaciones de subvenciones para las empresas para garantizar su continuidad y la de los puestos de trabajo. La previsión del gobierno español de este tipo de recurso es claramente insuficiente, y es, con diferencia, la más pequeña de Europa en relación con el PIB. El pequeño comercio está en riesgo de desaparecer, y con él, la identidad urbana. Hay un programa específico para ayudarle a salir del pozo. La cultura ha quedado clausurada, urge un plan de contingencia para salvarla.
  12. También es necesario agilizar la tramitación de créditos y transferencias. El tiempo es un factor clave para proteger empresas y personas.
  13. Afirmamos que el aplazamiento o suspensión de los pagos fiscales es una de las vías más rápidas y eficaces para ayudar a las empresas.
  14. Pedimos que la renta básica que establezca guarde relación con el gasto proporcional de las familias con hijos, especialmente las familias numerosas.
  15. Reclamamos más eficiencia en hacer efectivo el pago de los ERTE, y consideramos que la medida de vincularlos a la continuidad del trabajador en la empresa durante 6 meses es una condición imposible de cumplir en determinados sectores como los del turismo, hostelería, comercio y ocio. O se prolongan hasta la normalización, o pasan a engrosar las cifras del paro. Sin alguna de las dos condiciones y sin poder hacer despidos, un número importante de empresas quebrarán.
  16. Es evidente que la polarización política no ayuda y por esta razón hemos formulado más arriba propuestas prácticas en el ámbito español en relación con la comisión de reconstrucción y la retirada de leyes divisivas, para ayudar a atenuar en construir unas nuevas condiciones objetivas.
  17. En cuanto a Cataluña, hemos visto con gran preocupación como el independentismo utilizaba la muerte como argumento político, sin que desde sus filas se desautorizar las manifestaciones hechas por la Consejera Budó y el Presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. Todo ello señala el arraigo de una mentalidad peligrosa para la democracia, capaz de justificarlo todo si procede de las propias filas. Esta actitud no se enmendará hasta que con la derrota electoral sean conscientes de su grave error. Por el bien de Cataluña, es necesario que se haga presente una amplia y única oferta catalanista, capaz de atraer una parte del electorado vez que integre los electores catalanistas que no han votado independentismo.
  18. Hay que apoyar el camino iniciado en Barcelona de un amplio pacto político y con las instituciones de la sociedad civil, y pedimos que sea concretado. Un pacto de esta naturaleza reclama, sin embargo, que el gobierno municipal evite el partidismo en sus propuestas y se construya la centralidad.
  19. Para afrontar el incierto futuro inmediato afirmamos que una política basada en el confinamiento y la excepcionalidad constitucional lleva a la ruina económica, política, social y moral. Necesitamos una política más de cirugía fina, más exacta y exigente, basada en: (1) Evitar la mortalidad y, por tanto, la protección completa de los grupos de riesgo sin conculcar sus derechos. (2) La identificación rápida de los portadores del Sars-Cov-2, incluidos los asintomáticos. (3) La intervención inmediata para evitar los contagios. (4) El fomento de responsabilidad social de los ciudadanos y empresas, y por tanto políticas de capital social. (5) Y, muy decisivo, la plena normalidad económica y constitucional. Hay que aprender a convivir con la Covidien-19, con mucho respeto y sin miedo.
  20. Finalmente, nos comprometemos a impulsar la Carta 2020, para precisar, difundir y velar por el conjunto de derechos concretos que la Constitución nos garantiza en Cataluña y en toda España, y fomentar la responsabilidad colectiva necesaria para velar por su cumplimiento.
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.