¡Cristianos, a la política! Una respuesta realista

Qué duda cabe de que la marginalidad de la concepción cristiana en la política española es extraordinaria. Su incidencia como fuente de inspiración de la gobernación del país, no solo es inexistente, sino que las normas que se promulgan, las políticas públicas que se aplican, la prioridad en la asignación de los recursos, son, en muchos casos, abiertamente contrarias a toda idea cristiana. Y entendámonos bien, no se trata de que estemos planteando la cuestión en términos de “leyes cristianas”, sino de que la cultura de aquella raíz sea una fuente de las políticas públicas, como sucede con otras creencias e ideologías.

El apoliticismo de las instituciones eclesiales, en el peor sentido del término, es decir, el de prescindir de la orientación de los cristianos en la vida pública, su formación y acompañamiento real, se ha terminado traduciendo en un gran daño para ella, y, como consecuencia, en una limitación seria para la evangelización.

No creemos que exista mucha discrepancia si afirmamos que la opinión pública es muy crítica, cuando no adversa, a la Iglesia. Y no de ahora por la pederastia, que en todo caso ha empeorado el panorama, sino de hace años a juzgar por las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El resultado es un marco de referencia de ideas, dentro del cual la inmensa mayoría de las personas construyen sus opiniones y emiten sus juicios, el frame, intolerante con todo vestigio católico. Esta colonización de las ideas afecta a muchos católicos, con mayor o menor intensidad.  Pues bien, si se acepta esta realidad, debe aceptarse una de las causas principales de su formación y desarrollo: el relato político, es decir, las leyes, que constituyen la fuente principal de moralidad en una sociedad que ha destruido sus acuerdos fundamentales, el discurso político, que anda todo el día en portada de los medios de comunicación, y a quién se prima y a quién no con el dinero público.

La política en sus distintas manifestaciones alimenta continuamente la opinión pública. Cuando se decide subvencionar el aborto y negar toda ayuda a las madres que desean tener su hijo, se manda un mensaje práctico de lo que está bien y lo que está mal, y además se acompaña de las razones -el relato- que lo justifica. Cuando solo aparece una tesis, la gente acaba convenciéndose, sin mayores consideraciones, de que el aborto está bien. Es solo un ejemplo, que podemos extender al día a día de la política española, incluidas las comunidades autónomas, incluso los ayuntamientos.

Es lo que está sucediendo con la eutanasia, para señalar otro ejemplo bien concreto y actual. Es una partida en la que por sistema el equipo cristiano no juega. Es realmente bien extraño. Resulta que la evangelización, la “Iglesia en salida”, el “ir a las periferias existenciales” no atañe al mundo político, como si no necesitara de la palabra evangelizadora, como si no fuera necesaria la presencia, como si en nuestro caso no se tratara de una periferia muy, muy distante.

En todo esto, reconozcámoslo, es más fácil el diagnóstico que la respuesta, que acostumbra a ser una de las características de los cristianos: multitud de diagnósticos críticos sobre el estado de cosas, y muy poca creatividad a la hora de construir las respuestas.

Por eso resulta interesante las conclusiones de la asamblea de e-Cristians realizada el pasado día 1 bajo el lema “Católicos, a la política. La cuestión es cómo”. Sus tesis son fáciles de resumir:

  • Hay que intervenir en la política
  • Hay que hacerlo agrupados en un marco de organización, una plataforma en la que participen personas y entidades en torno a objetivos concretos, medios y estrategias bien establecidas, a partir de la especificidad de cada entidad. Se trata de organizar una corriente social de concepción cristiana.
  • La intervención se ha de realizar por los medios legales que establece para facilitar la participación política, en el ámbito estatal, autonómico y local, así como los medios regulados para la transparencia, la información y el rendimiento de cuentas que, sin ser extraordinarios, existen y están infrautilizados, además de los canales no reglados, y el potencial que ofrecen las redes sociales. Pero esa vía seria testimonial sino se produce la progresiva convergencia en la acción de personas y grupos.
  • Los objetivos de esta participación pertenecen a tres agendas distintas inteligentemente combinadas. Obviamente la de la concepción cristiana, que básicamente son cuestiones que, si no promovemos nosotros, difícil es que lo hagan terceros. Una segunda agenda es aquella donde los temas y objetivos son compartidos por distintos sectores de la población, como por ejemplo la pornografía, y en especial la infantil. La tercera abarca cuestiones relacionadas con la mejora de la participación política, y es la agenda de la regeneración democrática, la erradicación de la partidocracia, el fin del voto convertido en cheque en blanco, la falta de control del gasto público, del rendimiento de cuentas, y de tantas otras cuestiones que llevan a la democracia representativa a una crisis de credibilidad y funcionamiento. Permite una buena aplicación de los principios de la doctrina social de la Iglesia, y ofrece la posibilidad de incidir en términos positivos sobre la gran mayoría de la población.
  • Esta agenda conduce al efecto multiplicador de las alianzas concretas, para una determinada cuestión con agentes colectivos de la sociedad secular, lo que contribuye a ganar en potencia, y a salir de la marginalidad en la que estamos situados
  • La inteligente combinación de objetivos de las tres agendas es la base de la estrategia. Debe permitir dotar de una notoriedad positiva a la concepción cristiana, salir de los márgenes y avanzar hacia la centralidad del escenario, aportar buenas soluciones, normalizar la voz cristiana en la vida pública, y dejar de ser el gran mudo, y construir una gran corriente social cristiana en la vida política y cultural.

Esta reflexión para la acción de e-Cristians, abre nuevos espacios para la concepción teórica de la práctica, como el estudio de todos los éxitos en materia de participación política que se han desarrollado en España, a un buen conocimiento de todos los medios establecidos y sus condiciones. También el análisis de cómo mejorarlos y, cuestión central, la combinación de medios formales, informales, redes sociales y presencia en el espacio público.

El debate así planteado desciende a lo concreto. Se trata de capacidad creativa, de ejecución y de financiación. Se trata, en definitiva, de salir de los enclaves en los que, más que protegidos, lo que estamos es sitiados.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • Creo que es esencial que formemos a futuros politicos, igual que se forman los futuros empresarios o economistas o abogados. Tenemos grandes escuelas para todo ello y procedentes de entidades que son o fueron de origen catolico. Pues entonces hagamos lo mismo con los futuros politicos. Demosles una fuerte base en y de Cristo y el Evangelio.
    Aprendamos a participar en foros todos los demas…pero para ello debemos estar fuertemente arraigados en la Fe y con buenos conocimientos en las redes sociales y tambien como apologetas si es preciso.

    Responder
  • Avatar
    Silveri Garrell
    6 junio, 2019 12:13

    Por lo que veo muchas teorías pero que se haya hablado de formar un partido político cristiano nada de nada. Seguiremos igual. Me pregunto de que sirve el logotipo de E-CRISTIANS tan famoso si no es para formar un partido???. . En formar partido los animalistas y demás grupos raros nos ganan la partida.

    Responder
  • Los valores cristianos están fragmentadisimos, no digamos ya los católicos. Todos los partidos han contribuido a ello, no hay coraje ni coherencia alguna, todo es afán de poder y de captar voto, el voto es lo primero.
    Quien se atreve a recuperar y a reivindicar el patrimonio y ética cristianas, es tildado de extremista y ultra por una manipulación perversa dirigida y amparada po el mismo sistema. En el relativismo (llevamos 40 años diciéndolo algunos), esta la raíz de todos los males que nuestra democracia bendice y aplaude como un gran progreso sociológico y ético. No se ni por qué pierdo minutos en exponer esto tan obvio que sin embargo desde la transición se quiso imponer como dogma de fe.? Somos tontos?? Ingenuos?? Ilusos? Por Dios. Esta democracia en su raíz es inviable desde un punto de vista CRISTIANO. Pero ya se encargaron los enemigos eternos de imponernosla. Ya Narcis Jubany (cardenal) lo advirtió, una democracia sin unos principios éticos respetados por TODOS, nos llevará a la destrucción de españa. Cambiar de sexo, matrimonio para parejas de hecho, aborto casi sin límites, y ahora ya toca eutanasia. Es España ya la pionera en libertinaje, sólo falta si, la liberación del uso de drogas duras, pero, no tardará. 40 años después nos ponemos las manos a la cabeza…….???? Vox lo está intentando, poner orden y cordura. Pero no creo esto tenga arreglo ya. Los periodos de decadencia han existido siempre, la historia nos llo muestra. El cristianismo es casi ya una secta. Una inmensa mayoría acepta esto como normal. Pero, ojalá me equivoque, no lo creo.

    Responder
  • Acaba de salir a La Luz un partido con esos mimbres; se llama ContigoMAS

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú