Un hospital de Suecia pone fin al uso de bloqueadores de la pubertad para menores con disforia de género

El Hospital Karolinska en Suecia emitió recientemente una nueva declaración de política con respecto al tratamiento de los menores con disforia de género. Esta política, que afecta los servicios de género pediátricos de Karolinska en el Hospital Infantil Astrid Lindgren (ALB), ha terminado con la práctica de recetar bloqueadores de la pubertad y hormonas de sexo cruzado a pacientes menores de 18 años con disforia de género.

Según el portal Society for Evidence Based Gender Medicine, este es un momento decisivo, ya que uno de los hospitales más famosos del mundo califica el «Protocolo holandés» como experimental y desaconseja su uso rutinario fuera de los entornos de investigación. Según el «Protocolo holandés», que ha ganado popularidad en los últimos años, los menores con disforia de género son tratados con bloqueadores de la pubertad a los 12 años (y en algunas interpretaciones en las niñas puede ocurrir a los 8 años), y hormonas de sexo cruzado a la edad de 16 años.

De acuerdo con la política de Karolinska, que entró en vigencia en mayo de 2021, en el futuro, las intervenciones hormonales (bloqueo de la pubertad y hormonas del sexo cruzado) para menores con disforia de género solo se pueden proporcionar en un entorno de investigación aprobado por la junta de revisión de ética de Suecia.

La política establece que se debe realizar una evaluación cuidadosa del nivel de madurez del paciente para determinar si el paciente es capaz de brindar un consentimiento informado significativo. También existe el requisito de que los pacientes y tutores reciban información adecuada sobre los riesgos e incertidumbres de esta vía de tratamiento. No está claro si los menores de 16 años serían elegibles para tales ensayos.

Las nuevas políticas del Hospital Karolinska se hacen eco de una creciente preocupación internacional por la proliferación de intervenciones médicas que tienen una baja certeza de beneficios, mientras que conllevan un potencial significativo de daño médico.

La última política emitida por Karolinska cita la revisión de evidencia NICE del Reino Unido, que encontró que la relación riesgo / beneficio de las intervenciones hormonales para menores es muy incierta; la revisión judicial del Reino Unido de 2020, que destacó los problemas éticos generales con la práctica de la «afirmación» médica de menores; así como la propia revisión de evidencia de Evaluación de Salud y Tecnología (SBU) de Suecia realizada en 2019, que encontró una falta de evidencia para tratamientos médicos y una falta de explicación para el fuerte aumento en el número de adolescentes que presentan disforia de género en los últimos años.

En los últimos meses, las autoridades sanitarias de varios países descubrieron que la base de pruebas es insuficiente para justificar las intervenciones médicas tempranas de rutina para los menores con disforia de género. Finlandia revisó sus pautas de tratamiento en junio de 2020, priorizando las intervenciones psicológicas y el apoyo sobre las intervenciones médicas, en particular para los jóvenes con inicio pospuberal de disforia de género (actualmente la presentación más común).

También se están produciendo cambios importantes en el Reino Unido. Tras la sentencia del Tribunal Superior de 2020, el NHS (Servicio Nacional de Salud) suspendió el inicio de intervenciones hormonales a menores de 16 años. La sentencia se encuentra actualmente en apelación, con una audiencia prevista para junio de 2021.

En América del Norte, el debate sobre los tratamientos para los menores con disforia de género se ha politizado mucho. Varios estados de Estados Unidos han introducido recientemente leyes que prohíben el uso de intervenciones hormonales en menores con disforia de género. En contraste, otros estados han introducido leyes que exigen cobertura de seguro público y privado para una amplia gama de intervenciones médicas y quirúrgicas que «afirman» el género para «incongruencia de género», independientemente de la edad o el estado de salud mental del paciente.

En Canadá, el proyecto de ley C-6 va aún más lejos, buscando criminalizar las modalidades de tratamiento psicológico, que representan la principal alternativa no invasiva a la «afirmación» médica y quirúrgica.

A medida que crece la conciencia mundial de la baja calidad de la evidencia de los beneficios, y el daño potencial de las intervenciones médicas «afirmativas» en menores con disforia de género, crecen las alternativas no invasivas para mejorar la angustia de los menores, como la provisión de servicios psicológicos éticos.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú