fbpx

Las mujeres que luchan para detener la educación sexual obligatoria en las escuelas galesas

Política

La organización llamada Public Child Protection (PCP) Wales, dirigida por dos mujeres de energía extraordinaria, Lucia Thomas y Kim Isherwood, ha reunido el apoyo de más de 5000 padres y para llevar al gobierno de Gales a los tribunales por el nuevo plan de estudios RSE (Relaciones y Educación Sexual) que entró en vigor en Gales la pasada semana.

El plan de estudios ha estado vigente en Inglaterra y Escocia desde septiembre de 2021, pero la situación en Gales es peor porque el gobierno galés ha dictaminado en la Ley de Currículo y Evaluación (Gales) de 2021 en la que no puede haber exclusión voluntaria de los padres de las clases.

Tampoco hay opción de exclusión para las escuelas religiosas, incluidas las escuelas católicas, sin embargo, un sacerdote asegura a Catholic Herald que esas escuelas católicas con un verdadero espíritu católico (no todas tienen uno) no enseñarán las cuestiones obscenas. Pero, por supuesto, estas escuelas se arriesgarán: solo se necesita una inspección para cerrar una escuela que no se somete a la ideología y convertirla en un ejemplo para las demás.

El nuevo plan de estudios de RSE incluye educación sexual para niños de tres años en adelante. Para dar un ejemplo de lo que contiene, para niños de 4 a 6 años, el plan de estudios enseña sobre “disfrute y placer al tocar el propio cuerpo, masturbación en la primera infancia”, y sobre “sentimientos sexuales (cercanía, disfrute y excitación)”. Otro ejemplo es el “Genderbread Person”, un diagrama o “ayuda didáctica” que se utiliza para enseñar a niños de hasta tres años sobre el género. Habla, por ejemplo, sobre “Identidad de género: cómo defines mentalmente tu género, en función de cuánto te alineas (o no alineas) con lo que entiendes que son las opciones de género”.

El contenido del plan de estudios está respaldado por un exhaustivo documento escrito por la OMS llamado “Estándares para la educación sexual en Europa” que condona la educación sexual desde los 0 años, basado en el hecho de que “se entiende que un niño es un ser sexual desde el principio». El documento dice (y este es el principal argumento que utiliza el gobierno para defender el contenido del currículo) que “la educación sexual es también educación social y contribuye a la prevención del abuso sexual”.

Esto puede sonar admirable para algunos, pero quienes se oponen argumentan que este RSE tendrá exactamente el efecto contrario. Al enseñarles a los niños sobre el sexo desde el principio, les están dando las herramientas para «dar su consentimiento», lo que eventualmente solo empoderará a los pedófilos en lugar de a los propios niños. La gente tiende a burlarse del argumento de la «pendiente resbaladiza», al igual que se reirán del contenido del plan de estudios de RSE, ¿y por qué no lo harían?

Como era de esperar, el gobierno galés está incómodo con este grupo de padres de la Public Child Protection (PCP) Wales porque en realidad son madres y padres «normales» de una gran variedad de orígenes sociales, políticos, nacionales y religiosos diferentes. No se les puede llamar «extrema derecha» o «fascista», que es la forma habitual de silenciar a cualquiera que disienta en la república comunista de Gales, o de hecho en cualquier parte de Europa ahora. Han contratado al estimado abogado Paul Diamond, que se especializa en derecho relacionado con la libertad religiosa (preparó el caso para defender a la azafata británica a la que no se le permitió llevar una cruz en el trabajo), para que los represente en el caso para detener a RSE que se llevará a cabo a finales de este año. Se les acaba de negar una orden judicial para impedir que la RSE entre antes de que se lleve a cabo el caso judicial, por lo que no parece que vaya a ser una batalla fácil.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.