fbpx

El feminismo radical quiere ser galáctico

No importa que la ingeniería mecánica diseñe cohetes alargados para ejercer menor resistencia al viento en la fase crítica que viven las naves espaciales en su salida de la atmósfera. La lógica científica pasa a un segundo plano cuando se trata de imponer ideologías inconsistentes, alejadas de la realidad, pero que, por ello, necesita propaganda. Es el caso de feminismo radical.

El grupo feminista alemán llamado Wer Braucht Feminismus? («¿Quién necesita feminismo?, en castellano) ha creado el concepto de ‘Vulva Spaceship’ para retar a los diseños que el grupo considera «fálicos» que suelen tener las naves espaciales. Un despliegue de obsesión por el sexo, que busca representaciones machistas donde, evidentemente, no las hay.

Lucia Hartmann, directora del grupo del feminismo radical, indica en la solicitud de firmas que “la forma de la nave espacial es sorprendentemente aerodinámica, creando muchos menos resistencia que cuando el vehículo atraviesa la atmósfera terrestre. Debido a esta forma de V optimizada, garantiza la máxima eficiencia de combustible con un exterior de carbono reforzado que le permite soportar las temperaturas más extremas”.

La afirmación viene a decir que la nave con forma de vulva crea poca resistencia cuando abandona la atmósfera de la Tierra. Al menos, es lo que sostiene la feminista. La NASA no se ha manifestado.

Por otro lado, el grupo ha publicado en su cuenta de Twitter un cita de la cosmonauta soviética Valentina Tereshkova , la primera mujer en el espacio, que dice: “Un pájaro no puede volar con una sola ala. El vuelo espacial humano no puede desarrollarse más sin la participación activa de las mujeres”.

De momento, Wer Braucht Feminismus? lleva más de 1.000 firmas y necesitan 1.500 para escalar la propuesta e intentar que se lleve a cabo.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Las ideologías totalitarias tienden a no dejar ámbito alguno de la realidad sin someterlo a sus principios, por irreales que sean. Ahora les toca a los cohetes, un producto del patriarcado que no cumple con el principio de la paridad, en virtud del cual tendría que haber tantas cohetas como cohetes. O solo cohetas, que funcionan mejor. Que así sea, pues. A saber lo que harán estas feministas iluminadas cuando descubran que los dedos de la mano también son fálicos…
    Esta ideología demencial no habría llegado a tamaña hipertrofia sin el soporte de mujeres como las de este grupo, histéricas desquiciadas por una ideología que proyecta a lo tonto sus fantasmagoría igualitarias sobre todo lo humano. No solo mujeres, claro. También hay hombres, acomplejados de serlo, que les siguen la corriente con la esperanza de que a cambio los liberen de su innato machismo.
    Una muestra más de la inveterada estupidez humana, esta vez en clave de feminismo posmoderno.

    Responder
    • No son iluminadas. Son jetas caraduras que están aprovechando que se regala y se reparte en abundancia (por lo menos en Europa) dinero fácil para toda clase de mierdas sin sentido como ésto.
      PD. Muy bueno el ejemplo que has puesto a cerca de la forma de los dedos . Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú