#StopLeyCelaá: el demoledor razonamiento de Juan Carlos Corvera: “hay confusión entre lo estatal y lo público”

Política

Entre las diferentes manifestaciones que se están dando contra la conocida como ‘Ley Celaá’ destaca la que manifestó el presidente de la Fundación Educatio Servanda, Juan Carlos Corvera, en la concentración #StopLeyCelaá, que tuvo lugar en la capital española.

Este fin de semana, se sucedieron las concentraciones en protesta por la aprobación de Proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), la octava reforma de la ley educativa en nuestro país y promovida por los socios de Gobierno del PSOE y Podemos.

La norma contiene numerosos artículos polémicos que han disgustado profundamente a diversos sectores de la educación entre los que se encuentran la educación concertada, la educación diferenciada y la educación especial, entre otros. Una norma proyectada sin el consenso de la sociedad; sin escuchar a los agentes educativos tales como sindicatos, asociaciones de colegios, profesores y padres; y que se ha aprobado de manera exprés.

“Hay una confusión enorme entre lo que significa lo estatal y lo público”, afirma Corvera. “La gente dice “el que quiera una escuela privada que se la pague”. Muy bien pero es que la escuela concertada no es una escuela privada 100%”, prosigue.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Por ejemplo, “El taxi es un servicio público porque es un servicio que hace bien a la sociedad. Sin embargo, los taxistas no son funcionarios del estado porque entonces sería un vehículo de movilización estatal”.

En ese sentido, según el presidente de Educatio Servanda, “lo público y lo estatal no se puede confundir” porque “los partidos políticos son organismos privados pero que hace una función pública y, por tanto, son sostenidos con fondos públicos. Los sindicatos hacen una función pública y, sin embargo, son asociaciones privadas de personas que se ponen de acuerdo para hacer un bien público y por eso reciben fondos del estado”.

Por otro lado, “las organizaciones no gubernamentales todas ellas hacen un servicio público, pero no son del estado porque si no serían organizaciones gubernamentales”.  Es por eso que “la escuela concertada es un servicio público desarrollado por la sociedad civil y, por lo tanto, tiene todo el derecho a recibir fondos públicos para prestar ese servicio público a las personas que lo elijan”.

Juan Carlos Corvera considera que “si se confunde el estado y el servicio público solamente habría un partido político, un partido de estado. Solamente habría un sindicato, un sindicato de estado. Sólo habría una ONG, una OG, una organización gubernamental; y sólo habría un tipo de escuela que es lo que quieren ellos: la escuela única laica y estatal”.

Por lo tanto, “es absolutamente necesario no confundir el servicio público, que tiene derecho a recibir fondos de nuestros impuestos para que libremente sean elegidos, con el servicio estatal de titularidad estatal que es el estado el que lo hace”, según Juan Carlos Corvera.

Finalmente el representante de las escuelas de la Fundación afirma que “si todas estas organizaciones, partidos políticos, o sindicatos fueran estatales estaríamos hablando de otro sistema desde luego no de uno democrático. “La ley desde luego es de corte marxista-leninista, en este sentido. Hay que decirlo claramente: no queremos una única educación estatal como si fuera la única posibilidad de hacer un servicio de educación público”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Avatar
    ALFONSO GIMÉNEZ
    24 noviembre, 2020 11:51

    Hace poco vi un listado de subvenciones públicas de varios millones de euros, de uno de los ministerios en manos de la extrema izquierda de Podemos, los cuales se regalaban a asociaciones de mujeres “progresistas”, a asociaciones de homosexuales, lesbianas, transexuales, bisexuales, etc., etc. También lo hacía el PP, por cierto, incluso declarando de utilidad pública, el catolicísimo practicante ministro Fernández Díaz, la Federación Estatal de LGTB. Y también lo hacen, ese tipo de subvenciones absolutamente discutibles, todas las autonomías, ayuntamientos, diputaciones… ¡Pues qué menos que dar subvenciones públicas a entidades privadas que realmente sí hacen un servicio público, como es el de educar a los niños y los jóvenes!

    Responder
  • Avatar
    Mª del Pilar
    24 noviembre, 2020 14:02

    ¡¡Buenísima aclaración, si señor!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú