La UE da un respiro al motor de combustión

Después de aumentar la presión sobre los fabricantes para acelerar la transición hacia el coche eléctrico, la UE ha decidido darle un respiro al motor de combustión. Según el Grupo Asesor sobre Normas de Emisiones de Vehículos (AGVES), la UE ha decidido relajar la próxima homologación Euro 7. La norma Euro 7 que regula las emisiones de los coches de combustión será prácticamente la última normativa legal, entrando en vigor en 2025 y extendiéndose hasta más allá de 2030, por lo que comprenderá el desmantelamiento límite de la combustión. Las protestas de los fabricantes ante una norma imposible de cumplir surten efecto y suavizará sus límites.

La asociación que lleva la voz cantante de la industria automotriz alemana ha sido durante los últimos años la más crítica, a la hora de poner en duda las cifras marcadas en la primera fase de creación de la nueva homologación Euro 7. Desde Alemania se amenazaba con el fin de las ventas del coche de gasolina y diésel de entrar en vigor los límites originalmente previstos para esta nueva y crucial normativa.

En la futura norma, a pesar de que se trataba de un borrador, el límite máximo para los dos combustibles será de 30 mg/km, incluso señalando la posibilidad de rebajarlo todavía más, hasta 10 mg/km. Dos valores imposibles de cumplir como pretende la Comisión de Transportes de la Unión Europea, estándar y sin variaciones en cualquier tipo de conducción: con remolque, ascendiendo un puerto de montaña, por encima de altitudes de entre 1.000 y 2.000 metros.

Ahora, tras la noticias de la posible relajación de la norma, es posible que se realice mediante diferentes maneras. La primera opción, la más conservadora, sería asemejar la Euro 7 a la actual norma de homologación Euro 6d.

En este sentido, una opción un poco más restrictiva sería la modificación de los baremos de las emisiones. El objetivo sería que los automóviles circularan emitiendo entre 10 y 30 mg/km de NOx y que las emisiones de monóxido de carbono se situaran entre 100 y 300 mg/km, en lugar de la frontera entre 500 y 1.000 mg/km actuales. Parece casi imposible que estas cifras puedan obtenerse si no se produce una transformación de la producción actual y se dirige ésta a vehículos eléctricos e híbridos enchufables casi en exclusiva.

Sin embargo, la adaptación más polémica sería el control telemático de las emisiones de los vehículos de combustión en tiempo real mediante los propios sistemas OBD. Si este último punto llegara a buen término, los automóviles pasarían el examen de emisiones en las ITV de manera automática, pues sus datos estarían recogidos en la propia base de datos del coche.

La asociación que lleva la voz cantante de la industria automotriz alemana ha sido durante los últimos años la más crítica, a la hora de poner en duda las cifras marcadas en la primera fase de creación de la nueva homologación Euro 7 Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú