La Generalitat de Cataluña abre otro conflicto con la Iglesia Católica: la libertad de culto

Casi simultáneamente con el tema de las inmatriculaciones, se ha producido otro conflicto, esta vez con la Generalitat en pleno, a causa de la prohibición expresa del Procicat (Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña) de celebrar el anunciado funeral por las víctimas de la pandemia en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona. La prohibición surge del hecho de que el Gobierno catalán prohíbe los actos religiosos con más de 10 personas. Esto significa, por ejemplo, que las celebraciones dominicales del pasado domingo han sido todas ellas ilegales, como lo son las misas cotidianas. La Iglesia intentó hacer ver al Gobierno catalán lo absurdo de la medida porque no se trata tanto del número de personas como del espacio donde se encuentran y la distancia que medie entre ellas. Es absurdo que se admita en bares y restaurantes un aforo del 50%, prescindiendo del número de personas, y se condene a las iglesias a reunir a más de 10, al margen de que se trata de una actuación que vulnera el derecho constitucional a la libertad de culto, mediante una norma de rango administrativo.

La Iglesia en Cataluña emitió un duro comunicado anunciando acciones legales y manifestando que se siente discriminada.

El funeral se celebró, si bien se extremaron las medidas de precaución y se redujo el aforo de la Sagrada Familia a un 20% de su capacidad, además de las medidas de rigor como la obligación de la mascarilla y de los geles alcohólicos, y  la toma de temperatura a la entrada del templo, así como la organización de la salida para evitar que se producieran aglomeraciones. En total se reunieron 400 personas en un espacio pensado para reunir a varios miles de ellas.

Ninguna autoridad del Gobierno catalán ni del Ayuntamiento, empezando por Ada Colau, acudieron al acto. El único político presente fue el diputado de Units, Ramón Espadaler. El Ayuntamiento negó que le correspondiera establecer ninguna sanción, aduciendo que correspondía a la Generalitat este acto. Finalmente, el Gobierno catalán ha anunciado que sacionará a la Iglesia.

Lo ha hecho, en una agresiva comparecencia, el propio presidente Torra, quien ha declarado que “No me temblará el pulso. No me doblegará ninguna presión, ni lobby, si los expertos piden tomar decisiones”. Ha anunciado también la apertura de un expediente sancionador al Arzobispado de Barcelona por la celebración ayer de la misa por las víctimas de la Covid-19 en la Sagrada Familia a pesar de la orden del Procicat.

Además Torra ha cargado contra el cardenal Joan Josep Omella, quien dijo que las medidas del Govern atacaban la libertad de culto. “Lamento que durante todos estos años se haya olvidado la Constitución y los derechos fundamentales y humanos. Lamento que durante estos años no haya alzado la voz para condenar la represión que vive Cataluña”.

Los obispos catalanes siempre han manifestado una posición de gran discreción hacia las políticas de la Generalitat que frontalmente se oponen al cristianismo. Ahora mismo, hay una campaña a toda página en los medios escritos donde se promueve la perspectiva de género y la autodeterminación sexual entre los menores de edad, con imágenes explícitas de una niña de pocos años. A pesar de ello, ahora la Iglesia en Cataluña tiene servido un enfrentamiento por partida doble: las inmatriculaciones y la libertad de culto. No es poco.

El Gobierno catalán ha anunciado que sacionará a la Iglesia Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú