Montero revela la hoja de ruta del aborto: «Claro que hay que regular la objeción de conciencia»

Política

(Europa Press).- La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha asegurado que en el plazo de tres meses el Gobierno tendrá un borrador de la reforma de la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo y ha garantizado que se regulará el derecho a la objeción de conciencia de los médicos en contra del criterio de la Ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Para Montero es «urgente» reformar la ley del aborto y ha asegurado que en diciembre habrá un borrador. «Nos reuniremos con entidades organizaciones y vamos poner en el centro el derecho al aborto efectivo para todas las mujeres en la (sanidad) pública y la educación sexual», ha indicado la ministra en una entrevista en la cadena Ser recogida por Europa Press.

La titular de Igualdad ha explicado que en «España hay reconocido un derecho que no se puede hacer efectivo para miles de mujeres con el enorme dolor que supone, lo que representa una violación de los derechos humanos que reconocen todos los organismos internacionales».

Para garantizar el derecho al aborto de las mujeres, Montero ha puesto sobre la mesa la necesidad de regular la objeción de conciencia, como «se hizo con la ley de la eutanasia» y en contra del criterio de Carolina Darias, que la ha descartado.

«Claro que hay que regular la objeción de conciencia», ha indicado la ministra de Igualdad quien ha reconocido el derecho individual de los médicos que «hay que proteger», pero ha advertido de que se está
convirtiendo «en una práctica para impedir el acceso efectivo de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo en centros hospitalarios públicos».

Según Montero, tanto el Gobierno como la ministra de Sanidad tienen «claro» que la ley de interrupción del embarazo hay que reformarlas y ha asegurado haber hablado personalmente con el presidente, Pedro Sánchez, sobre el tema. «Si es evidente que la objeción de conciencia está siendo el principal obstáculo por el mal uso, porque se convierte en que departamentos enteros (se nieguen), ya que al final los derechos de las mujeres siempre se ponen en tela de juicio y es una forma de infantilizarlas».

Y, aunque ha asegurado «entender y respetar» que haya «profesionales que no quieran hacer determinadas practicas», debe existir «un registro y un control». «Si miramos los registros de objetores vemos que son poquísimos, y no puede ser algo que tu objetes a un caso concreto, tiene que ser algo que plantees con carácter previo. La objeción de conciencia no se puede convertir en un obstáculo», ha añadido la titular de Igualdad.

Para Montero la práctica de abortos en los hospitales públicos se ve «como un estigma» que «dificulta que muchos profesionales decidan lanzarse a cumplir con un derecho de la mujer». «Nos interesaba mucho escuchar a los profesionales sobre esta práctica y hay una enorme dificultad para acceder a formación sobre interrupción voluntaria del embarazo en todas las etapas que tienen que ver con la práctica médica, no se si se puede hablar de represión pero si hay un estigma», ha concluido.

Montero también ha defendido la necesidad de una educación sexual para «prevenir violaciones, agresiones homófobas o las relaciones que pueden terminar en dificultades para mujeres». «Si queremos promover una relación basada en los buenos tratos hay que hablar de educación sexual», ha insistido la dirigente de Unidas Podemos.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

5 Comentarios. Dejar nuevo

  • María del Pilar
    24 septiembre, 2021 14:08

    ¿Derecho a matar…? derecho a cortar en pedazos al más inocente de los inocentes, a un niño que ha sido llamado a este mundo y que de buenas a primeras…pero, ¿eso mismo no se puede hacer con cualquier animal, es más como pillen a alguien maltratando a un animal, incluso podría tener penas de cárcel…?
    ¡¡Pero no es suficiente, tambien quiere «esta señora» que los médicos, que fueron formados para ayudar y sanar a los pacientes, no tengan en cuenta nada de eso y ahora que hagan todo lo contrario, sin que puedan objetar!! Además, los quiere formar para asesinar a niños y tambien adultos o…
    ¡¡Dios mío, ven pronto que esto es insoportable!!

    Responder
  • Si los médicos objetores son tan pocos como dice Montero, ¿por qué tanta alharaca?
    Ella no sabe si la objeción de conciencia entre los médicos se deba a represión. Lo que sí se sabe es que ella quiere imponer una política de represión: reprimir a los pocos (dice ella) objetores que quedan.

    Responder
  • La ministra de Igualdad:
    “En España hay reconocido un derecho que no se puede hacer efectivo para miles de mujeres con el enorme dolor que supone, lo que representa una violación de los derechos humanos que reconocen todos los organismos internacionales”.

    Falso. Abortar a voluntad no es un derecho. Es un acto despenalizado en determinados supuestos, que son los que figuran en la ley, tanto la española como la de los demás estados miembros de la UE. Además, el aborto no figura como un derecho humano. Lo que figura como un derecho humano, fundamental, es el derecho a la vida, que debería suponerse aplicable a todos los seres humanos, sea cual sea su condición, a los condición embrionaria o fetal, por supuesto también.
    Lo que representa una violación de los derechos humanos es, precisamente, el aborto que promueve y defiende la Sra. Montero. Hay que tener podrida mala fe para acusar a los médicos objetores de contribuir a la violación de un derecho humano cuando justamente se niegan a violar el derecho a la vida de los seres humanos que viven y crecen en el seno materno. Es la Sra. Montero quien viola este derecho humano al pretender obligar a los médicos a que practiquen abortos, un trabajo sucio que no es para médicos, sino para matarifes.

    Responder
  • La ministra de Igualdad:
    “Nos interesaba mucho escuchar a los profesionales sobre esta práctica y hay una enorme dificultad para acceder a formación sobre interrupción voluntaria del embarazo en todas las etapas que tienen que ver con la práctica médica, no sé si se puede hablar de represión pero si hay un estigma”

    Pero ¿qué piensa esta ignorante que es la «práctica» de perpetrar un aborto? Abortar es eliminar a un ser humano que vive en vientre de su madre. Nada más, y nada menos. ¿Cómo puede pretender que los médicos se formen en tamaña barbaridad? Dice que hay un estigma. Pues claro que lo hay, como lo hay en formarse para matar a cualquier ser humano, tenga la edad que tenga.
    La interrupción voluntaria del embarazo no es otra cosa que la interrupción definitiva e irreversible de una vida humana única. I no es una práctica médica. Pueden legalizar este acto todo lo que quieran, pero no por ello dejará de ser un crimen, igual que lo sería interrumpirle la vida a un bebé recién nacido.
    La Sra. ministra de Igualdad, o no sabe de lo que está hablando, o es una fanática integrista del feminismo totalitario. En ambos casos, es gravísimo que ocupe el cargo de ministra.

    Responder
  • José González
    24 septiembre, 2021 20:33

    Qué se puede esperar de la izquierda si allí donde ha gobernado ha sido a base de dictadura. La libertad les viene demasiado grande a sus minúsculos cerebros. Quieren condenar la libertad de conciencia que se traduce en la objeción a actos que no están conforme a tu manera de pensar. Yo creo que lo más práctico es que dejen a cada cual hacer conforme a sus principios morales y ética profesional y que se desvie a los que no tengan dichos principios a las mujeres que quieran abortar. Si se trata de una clínica privada que el sistema de salud pague por esta terapia, como hace en otros casos cuando no puede atender a enfermos por no tener disponibilidad de medios o personal. Vamos a dejar de tocar las narices a la libertad.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú