fbpx

Nobuyuki Tsujii, ciego, síndrome de Down… y un virtuoso del piano

Nobuyuki Tsujii tiene 32 años es ciego y tiene síndrome de Down. A pesar de ello es un pianista virtuoso que sorprende con sus interpretaciones y que desafía la cultura del descarte que no permite nacer a penas a personas como él por culpa del diagnóstico prenatal.

Nobuyuki Tsujii es capaz de interpretar «La Campanella» de forma magistral como se ve en el siguiente vídeo incluso mejor que el compositor de esta extraordinaria pieza, Frans Liszt.

En muchos países con políticas abortistas muy agresivas y una cultura de la muerte que gana terreno, este joven no podría nacer.  Se habla en la cultura de lo políticamente correcto de ser inclusivos con las minorías, ¿es el aborto inclusivo?

El 21 de marzo se celebró el Día Mundial del síndrome de Down e historias como la de Nobuyuki Tsujii hacen reflexionar profundamente sobre las sociedades modernas que algunos gobiernos promueven.

Todos pueden tener su espacio en la vida, también una persona ciega y con síndrome de Down.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • «Esta historia desafía la cultura del descarte que no permite nacer a penas a personas como él por el diagnóstico prenatal.»

    Esta historia es bellísima y emocionante, no solo por la interpretación, sino porque es una manifestación de la dignidad humana que aflora por encima de las limitaciones con que los seres humanos nos la negamos o reducimos unos a otros.
    Sin embargo, no me parece que sea válida para desafiar a la cultura del descarte. La dignidad humana es inherente a todas las personas, y nadie debería tener que exhibir sus habilidades para hacer valer su derecho a la vida. Una persona con síndrome de Down es tan digna como cualquier otra, y su derecho a vivir entre las demás es inalienable, aunque no sepa hacer gran cosa, entre otras razones porque no sabemos muy bien dónde está la auténtica grandeza humana.
    La cultura del descarte es maligna por sí misma, se descarte a quien se descarte. Abortar a posta es una iniquidad, sea como sea el ser humano al que se aborta, y sea cual sea la razón por la que se le aborta, al por menor por síndrome de Down o a destajo por embarazo no deseado. Las leyes que permiten y fomentan la barbaridad del aborto son malignas con toda evidencia, no hace falta mostrar a una persona interpretando la Campanella de Liszt para desafiarlas y condenarlas. Las personas del público que aplauden con tanto entusiasmo, incluso con más fervor que si se tratase de un intérprete «normal», quizás deberían reflexionar sobre el soporte que dan, si es que lo dan, al aborto libre y a las leyes que lo promueven, justamente porque con ello están tolerando que se elimine a personas por razón de que tienen el mismo síndrome que la persona a la que aplauden.

    Responder
  • Ignacio García Suárez
    8 abril, 2022 16:07

    Impresionante. Lo compartí en mis redes sociales. Gracias por difundirlo.

    Responder
  • Analizando únicamente el virtuosismo de este pianista japonés, se puede afirmar que supera la técnica de muchos concertistas. Si a dicho talento le sumamos el hecho de que es ciego de nacimiento, su perfecto dominio del piano es aun más asombroso. Pero es preciso aclarar que no padece síndrome de Down. Lo que no resta ni un ápice a sus extraordinarios méritos musicales.

    Responder
  • Nadin, muchas gracias por el desmentido.
    Si bien no padece síndrome de Down, nació con anoftalmia (ausencia de ojos). Esta dolencia puede detectarse antes de la semana 14 de embarazo, por lo que puede propiciar un aborto voluntario, igual que ocurre con el síndrome de Down. A modo de muestra, el siguiente enlace informa sobre un caso de indemnización a los padres porque el servicio médico no detectó la anoftalmia y no pudieron aprovechar la opción de abortar, es decir, de eliminar a una persona que hubiese vivido con la misma discapacidad con la que vive este pianista. cuidateplus.marca.com/enfermedades/ginecologicas/2012/02/21/80000-euros-privar-posibilidad-abortar-26077.html

    Hay personas con síndrome de Down que tocan el piano, aunque muy lejos del virtuosismo de Nobuyuki Tsujii:
    youtube.com/watch?v=VB48ywXoq2o&ab_channel=MassachusettsDownSyndromeCongress

    Y hay quien toca la trompeta y ha obtenido al grado profesional de música:
    docenotas.com/5896/rafael-calderon-primer-espanol-con-sindrome-de-down-que-logra-el-grado-profesional-de-musica/

    Y también quien, además del piano, toca el violín, el clarinete y el saxo:
    youtube.com/watch?v=OdWNccfTCMI&ab_channel=WIVBTV

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú