fbpx

Pinturas urbanas y chapuzas rupestres

El Full Colors es la muestra de graffiti y arte urbano de la ciudad enmarcada en el proyecto Street Art, que propone cambiar la fisonomía de la ciudad mediante intervenciones artísticas de calidad. Así reza en conexión de hoy un texto de la página web del ayuntamiento de mi ciudad 08191 Rubí.

Al lado de mi casa hay un paso subterráneo bajo un puente elevado, con tránsito rodado arriba y abajo. Abajo, es decir saliendo a la calle, hay tres líneas de buses urbanos tanto en sentido descendente como ascendente. Arriba no circula ninguna. Es carretera en vía urbana de Sant Cugat a Terrassa. Este tipo de calle según la DGT recibe el nombre de travesía.

Si bien es cierto que las obras recientes y torturantes de mi calle Nuestra Señora de Lourdes tenían por objetivo cambiar el cableado eléctrico aéreo por uno moderno subterráneo y esto todavía no se ha producido, también es cierto el interés municipal en el arte grafitti plasmado en realidades urbanas.

Adjunto un video para que nadie se llame a engaño. El grafitti no es un arte de museo pagando entrada. Es un arte vivo que yo, si quiero, puedo contemplar cómodamente sentado en los bancos de la parada cercana de los buses, en las fases del día en las que las palomas urbanas están ausentes. Hacen sus necesidades desde los cables aéreos eléctricos operativos. Recientemente el ayuntamiento ha procedido a pintar con pintura notoria de color amarillo los palos de madera que aguantan los cables para evitar colisiones del tráfico rodado.

¿Qué son las chapuzas rupestres? ¿Qué son las chapuzas rupestres delictivas? Esto que refleja este video. El problema de fondo radica en que, en las zonas urbanas aludidas en este reciente video (perdò videu!) de mi recordada ciudad de Barcelona, no cuenta con vecinos residentes. ¡Qué distinto es esto a la vitalidad de mi ciudad de Rubí! El grafitti en la ciudad de Barcelona es la chapuza rupestre propia de alimañas humanas que no distinguen la chapuza de la belleza y el arte. Hace muchos años que el casco histórico de Barcelona ha sido políticamente abandonado a su suerte.

Durante el día hay turistas deambulando arriba y abajo. Cuando llega la noche no hay nadie. Solo salvajes zotes que sienten la necesidad fisiológica de expresión. Y también artistas urbanos no reconocidos a los que les importa un bledo el arte de otras épocas. ¡Artistas maleducados! La despoblación plantea un problema político de primer orden. ¡Y no solo en la ciudad de Barcelona! Los distritos históricos 08001,08002 y 08003 carecen de población residente empadronada, especialmente los dos primeros. ¿Cómo debe gestionarse esto? Yo no lo sé.

En el segundo vídeo sale la iglesia, parroquia, basílica del Pino. Sale la iglesia, parroquia, basílica de la Mercè. Ambas ¿con cuántos feligreses empadronados? Creo que se pueden contar con los dedos de las dos manos o tal vez de una. ¡ÉSTE ES EL PROBLEMA CRUCIAL!

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Cultrarius
    25 mayo, 2022 23:32

    Ciertamente lo que ocurre en Barcelona desde hace años es pura barbarie y destrozo. Si bien el mural en Rubí conlleva mucho más trabajo, tiene buena intención y no daña ningún monumento, el resultado es de un mal gusto terrible. Y a propósito de la basílica del Pino, una de las últimas veces que visité la ciudad me encontré con la desagradabilísima sorpresa de que había que pagar entrada para poder visitarla. Sólo una pequeña capilla lateral era de libre acceso. Lamentable.

    Responder
  • Francisco Martínez Porcell
    26 mayo, 2022 07:55

    La capilla lateral del Santísimo con el Santísimo presente, entrando a mano derecha, es de libre acceso y hay silencio para rezar. El crucifijo grande que preside inspira a la oración. Se paga entrada turística para acceder al interior de la basílica. Éste era el templo del santo barcelonés San José Oriol. El rosetón, muy visible desde el exterior, es el más grande de Europa. Ya lo era cuando yo iba al colegio y era un niño. ¡Todavía me acuerdo! Los turistas lo saben. ¿Y los ciudadanos de Barcelona? ¿Y los católicos que van a misa?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú