Activistas de género y Silicon Valley se unen para silenciar un libro sobre el transexualismo

El libro Irreversible Damage: The Transgender Craze Seducing Our Daughters (Daño irreversible: la locura transgénero que seduce a nuestras hijas), de Abigail Shrier, está sufriendo el boicot y los intentos de retirarlo de la venta de los activistas de género en Estados Unidos.

Tal y como explica en Quilette la propia autora, el libro no pretende ser polémico, sino tan solo investigar sobre el repentino e intenso aumento de la autoidentificación como transexuales entre las adolescentes:

Lo que pretendo, como periodista, es investigar los fenómenos culturales, y aquí encontré uno que valía la pena investigar: entre 2016 y 2017, el número de mujeres que pedían una cirugía de género se cuadruplicó en los Estados Unidos. Miles de adolescentes de todo el mundo occidental no sólo se autodiagnostican una condición disfórica real que probablemente no tengan; en muchos casos, consiguen hormonas e intervenciones quirúrgicas en base a diagnósticos muy superficiales. Maestros de escuela, terapeutas, médicos, cirujanos y organizaciones médicas están dando el visto bueno a estas transiciones, a menudo por temor a que el hecho de no hacerlo sea denunciado como un signo de “transfobia”, a pesar de que cada vez hay más pruebas de que la mayoría de los jóvenes que se presentan como trans acabarán desistiendo, por lo que estas intervenciones harán más daño que bien.

La idea de que esta repentina ola de transición entre los adolescentes es un fenómeno preocupante, impulsado ideológicamente, no es una visión marginal. De hecho, fuera de Twitter, Reddit, Tumblr y los campus universitarios, es una opinión sostenida por la mayoría de los estadounidenses. No hay nada odioso en sugerir que la mayoría de los adolescentes no están en una buena posición para aprobar alteraciones irreversibles en sus cuerpos, particularmente si están sufriendo de un trauma, TOC, depresión, o cualquiera de los otros problemas de salud mental que suelen presentarse junto con la disforia. Y sin embargo, aquí estamos.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Los esfuerzos por bloquear mis investigaciones han sido legión, comenzando con amenazas al personal de una editorial, que rápidamente revirtió su intención original de publicar mi libro. Una vez que conseguí un editor, Regnery, Amazon se negó a permitir que el equipo de ventas de esa compañía patrocinara anuncios en su web (pero Amazon permite anuncios patrocinados para libros que celebran sin crítica alguna la transición médica de los adolescentes).”

Y continúa: “Debido a que el libro aborda un fenómeno interesante, un gran número de periodistas establecidos querían reseñarlo… pero todos los grandes periódicos y revistas rechazaron hacerse eco del libro. No tengo ni idea de si habrían hecho una crítica favorable o desfavorable de mi libro, y no importa. Kirkus, que revisa 10.000 títulos al año, incluyendo obras auto-publicadas y oscuras, pretende que mi libro no existe.

Los medios de comunicación alternativos se apresuraron allí donde los medios de comunicación tradicionales temían ir. Joe Rogan me presentó en su programa, y durante dos horas, exploramos por qué un número creciente de investigadores creen que existe contagio social cuando grupos de chicas anuncian de repente, como si fueran una sola, que son chicos…

Después de que el podcast fuera publicado, me sentí abrumada por los mensajes de los padres, e incluso de los adultos transgénero, que contactaban conmigo para agradecerme el podcast. Pero en Spotify, que ahora es donde se pueden escuchar los podcasts de Rogan, los empleados amenazaron con retirar la entrevista, calificándola como transfóbica y exigiendo que se borrara de la plataforma. Tanto Rogan como yo también fuimos llamados transfóbicos por Media Matters y Men’s Health. A su favor, Spotify aún no ha eliminado el episodio. Pero la controversia fue como una advertencia a otras empresas de medios de comunicación: a menos que quieras problemas, no desafíes la narrativa de la “afirmación” incuestionable de cada niño que afirma ser transexual, sin importar la edad, el contexto o la falta de supervisión médica responsable proporcionada a la familia.”

Y concluye con la siguiente reflexión:

“Así es la censura en la América del siglo XXI. No es el gobierno enviando a la policía a tu casa. Son los oligopolios de Silicon Valley que implementan apagones y apaciguan a las turbas de justicia social, mientras envían ideas desfavorables por los agujeros de la memoria. Y las fuerzas de la censura están ganando. No sólo porque sus esfuerzos por censurar no dejan casi ningún rastro. Están ganando porque, hasta ahora, la mayoría de los estadounidenses se han contentado con renunciar a prácticamente todas las libertades a cambio del lujo de tener productos entregados a su puerta. La mayoría se sometería felizmente al gobierno de las Grandes Tecnológicas siempre y cuando puedan seguir viendo Netflix”.

La mayoría de estadounidenses se sometería felizmente al gobierno de las Grandes Tecnológicas siempre y cuando puedan seguir viendo Netflix Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Hace tiempo estamos viviendo en una dictadura. O piensas como se te ordena, o no existes… y además pagarás cara tu disidencia.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú