fbpx

Escándalo: Holanda se declara responsable parcial de la matanza de Srebrenica


Holanda ha resultado parcialmente responsable de la matanza de Srebrenica. El Tribunal Supremo holandés ha reducido este viernes a un 10% el grado de responsabilidad del Estado en la muerte de los 350 varones musulmanes bosnios que se concentraron en 1995 en el recinto militar de los cascos azules de Holanda, abierto en la ciudad bosnia de Potocari.

Las víctimas acudieron allí tras la caída de la ciudad, en manos de las tropas serbobosnias, y el batallón de holandeses “debió haber ofrecido a los refugiados la opción de permanecer en el recinto”.

Los soldados del exgeneral serbobosnio Ratko Mladic perpetraron poco después un genocidio aniquilando, en conjunto, a más de 8.000 hombres, ancianos y niños.

En 2017, la Corte de Apelación de La Haya declaró responsable en un 30% al Estado por la suerte de las víctimas, evacuadas bajo supervisión de los soldados holandeses. El ciclo legal de Srebrenica culmina así en Holanda, y los familiares de las víctimas pueden acudir ahora al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Mladic, condenado por genocidio en Srebrenica

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) confirmó en noviembre de 2017 la condena contra el ex comandante del ejército serbio bosnio Ratko Mladic por genocidio.

Mladic, de 74 años, fue sentenciado a cadena perpetua y hallado culpable de genocidio, exterminio, asesinato y traslado forzado, entre otros delitos. El tribunal concluyó que Mladic “compartía la intención” y “el objetivo criminal” de exterminar a los musulmanes de Bosnia y de llevar adelante la masacre de Srebrenica.

Los hechos se remontan al verano boreal de 1995, cuando después de casi tres años de asedio, Mladic ordenó el ataque final contra 40.000 civiles musulmanes de la ciudad, de los cuales la mitad eran refugiados de los alrededores en esta zona declarada “protegida por la ONU”.

En ese punto se centró la cruz de este juicio que no incluyó la inacción que el grupo de soldados cascos azules holandeses permitieran a Mladic actuar sin oposición

“No tengo que pedir perdón, yo no maté a nadie”

“No tengo que pedir perdón, yo no maté a nadie”. Así se expresó entonces sin titubeos Boudewijn Kok, militar que formó parte del grupo de cascos azules holandeses encargados de proteger el enclave bosnio de Srebrenica, donde hace 22 años se produjo la peor masacre en territorio europeo después de la Segunda Guerra Mundial.

El 11 de julio de 1995, el ejército serbobosnio liderado por el general Ratko Mladic tomó el enclave, que era una de las 9 áreas seguras que Naciones Unidas estableció en la zona durante la guerra de Bosnia Herzegovina (1992-1995).

En los días posteriores ocurrió el horror. Y los cascos azules holandeses no fueron capaces de evitarlo. En total, unos 8.000 hombres y jóvenes fueron ejecutados. 6.241 de las víctimas fueron identificadas y sus restos están enterrados en Potocari, a 6 kilómetros de Srebrenica.

“Necesitábamos más hombres, más armas, más fuerzas. El mandato no era correcto. Fue una misión suicida”, añade Kok, que participó en uno de los múltiples documentales que se han preparado para conmemorar la fecha.

Y es que cada mes de julio, Srebrenica recobra presencia mediática -especialmente este año que se cumplen dos décadas de la masacre- pero para algunos, es una memoria constante independiente del calendario.

En el caso de todo un país, Holanda, Srebrenica es un triste recordatorio de cómo puede fracasar una misión de paz y de sus terribles consecuencias.

“Estados Unidos tiene Saigón, los franceses la batalla de Dien Bien Phu, los belgas su Congo y Holanda tendrá Srebrenica”, le dice a BBC Mundo el escritor holandés Frank Westerman, que fue corresponsal del diario De Volkskrant durante la guerra de los Balcanes y es autor de varios libros sobre Srebrenica.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.