Un problema central de la política española para los católicos

católicos política

Claro y concreto: para ganar unas elecciones se necesita una mayoría, relativa o absoluta, pero mayoría.

Pero la mayoría de este país no es sensible, y una parte además es muy opuesta a lo que podríamos calificar mi agenda cristiana. Por tanto, no se puede pedir a los partidos que asuman de una manera importante tal agenda. Se necesitaría previamente una revolución cultural, una disrupción del pensamiento hegemónico actual, y la transformación sustancial de sus marcos de referencia para que integraran los conceptos cristianos. Esta es una reflexión lineal y lógica.

Pero, atención, porque por otra parte la política puede favorecer o impedir la construcción, la transformación de los actuales marcos de referencia, porque de eso se trata, en definitiva. Por consiguiente, el objetivo político inmediato es precisamente la ejecución de esta tarea.

Por su importancia cuantitativa y cualitativa es del todo evidente que el papel de las instituciones eclesiales puede ser muy importante. Pero, para que en la práctica lo sea, se necesita el propósito.

Pero el sujeto actuante en el mundo secular y, en particular, el mundo de la vida político-pública, es el laico dotado de una organización que lo acoja, porque sólo desde la acción colectiva se podrán transformar los marcos de referencia, y más allá de ellos, las estructuras de pecado.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Se trata de actuar con objetivos tales como la recuperación de la referencia de Dios en la vida pública, en sus actividades para poner fin de esta manera al estado ateo, en el que ha mutado el estado laico; y recuperar la cultura cristiana como legado y fundamento necesario para todos.

Hay que restituir el sentido de la vida y su dignidad, y esto significa dar la batalla a favor de los cuidados paliativos y contra la eutanasia, defender los derechos del ser humano engendrado y no nacido, la dignidad y el respeto de la vida de las personas mayores, y de los discapacitados y dependientes. Significa situar en el debate político qué quiere decir una vida realizada en el bien y cuál es el fin de dicha vida porque él mismo guiará en uno u otro sentido la forma como ésta discurrirá.

Se debe impulsar la educación moral y religiosa de los hijos a cargo de los padres y la no intromisión del Estado bajo ningún concepto. El derecho a intervenir en el debate público político desde las posiciones propias del cristianismo y en su propio lenguaje, sin que los seculares posean ningún derecho para quedarse esta aportación ni pretender ningún supremacismo.

Es, asimismo, necesario actuar para alcanzar en la sociedad la plenitud de sentido del significado del ser hombre y ser mujer en su común condición humana, y expulsar la idea de que este hecho es discriminatorio para alguien o significa una prevalencia machista. Al mismo tiempo debe levantarse la exigencia moral hacia los hombres del respeto integral a las mujeres que es propio de 2000 años de educación cristiana. Éste fue precisamente uno de los más duros y largos esfuerzos que ha realizado el cristianismo sobre las culturas preexistentes y, en el caso de Europa, la griega y la romana.

La instrumentalización del machismo que hace la perspectiva de género no debe llevar a un tipo de reacción contraria que evite la condena moral de las pasiones sexuales de los hombres en relación a las mujeres, que forma parte de un problema histórico que sólo el cristianismo ha abordado con constancia y energía, sin al mismo tiempo crear un enfrentamiento entre los seres humanos que es el denominador común de todo hombre y de toda mujer. Hay que trabajar para recuperar y reconstruir el sentido de la comunidad, desde la familia a los otros grupos sociales, lo que exige recobrar el sentido de la tradición y las virtudes sin las que la comunidad es imposible.

Hay que plantear el gran debate sobre la razón objetiva porque sin ella el cristianismo nunca tendrá cabida, razón objetiva que en último término significa que existe una realidad más grande que nosotros como individuos y que nos realizamos precisamente en la medida que la tenemos.

Debemos traducir en hechos el mandato de la fraternidad humana surgida de ser todos hijos de Dios, empezando por los más próximos, pero sin por ello rechazar a los más lejanos.

Hay que trabajar para conseguir que las concreciones constitucionales, desde el trabajo a la vivienda, pasando por la colaboración del Estado con la Iglesia católica y tantas otras cosas que figuran en la Constitución, se traduzcan en políticas públicas bien definidas.

Es imperativo regenerar la vida política bajo los criterios de representatividad efectiva de los ciudadanos y no la actual situación, eficiencia de las acciones de Gobierno y su fiscalización a cargo de autoridades independientes, y primacía de la amistad civil, la concordia y la colaboración en la forma de entender la política

Es evidente que todo esto no agota, y no es la pretensión, el proyecto cristiano de facilitar la extensión del Reino de Dios y la destrucción de las estructuras de pecado. Son, eso sí, concreciones dirigidas a este fin las que ejemplifican la tarea que no estamos realizando y es necesario emprender. Esto y la construcción de un sujeto colectivo laical, en la forma organizativa que mejor responda a las necesidades.

Hay que plantear el gran debate sobre la razón objetiva porque sin ella el cristianismo nunca tendrá cabida Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Avatar
    Rodolfo Monedero
    15 octubre, 2020 20:27

    Magnífico artículo. Me identifico plenamente con la necesidad de construir un sujeto colectivo laical (¿un partido político?) inspirado en el humanismo cristiano y la doctrina social de la Iglesia y abierto a creyentes y no creyentes. Se hace urgente defender con contundencia la democracia y la separación de poderes, la lucha contra la corrupción, acabar con los pasteleos de unos y otros, y que los partidos políticos dejen de controlar cada vez más aspectos de la vida social, económica y cultural. Ardua tarea, cuando los que tienen que acometerla son precisamente aquellos cuyos privilegios se trata de eliminar.

    Responder
  • Un “sujeto colectivo laical”. No sé si esto deba ser un partido político o mejor asociaciones de familias, asociaciones de estudiantes, culturales…
    El Estado, hasta los ciegos lo ven, se está deslizando hacia el poder cada vez mayor del ejecutivo. Sin contrapesos, no hay democracia. Sin separación de poderes no hay garantía de respeto al ser humano. De hecho, en algunos aspectos en España hay desde hace unos treinta años una aparente democracia que ha consentido leyes inicuas por anticristianas.
    La espiral de la vida del bienestar con sus avances científicos y técnicos, desde aproximadamente 1985 dio con muchas personas en el paradero de la no necesidad de Dios. El ateísmo práctico. Cuando nació mi primer hijo (1987), en la sala hospitalaria de recién nacidos solo estaba él.
    Sabiendo el gobierno, los gobiernos, la inclinación hedonista de los tiempos, se legisló a favor del divorcio, del aborto, ahora se va hacia la eutanasia sin respeto alguno por el informe del Comité de Bioética; se legisló a favor de la discordia entre hermanos y vecinos o enfrentamiento a causa de los nacionalismos; se pasó a finales de los 90 a las ideologías de género, maquinarias para la lenta y segura demolición de la persona y de los grupos sociales. Etc.
    Los grupos laicales cristianos comprometidos tendrían una tarea gigantesca y casi todos los medios de difusión de opinión en contra. Ayer mismo, hojeando “La Verdad” de Murcia, encontré una página entera dedicada al mundo “queer”; y la expresión “perspectiva de género” se ha extendido con notable facilidad al menos en ámbitos cultos en los últimos años.
    Si no hay humildad la tarea por hacer crece en dificultad: humildad en el receptor, primero para reconocerse sumido en el prejuicio o en el error o en una vía sin sentido; segundo, para darse a la reflexión y al estudio, porque los medios que informan sesgadamente y crean opinión, engañan a quienes no están formados.
    Además, claro, de la acción didáctica paciente, la confianza en la oración.

    Responder
  • Avatar
    José Herrera Valdés
    21 octubre, 2020 21:26

    Si no fuera porque estoy viendo el sesteo de la jerarquía eclesiástica ante los gravísimos problemas públicos de España, otrora mi Patria, no me lo acabaría de creer. No es fácil encontrar en la Historia de la Iglesia en España, unos jerarcas ni peores ni más inhibidos ante lo público. Antes los preferiría mujeriegos que cobardes. Los más valientes, en general, o son obispos auxiliares o están relegados en diócesis sufragáneas, mientras que los, más rastreramente cobardes, los que tienen más pájaros en la cabeza, los más tontos y con menos experiencia pastoral parroquial, fantochean en cardenalato y archidiócesis. Por supuesto no generalizo. Pero vean el elenco si es más pesimizable.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú