fbpx

Walt Disney, Estados Unidos y el activismo ‘woke’

El reciente activismo político «woke» de Walt Disney Co. ha provocado una tormenta de fuego entre sus consumidores principales: los padres cuyos hijos ven y aman Disney. Al tomar partido en contra de los derechos de los padres en la controversia nacional sobre la nueva ley de educación de Florida, Walt Disney Co. ha enojado a muchos padres, lo que los llevó a preguntarse si deberían continuar permitiendo que las películas y los programas de televisión de Disney entren en sus hogares.

La última manifestación de Disney de la nueva religión del despertar o «woke» provoca otra pregunta: mientras el “capitalismo despierto” en apoyo de las demandas progresistas continúa ejerciendo su autoridad sobre las operaciones de más y más empresas estadounidenses, «¿sigue siendo posible que los católicos y otras personas de fe seguir sus convicciones en sus lugares de trabajo corporativos?», esta es una pregunta que se hace el Michael Warsaw, director Ejecutivo de la Red Católica Global EWTN.

El columnista católico del New York Times, Ross Douthat, acuñó la frase “capitalismo woke” en la última década para describir la creciente tendencia de las corporaciones a rendir homenaje a las agendas políticas progresistas. Para entonces, estaba claro que las carreras de los católicos podían estar en juego si trabajaban para empresas que suscribieran a wakeness.

Este hecho quedó demostrado con la salida de Brendan Eich como director ejecutivo de Mozilla, la empresa de tecnología de Silicon Valley, en 2014, después de ataques vituperantes de activistas LGBTI. La transgresión de Eich fue donar dinero personalmente varios años antes en apoyo de la Proposición 8 de California, la iniciativa electoral de 2008 que enmendó la Constitución de California para definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, una acción en completa alineación con la fe católica de Eich, que define el matrimonio exactamente de la misma manera.

En 2022 se dio la oposición de Disney a la nueva ley de Florida. Si bien la ley ha sido deliberadamente caracterizada erróneamente por los progresistas políticos como el proyecto de ley «No digas gay», lo que realmente hace es prohibir a los maestros iniciar discusiones sobre sexualidad inapropiadas para la edad en las aulas. También requiere que las escuelas instituyan procedimientos que informen a los padres sobre cualquier modificación en los servicios que brindan a los estudiantes, así como también que les aconsejen sobre cambios en la “salud o el bienestar mental, emocional y físico” de sus hijos.

La única razón por la que el proyecto de ley se volvió polémico es porque fue aprobado por el gobierno estatal de Florida en el contexto específico de los esfuerzos nacionales en curso de los activistas «LGBT» para inculcar a los estudiantes sus puntos de vista sobre temas controvertidos como la actividad homosexual y los procedimientos de «transición de género» para hijos menores de edad.

«Obviamente, la legislación dificultaría que tal activismo ocurra sin el conocimiento de los padres, lo cual se ajusta a la enseñanza de la Iglesia de que los padres son los principales educadores de sus propios hijos y que la familia es la unidad fundamental de la sociedad», afirma Michael Warsaw.

Con lo que no se ajusta es a la ideología del despertar, un eslogan que originalmente se asoció específicamente con puntos de vista progresistas sobre la raza, pero que en los últimos años ha crecido para abarcar un espectro más amplio de perspectivas progresistas sobre los puntos críticos culturales y políticos contemporáneos. Como tal, además de condenar a los Estados Unidos como una entidad fundamentalmente racista, la filosofía «woke» condena las creencias religiosas tradicionales sobre la familia y la sexualidad humana por estar basadas en los males del «patriarcado» y la «heteronormatividad».

El apoyo a la filosofía «woke» se percibe como un tributo que se sienten obligados a pagar las multinacionales para continuar haciendo negocios en la América contemporánea. Es por eso que en este momento Disney mantiene su postura en contra del proyecto de ley de derechos de los padres de Florida, aunque esto podría resultar en un daño irreparable a la marca Disney, que históricamente se ha basado en la adopción de valores familiares.

La filosofía woke condena las creencias religiosas tradicionales sobre la familia y la sexualidad humana por estar basadas en los males del patriarcado y la heteronormatividad Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.