“No hay conexión lógica” entre el celibato y el abuso, afirma un funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe

En un ensayo publicado en una revista española, el padre Jordi Bertomeu Farnós afirma que “no hay evidencia” de que el celibato tenga relación con casos de abuso sexual, y advirtió que los sacerdotes han sido calificados injustamente como una clase sospechosa.

En el ensayo, publicado en la revista Palabra el 10 de diciembre, el padre Farnós expuso el contexto del abuso sexual por parte de sacerdotes católicos, y señaló que la naturaleza de alto perfil de los escándalos ha dado lugar a una serie de presunciones erróneas sobre las causas del abuso.

“Aunque desafortunadamente, en todas las clases sociales, profesiones, grupos étnicos y, por supuesto, religiones, existe el fenómeno del abuso infantil, los sacerdotes católicos son vistos o incluso tratados como sospechosos de haber cometido este horrible crimen”, afirma.

Hablando en contra de los intentos de vincular la disciplina del celibato con los delitos de abuso sexual, Farnós dijo que “independientemente de otras circunstancias y argumentos que hayan surgido en el reciente Sínodo para el Amazonas”, “esta conclusión no presenta ninguna conexión lógica con el problema que nosotros estamos tratando aquí: no hay datos científicos que demuestren que una vida de casados ​​pondría fin al comportamiento desviado de estos pocos sacerdotes con este trastorno sexual”.

No hay evidencia científica negativa sobre el celibato

“No hay evidencia de que el celibato sacerdotal provoque directamente una adicción sexual desviada, como lo demuestran los casos de hombres o mujeres que, debido a las circunstancias de la vida, deben vivir como célibes”, expone.

“Además”, agregó, “el celibato nunca se ha considerado como un parámetro relevante para identificar a los abusadores. Más bien, la mayoría de los abusadores son hombres casados. Los sacerdotes, en su mayoría hombres célibes son generalmente caracterizados precisamente por su equilibrio psicológico, por su disponibilidad y entrega desinteresada a todos, no solo a los fieles católicos “.

Farnós continuó ofreciendo una defensa estridente de la disciplina del celibato que, dijo, a menudo era ininteligible para la sociedad moderna.

“Según algunos, en una sociedad sexualmente desinhibida y erotizada con numerosos casos de adicción a todo tipo de pornografía y desviaciones sexuales o parafilias, el celibato sacerdotal sería una opción de vida perniciosa”, dijo.

Según esta mentalidad, argumentó Farnós, el celibato solo se reconoce como “autocensura perpetua del deseo sexual” y debe conducir a “problemas psicológicos relacionados con la inmadurez” que resultan en pedofilia.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

“Si la experiencia del celibato siempre ha sido contracultural”, dice Farnós, hoy es “aún más”.

“Nuestra sociedad necesita que muchos jóvenes muestren a todos la bondad de vivir un amor verdadero, casto y libre. Vivir la consagración como “unción” y no simplemente como “función” alienta a todos, particularmente a aquellos que han recibido la vocación matrimonial, a rendirse sin desmayarse a pesar de las dificultades diarias”, dijo.

“Los sacerdotes están llamados, por lo tanto, a rendirse con un amor totalizador para ser signos de un amor más real que cualquier utopía”, expone.

Al señalar otros ejemplos de instituciones sacudidas por escándalos de abuso, Fernós dijo que los intentos de vincular el celibato con el abuso carecían de evidencia.

Los datos de los abusos

“Los datos ofrecidos por otras iglesias cristianas y no cristianas, sin ministros sagrados célibes, desmienten esa afirmación”, dijo, señalando el ejemplo de la Iglesia de la Unidad de Australia, que tiene 240.000 miembros, sin jerarquía, y que elige hombres casados y clérigo femenino, pero recientemente ha sido noticia en 2.500 casos de abuso infantil.

“Compare tales datos con la Iglesia Católica, con 466.000 sacerdotes y 6.000 casos reportados a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, dijo.

En el ensayo, Farnós señaló que, si bien la gran mayoría de los casos de abuso sexual ocurren en la familia, nadie llega a la conclusión de que los miembros de la familia son propensos ipso facto al abuso.

“Si el 73% del abuso sexual de menores parece ocurrir en el entorno familiar, no se puede afirmar que ser padre o ser madre predisponga al abuso”, dijo.

Farnós dijo que la cobertura mediática de los escándalos había resaltado correctamente la seriedad de todos los casos, pero dio lugar a “ciertas declaraciones destinadas a provocar el pánico social y el descrédito de la Iglesia, estigmatizando injustamente al grupo social del clero”.

Al señalar que la FCD ha recibido aproximadamente 6.000 casos de abuso en todo el mundo, “un número excesivo que nos avergüenza como cristianos y particularmente como sacerdotes”, Farnós dijo que los sacerdotes representan solo el 3% de los casos de abuso denunciados a las autoridades civiles.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú