Cinco tecnologías para completar la transición energética

Economía

En todo el mundo hay conciencia que una de las prioridades del siglo XXI es detener el calentamiento global y mitigar los efectos del cambio climáticoLa subida de las temperaturas sigue acelerándose , y las llamadas a actuar de forma contundente se hacen cada vez más fuertes.

A pesar de la angustia que las perspectivas generan, hay motivos para la esperanza.

A corto y medio plazo, una buena solución para reducir las emisiones responsables de los gases de efecto invernadero sigue siendo la energía nuclear.

A continuación fijamos la mirada en soluciones definitivas que deben permitir la generación de energía 100% limpia y la reducción de las cantidades de dióxido de carbono y otros gases peligrosos en la atmósfera.

1. Captura de dióxido de carbono

Hoy en día ya es posible capturar el CO2, el principal responsable del calentamiento de la Tierra. Sin embargo, los métodos actuales son aún desproporcionadamente carosCapturar una tonelada de dióxido de carbono cuesta entre 65 y 150 dólares, según la consultora McKinsey & Company.

A finales de este año, la industria siderúrgica ArcelorMittal situada en Dunkerque, Francia, pondrá en marcha un proyecto innovador, DinamX, que debería reducir los costes de la captura de CO2 en un 30% . La idea es que el gas captado sea canalizado y almacenado bajo tierra.

Otros países, como Suiza y Canadá, ya han puesto en marcha proyectos similares para captar CO2. Por el momento, esta compleja operación sólo es posible en fábricas y centrales energéticas que emitan el gas en grandes cantidades.

2. Baterías eléctricas ultra-resistentes

Los coches eléctricos actuales todavía utilizan baterías de ión-litio, que ofrecen un rendimiento mediocre. Es testigo de ello la escasa autonomía de los coches híbridos y totalmente eléctricos.

Los fabricantes de baterías de todo el mundo se han lanzado a una carrera para producir baterías de estado sólido, que deberían permitir aumentar la autonomía real más allá de los 1.000 kilómetros.

También hay empresas que están experimentando baterías que no utilicen minerales raros, como el litio, el cobalto o el níquel. La start-up francesa Tiamat prevé lanzar al mercado dentro de pocos años baterías de ión-sodio. El sodio es un mineral fácil de obtener de forma industrial y que no utiliza maquinaria pesada que consume combustibles fósiles, a diferencia del litio.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

3. Hidrógeno verde y barato

No toda la transición ecológica se basará en la energía eléctrica. Numerosas líneas de investigación se centran en el hidrógeno y sus aplicaciones. El inconveniente de este elemento químico es que para producirlo todavía es necesario emplear una gran cantidad de energía, que a menudo no es renovable.

En este ámbito, los esfuerzos en todo el mundo se centran en producir hidrógeno de forma más eficiente. Y ya están dando fruto: se espera que hacia el 2030 el hidrógeno será fácilmente accesible, barato y limpio.

4. Electrificación de la producción de acero

Desde los inicios de la producción del acero a escala industrial en el siglo XIX, esta se ha basado en la utilización del coque, un derivado del carbón muy contaminante. Hoy, la siderurgia es responsable de entre el 5 y el 7% de las emisiones de CO2 mundiales.

Boston Metal, una empresa estadounidense, quiere descarbonizar la producción de acero antes del 2040. Su proyecto pasa por la utilización de la electrólisis para fundir el mineral bruto. Este método ya ha demostrado su éxito y ha producido en el laboratorio más de una tonelada de acero.

5. ¿Fusión nuclear: por fin a la vista?

Hace décadas que los investigadores intentan producir energía eléctrica a partir de la fusión de átomos. El proyecto internacional ITER, con sede en el sur de Francia, debería llegar a conseguirlo un poco antes del 2040 . Otras iniciativas más pequeñas se han propuesto fusionar núcleos de átomos dentro de 10 a 20 años.

A diferencia de la fisión, la fusión genera pocos residuos peligrosos para los organismos vivos. Tiene también la ventaja crucial de producir mucha más energía utilizando la misma cantidad de minerales. Además, no hay riesgo de que el reactor se derrita y cause accidentes tan graves como el de Chernóbil o el de Fukushima.

Soluciones definitivas que deben permitir la generación de energía 100% limpia y la reducción de las cantidades de dióxido de carbono y otros gases peligrosos en la atmósfera Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • La experiencia demuestra que toda nueva tecnología tiene, a la larga, un alto precio ecológico, social, humano, etc. No digo que ciertas técnicas no puedan ser útiles, pero cuesta creer que las haya sin efectos desfavorables. La energía atómica, con el problema insoluble de los residuos y los peligros que conlleva, es inaceptable. Con respecto a la fusión nuclear, ya va siendo hora de que dejemos de jugar al aprendiz de brujo y de que queramos ser dioses.
    Lo mejor sería, sin ninguna duda, simplificar radicalmente nuestra forma de vida, ser mucho más modestos y austeros y, sobre todo, tener fuerza de voluntad y aceptar los sacrificios necesarios para salir de esta catástrofe que hemos causado nosotros mismos. De no ser así, ninguna tecnología servirá de mucho. Para salvarnos del desastre ecológico, debemos en primer lugar y sin más dilaciones, resolver la catástrofe interior, anímica que nos aqueja. No es otra cosa lo que explica Benedicto XVI cuando formula la idea de una ecología del ser humano.

    Responder
  • José González
    24 septiembre, 2021 20:57

    Hay otras maneras de actuar como es plantar vegetación que absorbe el CO2 y lo transforma en materia vegetal. La cuestión es que nos estamos gastando millones en tecnologías sofisticadas teniendo una técnica como la vegetación que es bastante más barata. La cuestión es quien paga por sembrar vegetación para que capte CO2?, pues nadie. Cuánto del dinero que cobra el gobierno a los emisores de CO2 se dedica a promover la absorción de CO2 por las plantas?
    Cuanto a mejorar la salud de nuestros bosques? Nos gastamos en apagar los incendios, que son focos de producción de CO2, pero no en limpiar y mantener el monte para que sirva a la captura de CO2. Hay en España zonas con vegetación que deberían recibir una compensación por ser sumideros de CO2, pero nadie les da un euro. España ha pasado de ser un bosque inmenso, como nos relatan tratados históricos a ser lo contrario, un erial. No podíamos recuperar lo destruido…
    Hay otro sistema que es apretarse el cinturón por el clima que vamos a dejar en herencia. Disfrutar más de la Naturaleza que es de todos y para todos y menos de lo que es sólo para unos cuantos. En definitiva entender que el consumo de bienes materiales no da la felicidad.
    La energía es un problema actual, pero pronto lo será el agua y habrá tiros por ella… No hace mucho las piscinas eran públicas y muchos las disfrutábamos. Hoy en día cada casa que puede tiene una piscina y eso es un derroche de agua que nos va a pasar factura.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú