El heroísmo de pacotilla de las nuevas musas progresistas

Se llaman Greta Thunberg, Carola Rackete, Megan Rapinoe … Circulan con facilidad por el aire, las carreteras y los océanos en un mundo que, de cierta manera, les pertenece, para difundir la buena palabra. Hacen la primera página de los medios de comunicación, son llevados al firmamento por creadores de opinión “progresistas” (los llamados autoproclamados), cabezas de una armada improbable de la posmodernidad del buen pensamiento. Juegan al fútbol, guardan trofeos de prestigio, vuelan barcos, valientes supuestamente prohibidos, desafían a los poderosos del planeta (especialmente a los occidentales, es menos arriesgado) descubriéndolo aparentemente CO2 a simple vista, alertando sin Liberación sobre los peligros del calentamiento global, el sexismo, la homofobia, el racismo atávico del hombre blanco o alguna otra gran causa en la moda …

Estas musas posmodernas solo difundieron los clichés de la moral dominante. Estas figuras llevan peleas, convicciones, que son las del campo del Bien en la era políticamente correcta y es su derecho más absoluto: la abolición de las fronteras, la ecología, el neo-feminismo, las luchas por las minorías, el multiculturalismo, nada. Falta y todos los equipos de combate social están representados como un desfile. Sin embargo, mientras estas musas están, en su mayor parte, dotadas de habilidades y personalidades particulares, lo que las ha llevado a donde están, las modalidades de sus intervenciones y sus posiciones aparecen, bajo el pretexto de impertinencia, muy convencionales y no muy audaces a la luz de la moralidad ambiental y dominante de la cual solo difundieron tercamente los clichés.

En un discurso alucinante pronunciado durante el victorioso regreso del equipo de fútbol americano del que es capitana, en Nueva York este 10 de julio, Megane Rapinoe probablemente, además de su trofeo deportivo, también ganó el de celebridad compatible con el progresismo. rastrillar lo más ancho, para no perderse ninguna migaja de esta indigesta afirmación de pastel. Ella, que se había distinguido declarando con sutileza que no acudiría a “la puta de la Casa Blanca” en un gran momento de elegancia (que no era el sabor de muchos estadounidenses) o que aparentemente se niega a cantar el himno nacional, nunca deja de lado para adoptar las posturas que ofrecen la mayor cantidad de lecciones posibles: invitar a todos los televelistas a “ser mejores” (¿fútbol?), el jugador de Seattle, firmemente pegado a sus pequeños crampones , no dude en tomar todo el palo de su peregrino para defender a los homosexuales (que no sabíamos que aún eran perseguidos institucionalmente en los Estados Unidos), las diferentes comunidades que son tantos Gruyères para hacer Agujeros de un mercado lucrativo, para denunciar las bases naturalmente perversas y podridas de su país, y otras luchas o causas nobles que se descubren en marea baja.

La gran emoción de los valientes prohibidos es aquí sólo fachada pura que enmascara el vacío de un sistema que se autopromociona.

Uno se pregunta, sin embargo, sobre el verdadero nivel de valentía que requiere para que cualquier estrella se oponga públicamente al presidente Trump y retransmita el de un hombre blanco golpeándole el cuello. ¿No es esta hostilidad, por el contrario, un pasaje obligatorio? ¿No es al revés que sería particularmente peligroso y arriesgado? ¿Podemos imaginar el tratamiento mediático y la popularidad de cualquier celebridad que sea abiertamente pro-Trump u hostil a las olas incontroladas de la migración, o considerando que las luchas sociales han ido lo suficientemente lejos y que puede ser el momento de para dejar de histerizar y exacerbar las reivindicaciones de las minorías? Inmediatamente cosecharía el oprobio y su carrera sería prohibida. La originalidad, la transgresión de estas posturas vengativas, la gran emoción de los valientes prohibidos que representan son la fachada pura y enmascaran el vacío de un sistema que promueve autocomplacientemente. Estas posturas constituyen tanto la biblioteca rosa de la participación pública, sino también el sésamo indispensable para recoger la valiosa unción del mundo de los medios de comunicación que no es, como todo el mundo sabe, otorgada por el popular electorado de Donald Trump.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

En otro estilo, la joven (y ligeramente perturbadora) Greta Thunberg, claramente escapada de algún thriller escandinavo, no se queda fuera, cruzando el espacio europeo para crear conciencia sobre los efectos del calentamiento. Climáticas. Ella misma es objeto de una instrumentalización obvia por parte de su séquito y de algunos activistas ambientales e inversores expertos en el lavado de green que la empujan en el centro de atención, sin preocupación por preservar su juventud o su evidente fragilidad. Uno se pregunta, sin embargo, si es posible colocarnos de esta manera desde el punto de vista de la juventud para apelar a los adultos que son postulados a primera vista como  culpables, inconscientes e irresponsables , es tan audaz, tan arriesgado, tan peligroso, tan inconformista, en una sociedad donde se culpa sistemáticamente a los padres, cuando cualquier forma de autoridad y experiencia en la toma de decisiones es cuestionada, como se demuestra, por ejemplo, por la lógica teórica inherente a la reciente ley “anti-spanking”, que proviene precisamente del (todavía discutido) ejemplo de Suecia, que era naturalmente un precursor en esta área. La infantilización de la lucha social y el infantilismo social han ido de la mano durante unos cuarenta años: para la audacia, la novedad y la disrupción, será necesario planchar.

El “progresismo” funciona a través de una oposición maniquea entre el bien y el mal.

Carola Rackete, por su parte, los medios de comunicación capitana alemana del buque “humanitario” Sea Watch, que atracó por la fuerza en Lampedusa con la unción de todo el buen pensamiento europeo, tampoco se toma grandes riesgos para transmitir la línea autoritaria y dominante impuesto, por ejemplo, por el Tratado de Marrakech o por la vulgata de libre comercio en términos de aceptación de la inmigración descontrolada. Se trata de impugnar este último, que constituye una asunción de riesgos en vista de la moralidad del medio ambiente. Matteo Salvini es la forma más segura de ser notado, para atraer las simpatías del campo progresista, para cosechar de nuevo la unción y el reconocimiento. Esta es la garantía de una carrera mediática asegurada. No importa si se hace navegando por el negocio de contrabandistas y otros traficantes de carne humana y mano de obra de bajo costo: todos los medios serán buenos para establecer la vulgata de moda y el mercado que la acompaña.

Se sabe que el “progresismo” funciona en oposiciones binarias y maniqueas entre el bien y el mal. Este paradigma permite una simplificación del debate público, pero también una pronta estigmatización de aquellos cuyos puntos de vista desviados serán descalificados. Esta partición resumida entre los “deplorables” (como Hillary Clinton los llamó descaradamente) y también se refleja en los esquemas de dibujos animados de estas musas, que por lo tanto terminan pareciendo más productos de comercialización. Los nichos de mercado de los Guerreros de Justicia Social tienden a crear luchadores que, en última instancia, se asemejan a cabezas de góndola. Por lo tanto, apostemos a que serán igualmente reemplazables, a medida que evolucione el mercado de reclamaciones, o de acuerdo con el aire de los tiempos.

Article publicat a FIGAROVOX/TRIBUNE 12/07/2019

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú