fbpx

Individuos cometiempo (II)

Sí. Debemos reconocer que todos tenemos cosas que decir, y que a muchos de nosotros, sin ambages, nos gusta decirlas. Pero no confundamos explicar con acosar, parlotear con comunicar. La buena comunicación es aquella descentrada de nuestros propios intereses, que no solo parte de nosotros (el emisor), sino que tiene en cuenta –con consideración primaria– a aquel al que transmitimos nuestro mensaje (el receptor), con sus virtudes y sus defectos.

De acuerdo. Ciertamente, los hay que te lo ponen muy fácil, pero sabemos por experiencias pasadas de aquellas tercas que nunca caducan, que no nos faltarán nunca los individuos cometiempo –contratiempo, podemos decir ahora–, prepotentes envidiosos que, dada su incapacidad para lograr una empatía que no sea interesada y pringosa, tienes prácticamente por seguro que irán a matarte a ti para anular tu mensaje, tratando a destajo de imponerte a ti y a tu entorno (desde tu núcleo más cercano a tu círculo más lejano) su alternativa de alteridad nula, que no será tal porque de alteridad solo tendrá el nombre con que ellos osen designarse a sí mismos dicharacheando con su ego, y porque –por tanto– esa pretendida “alteridad” estará –fofa y ñoña, decíamos pringosa– centrada en sí mismos, con el fin de sembrar el caos tanto como puedan por doquier, y así luego, escupiendo su purulenta baba mocosa, salir ellos como los todopoderosos que dominan el fregado.

¡No te confundas! Quizás te parecerá que los hay que parecen angelitos de papel de seda, que huelen bien y tienen imagen de Gran Hermano, pero su ímpetu destructor –por muy sigiloso que sea– es propio de las cloacas infernales. Por eso debes estar atento con todas tus antenas encendidas, a fin de captar con anticipación y neutralizar los virus de las ondas electromagnéticas que, a tu mínimo descuido, son capaces de hacer caer el servicio hasta del todopoderoso Gran Hermano del metaverso 5G en su totalidad, generando la confusión, que sabes que es y será universal, tanto como la intensidad de las ondas le permitan.

Estate atento. Puestos a vigilar, te recomiendo insistentemente que no bajes nunca la guardia, porque los individuos cometiempo, si son de esos prepotentes envidiosos de que te hablo, son capaces de intentar su ataque desde mil y una fuentes, que procurarán convertir en torrentes desbocados a la mínima de cambio, en cuanto te cacen desprevenido y confiado. Eso es y será siempre así porque cuando el yo hace acto de presencia, tanto ellos como tú y como yo, tendemos a apegarnos a nuestro receptor encandilados por nuestro propio mensaje, considerándonos omnipotentes como el Dios todopoderoso que habita en los Cielos. Y eso es una debilidad humana a la que tendemos todos a causa de nuestra naturaleza caída desde Adán y Eva, y por tanto es siempre negativo, un ruido en toda la transmisión del mensaje de cabo a rabo, sea cual sea y de la naturaleza que sea.

Trata de mantenerles la mano tendida a esos pobres desgraciados, a pesar de todo: será tu vital testimonio. Sin embargo, sabemos ya de la dificultad de alcanzar la empatía con ellos, porque en esos casos centrípetos, especialmente cuando los arremolinan con la difamación, la comunicación deja de ser tal, y la confusión se impone… dejando vía libre y el terreno fértil a los individuos cometiempo prepotentes envidiosos. Serán así tu peor contratiempo. ¿No sería mejor que fluyera? Lo hablaremos la próxima semana, protegiéndonos de ellos. Por ahora, toma nota, que el tiempo apremia, y se nos acaba. ¿Sientes ya al Buen Espíritu que te inflama con su llamada? Sé osado. Sé valiente. Solo tú tienes la respuesta.

Individuos cometiempo (I)
Por ahora, toma nota, que el tiempo apremia, y se nos acaba. ¿Sientes ya al Buen Espíritu que te inflama con su llamada? Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.