fbpx

Inspección de Trabajo se prepara para detectar fraudes en los ERTE

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social se prepara para intensificar la campaña de detección de fraudes e irregularidades en los ERTE que ya empezó el 1 de junio. Como método disuasorio, Trabajo realizó un envío masivo de comunicaciones a las empresas que se han acogido a ERTE a causa del Covid-19. El organismo se centra sobretodo en los casos en las que trabajadores afectados por un ERTE no vuelvan a trabajar sin que se haya comunicado nada al SEPE. Si el ERTE ha suspendido sus contratos de trabajo o si ha reducido las jornadas laborales de las personas trabajadoras, controlarán que las mismas no trabajan fuera de la jornada establecida en el ERTE.

El 61,3% de las empresas españolas se había acogido a algún tipo de Expediente temporal de Regulación de Empleo (ERTE) antes de junio de 2020, según los datos del Informe del Mercado de Trabajo en España, elaborado por Infoempleo y Adecco. El tipo de ERTE más común ha sido el de suspensión total, solicitado para una parte (43,2%) o el total de la plantilla (29,2%). Sin embargo, el 20,3% de los profesionales afectados asegura que las empresas no han cumplido las condiciones pactadas en sus ERTE.

Consultados sobre el cumplimento de las condiciones pactadas en sus ERTE, dos de cada diez profesionales afectados aseguran haber trabajado sin salir del ERTE o haber hecho más horas de las acordadas. De los consultados , el 13,8% de los afectados ha sufrido entre un 25% y un 50% de la jornada; un 9,3% se vio incluido en una reducción de entre un 51% y un 70% de su horario laboral y otro 8,7% lo hizo con una reducción de entre un 10% y 24% de la jornada.

En la actualidad, los trabajadores afectados por un ERTE bajan por primera vez del millón. Más de 3,4 millones de empleos llegaron a estar en suspensión en los momentos más restrictivos del confinamiento. Desde ese abril el calor del verano, la época más prolífica tradicionalmente para las contrataciones, y una exigua temporada turística han acompañado este proceso de reactivación, en el que tres de cada cuatro ya se han reincorporado a sus puestos. Un total de 959.000 trabajadores continúan en ERTE en la segunda semana de agosto.

Una de las principales incógnitas que se ciernen sobre la estadística de los ERTE es cuántos de los trabajadores que actualmente están afectados saldrán de los mismos para acabar en el paro. El porcentaje de salidas a la inactividad, no de vuelta al empleo, se situaba a principios de agosto en el 5%; según datos ofrecidos por el ministerio de Escrivá. Es decir, prácticamente uno de cada 20 trabajadores afectados por un ERTE abandonaba el mismo para acabar en el desempleo.

Dicho porcentaje podría escalar una vez comiencen a salir el millón de trabajadores que continúan actualmente en ERTE y que, por sectores y debido a la acumulación de un mayor tiempo en la inactividad, pueden encontrar más dificultades para reengancharse a la actividad.

La hipotética cuarta prórroga de los ERTE del coronavirus, que actualmente negocian Gobierno, patronal y sindicatos con vistas al 30 de septiembre, condicionará la reactivación de parte de esas empresas.

Una de las principales incógnitas que se ciernen sobre la estadística de los ERTE es cuántos de los trabajadores que actualmente están afectados saldrán de los mismos para acabar en el paro Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.