fbpx

La Justicia en España es un cachondeo


Corría el año 1985 cuando el entonces Alcalde de Jerez de la Frontera (Cádiz) pronunciaba este exabrupto sobre la justicia en España es un cachondeo, a cuenta de una sentencia que paralizaba el derribo de una casa de Bertín Osborne que el Consistorio regido por Él había declarado ilegal y que, por tanto, debía derribarse.

Gracias a que 10 años después, el nuevo Código Penal, abolía el delito de desacato a los Jueces, esperamos no ser sancionados por este titular y este post, como lo fué el ex-alcalde por su opinión, con dos meses de arresto mayor, multa de dieciséis días e inhabilitación absoluta de seis años y un día…

Pero vayamos a lo nuestro. ¿Porqué decimos que la Justicia en España es un cachondeo? La semana pasada se conocía un nuevo fallo del tribunal supremo sobre los vientres de alquiler. En este, se establece textualmente que : el contrato «entraña un daño al interés superior del menor y una explotación de la mujer que son inaceptables».

«Ambos son tratados como meros objetos, no como personas dotadas de la dignidad propia de su condición de seres humanos y de los derechos fundamentales inherentes a esa dignidad».

Cualquier persona con un mínimo de sentido común y de conciencia se preguntará, ante sentencias como estas, como es posible que los tribunales en España defienda la dignidad como ser humano del menor, incluso cuando no ha nacido, claro, pues la sentencia es sobre vientres de alquiler y lo que hay dentro de un vientre es, efectivamente, un menor, que aún no ha alcanzado su primer año de edad.

El silencio del Tribunal Constitucional durante 12 años sobre el reconocimiento del derecho al aborto es injustificable. Máxime cuando hace unos días se ha reconocido, mediante sentencia del Tribunal Supremo, el derecho de los niños en el vientre de las madres a no ser tratados como objetos, a reconocer su dignidad. ¿Qué «cachondeo» es este? 

Desmonta así el Alto tribunal las «sesudas» reflexiones de la ilustre Ministra Bibiana Aido, «miembra» del tristemente célebre Gobierno Zapatero, que sostenía que lo que hay en el vientre materno es un ser, pero no necesariamente humano.

Suponemos que los millones de Españoles que se mantienen indiferentes ante el asesinato de casi 100.000 niños al año habrán caído en esas ridículas tesis y que por desinterés intelectual, las habrán asumido como propias, para así no tener que significarse ante el mayor holocausto de nuestras sociedades modernas (son mas de 40 millones de niños los que se abortan cada año en nuestro planeta).

Pero he aquí que los insignes miembros de nuestro Tribunal Constitucional no son simples españoles de a pie. Ellos si tienen la obligación efectiva de pronunciarse sobre las cuestiones que se plantean ante el alto Tribunal. Y he aquí que llevan la friolera de 12 años sin pronunciarse sobre el recurso de inconstitucionalidad de la Ley que convirtió el Aborto en un «derecho» en España.

Una actitud a caballo entre la dejadez de funciones y la falta de respeto absoluto al pueblo español y a los mas de un millón de niños sacrificados desde entonces y, por supuesto, muy cercana a la prevaricación administrativa, si se demostrara que esos retrasos permanentes en sus pronunciamientos no pueden justificarse de forma objetiva.

Así que, en pleno 2022, nos encontramos que, por un lado, nuestro ordenamiento jurídico sigue manteniendo en vigor el reconocimiento del derecho a la vida (1978) y los derechos del nasciturus (1985); por otro lado, se ha reconocido el derecho (desde 2010) de las madres a matar a sus hijos sin motivo alguno durante las primeras 14 semanas, y hasta la semana 21 en caso de «aborto terapéutico». Y para finalizar, se reconoce y protege la dignidad de un ser humano gestante, en el vientre de su madre, a no ser tratado como objeto (2022).

Así que, llegados al final de este post, no podemos terminarlo de otra forma que como lo empezábamos: ¿Puede alguien dudar, a estas alturas, que en España, la Justicia es un cachondeo?

Desmonta así el Alto tribunal las sesudas reflexiones de la ilustre Ministra Bibiana Aido, miembra del tristemente célebre Gobierno Zapatero Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.