La vulnerabilidad de los niños, ¿qué necesitan realmente?

¿Qué necesitan realmente los niños para evitar situaciones de vulnerabilidad?, ¿cuál es el futuro de las familias que viven en condiciones precarias? El informe ‘What do Children Really Need?’, publicado el pasado 29 de octubre por el Social Trends Institute, plantea estas cuestiones y dibuja un escenario de posibles respuestas.

Del informe se pueden deducir algunas conclusiones: los hijos de familias monoparentales y los de las familias numerosas son los que corren mayor riesgo de vulnerabilidad. También lo son los que provienen de familias que incluyen personas dependientes y de las formadas por inmigrantes u otras minorías.

Estas afirmaciones son el resultado de un nuevo análisis de los resultados de un estudio del 7º Programa Marco de la Unión Europea “Families And Societies – Changing families and sustainable societies” (“Familias y sociedades – Familias cambiantes y sociedades sostenibles”, sobre el futuro de las familias en situaciones vulnerables.

Los objetivos del proyecto incluían investigar la diversidad de situaciones familiares en Europa y contribuir a formular políticas que ayuden a reconducir situaciones de vulnerabilidad familiar. Asimismo, se trataba de informar a los responsables políticos sobre los posibles desarrollos y su impacto potencial en las necesidades familiares y el bienestar familiar a largo plazo.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia
Las familias monoparentales corren un mayor riesgo de vulnerabilidad

Las familias monoparentales corren un mayor riesgo de vulnerabilidad

Las familias más vulnerables

Las primeras cuestiones que analizaba el programa eran los desafíos más importantes para las familias y los responsables políticos en el futuro. En ese sentido, la vulnerabilidad era un aspecto clave, ya que determina el bienestar futuro de las familias, sobre todo el de los niños criados en esas familias.

Como señala el informe, “la vulnerabilidad es multidimensional y comprende al menos cuatro dimensiones diferentes: económica, psicológica, física y social”. Y, una de sus conclusiones era que “aunque no hay tipos de familias que sean inevitablemente vulnerables, algunos tipos de familias específicas tienen más riesgo de estar en situaciones vulnerables que otros”.

“En primer lugar, los expertos nombraron las familias monoparentales. En toda Europa, los hogares monoparentales corren más riesgo de pobreza y exclusión social que la población promedio. Es extremadamente difícil para ellos combinar la vida familiar con un empleo remunerado”.

En segundo lugar, otro de los perfiles de familias que corren un gran riesgo son las familias numerosas con muchos hijos. “Los costos, los requisitos de tiempo y las consecuencias de muchos problemas aumentan con la cantidad de niños. El equilibrio trabajo-familia se vuelve más difícil”, añade el informe.

También se incluyen como familias de riesgo de pobreza y/o exclusión social aquellas con familiares dependientes o las que pertenecen a grupos de inmigrantes u otras minorías.

“La mayoría de ellos sufren problemas bastante específicos, aunque un tipo de vulnerabilidad puede llevar a otros. Finalmente, los niños sin familia (huérfanos) también deben ser mencionados”, dice el informe.

Al respecto, “el apoyo de otros es esencial en situaciones vulnerables. Esto es cierto para todas las situaciones familiares y las familias monoparentales en particular. La vulnerabilidad social solo puede minimizarse mejorando la comunicación y maximizando la solidaridad entre las personas. Esto también es válido para las familias inmigrantes y los solicitantes de asilo. Los niños y las familias que han huido de sus países de origen debido a la discriminación, la violencia y/o la persecución se encuentran en situaciones vulnerables”, advierte el estudio.

En relación a todo lo anterior, un elemento clave en la situación de vulnerabilidad de los niños es la separación. La ruptura de la pareja suele ir acompañada de una serie de problemas socioeconómicos en los que los niños se llevan la peor parte.

“La vulnerabilidad de las familias con hijos también podría aumentar porque la maternidad soltera a menudo conlleva vulnerabilidad”, puntualiza el informe.

Por otra parte, “los hallazgos demostraron que las mujeres menos educadas experimentan un aumento más fuerte en la inestabilidad de la unión, más períodos de paternidad solitaria y, por lo tanto, un mayor tiempo en general como madres solteras que en las mujeres con mayor nivel educativo”, agrega.

La ruptura de la pareja es un elemento clave en la vulnerabilidad de los niños

La ruptura de la pareja es un elemento clave en la vulnerabilidad de los niños

Algunas conclusiones y recomendaciones

A continuación, el informe llega a una serie de conclusiones y hace algunas recomendaciones para paliar los efectos de la vulnerabilidad en las familias.

“Ser vulnerable se refiere a una situación con un mayor riesgo de quedar en desventaja, […] de incapacidad para enfrentar los desafíos o, en otras palabras, de la falta de recursos para abordar los problemas futuros”.

Al respecto, “las políticas que ayudan a las familias a evitar tales situaciones o ayudarlas a dejar atrás tales situaciones pueden reducir la vulnerabilidad”, dado que “uno de los principales desafíos para los estados de bienestar modernos es la reproducción continua de la desigualdad y la vulnerabilidad de una generación a otra”.

Los responsables del informe consideran asimismo “la educación, el empleo y la creación de una sociedad más amigable para las familias como indispensable para apoyar a las familias vulnerables y proteger a los niños que viven dentro de ellas”.

De hecho, “si bien las transferencias financieras son necesarias para atender las necesidades más urgentes de las familias vulnerables, por sí solas no resuelven el problema de la reproducción de la vulnerabilidad”.

Al mismo tiempo, “una mayor participación de las mujeres en el trabajo remunerado tiene un impacto positivo en los ingresos familiares y mejora la situación de las mujeres en términos de independencia financiera, también con respecto a sus futuras pensiones”.

“Sin lugares de trabajo amigables para la familia y cuidado de niños suficiente, y sin cambios en la percepción del rol de los hombres, las mujeres pueden correr el riesgo de estar sobrecargadas, dado el aumento de la presión para hacer todo lo posible tanto en el papel de madre como en el de empleada”, señala el informe.

“Una mayor participación de la fuerza laboral femenina supondría ventajas económicas para las propias mujeres, la familia y la sociedad en general (crecimiento del PIB)”.

Apoyar la participación activa del progenitor en la vida de sus hijos beneficia a la familia

Apoyar la participación activa del progenitor en la vida de sus hijos beneficia a la familia

La figura del padre, necesaria

El estudio hace mención a algo sobre lo que ya hemos informado en otras ocasiones, la necesidad de potenciar la figura del padre como una herramienta de bienestar para los niños y la sociedad. “La participación de los hombres en el cuidado de los niños se percibió como beneficiosa para los niños y los padres”, destaca.

Como recordaban recientemente las conclusiones de la reunión de expertos ‘Elevating Fatherhood’ (‘Elevando la paternidad’), apoyar la participación activa del progenitor en la vida de sus hijos beneficia a la familia, los hogares y la productividad de las personas. Hay que “seguir fortaleciendo la paternidad y todos sus beneficios”, recomendaban.

El informe del Social Trends Institute continúa señalando que “un punto final que resalta el beneficio de un mayor número de arreglos igualitarios de género se puede ver en el hecho de que en la actualidad, los niños generalmente permanecen con sus madres después de la separación de los padres”.

Los expertos destacan también la relevancia del equilibrio trabajo-familia para evitar estados vulnerables. En este sentido, van mucho más allá del cuidado de los niños y otras medidas políticas “clásicas”, e insisten en la necesidad de que los padres encuentren tiempo para los niños y sus necesidades.

“Un futuro mejor para los niños requiere medios financieros seguros y tiempo para que los padres estén allí para sus hijos. El equilibrio entre el trabajo y la familia que no tuvo éxito significa que faltan uno o ambos”, advierten.

Medidas políticas desde la perspectiva de las familias

Dentro de las recomendaciones, el informe recuerda que “las políticas familiares a menudo carecen de un marco de políticas coherente e integrado”.

“Para que las medidas políticas sean efectivas, su aceptación por parte de los padres es crucial. La aceptación incluye que las medidas políticas deben evaluarse desde la perspectiva de las familias, considerando su bienestar y vulnerabilidad”, añade.

“Además, las políticas recientemente introducidas deben explicarse y promoverse al público, ya que podría ser que no todos los padres estén conscientes de sus beneficios, en particular, si una medida específica es parte de una estrategia de integración”.

Al final de su informe, el Social Trends Institute considera que “en la actualidad, los índices construidos y seguidos por Eurostat pueden usarse para monitorear los riesgos de pobreza (y exclusión social) y, por lo tanto, principalmente vulnerabilidad económica”.

“La culminación de desventajas puede ser particularmente problemática (e injusta) si las diferencias existentes se manifiestan a lo largo de generaciones, con consecuencias para la sociedad en general. Por ejemplo, la creciente desigualdad resultante de las crecientes desventajas para las clases más bajas podría ser perjudicial para el crecimiento económico”, concluye el informe.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú