fbpx

Las cápsulas del monje para enclaustrados (6)

Cada uno somos una elección particular, una obra del buen Dios hecha ex profeso.

Alguien escribió: «Nuestros padres querían un niño o una niña. Solo Dios te ha querido a ti». A pesar de la dureza, a trechos, de la vida, ¿estamos suficientemente contentos de vivir?

¿Nos damos cuenta de que mirar, reír, sentir, soñar, gozar, oír, amar, pensar, querer, saborear, saltar… son ya una maravilla divina?

¡Divino azar! Dijo un ateo. No sabía que Dios tiene muchos nombres, y el diablo, también. El más terrorífico es «Y si…»

Las cápsulas del monje (5)

Nuestros padres querían un niño o una niña. Solo Dios te ha querido a ti Clic para tuitear

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.