La Ley de eutanasia llega a España cuando las muertes por suicidio triplican las de accidente de coche

Muchas son los dimensiones y las capas que se pueden extraer de la Ley de eutanasia, la indefensión de los enfermos, el arrinconamiento de los cuidados paliativos, la violación de la vida desde su origen hasta su fin natural… pero hay una cuestión que se habla poco: la legalización de una práctica, la del suicidio, que ha crecido incrementalmente en los últimos años hasta cotas inimaginables.

La Ley de eutanasia llega cuando la media de suicidios anuales ha crecido hasta triplicarse en los últimos 40 años en España. Si en 1980 se suicidaban 1.652 personas, en 1990 eran 2.939, en 2000 eran 3.393, en 2010 eran 3.158 y en 2019, último año del que se tienen datos, eran 3.671 las personas que acababan con su vida por medio de un suicidio.

suicidio

El suicidio esconde una pandemia que no tiene que ver con virus exóticos, si no con soledad, incomprensión y una sociedad cada vez más desvinculada, una pandemia como la de la depresión.

Una pandemia que azota las sociedades modernas, especialmente entre los hombres. De las 3.671 víctimas de suicidio en 2019, 900 fueron mujeres y 2.771 fueron hombres. Es una proporción que se correlaciona a lo largo del tiempo.

El suicidio y una Ley de eutanasia que lo espolea

La Ley de eutanasia, aprobada por el Gobierno el pasado mes de marzo espolea esta pandemia y, lejos de encontrar soluciones al fenómeno de la depresión, le ofrece una solución patética: dar cobertura legal a la consecuencia de un fracaso para la sociedad: la decisión de suicidarse.

Además, lejos de ser un fenómeno ampliamente analizado y comunicado en los medios de comunicación. Se trata de una pandemia silenciosa y silenciada.

Por ponerlo en perspectiva, el mismo año 2019, en el que 3.671 españoles se suicidaron, según la DGT, 1.236 españoles perdían la vida en las carreteras españoles como consecuencia de accidentes de tráfico. Es decir, dos veces menos españoles morían por accidentes de coche que por suicidio.

Sin embargo, la percepción de la sociedad es que las carreteras españolas se cobran más vidas que el suicidio. Además, difícilmente se verán campañas de concienciación sobre la depresión, mientras que son famosas las campañas anuales de la DGT para prevenir accidentes. 

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

La respuesta del Gobierno: leyes y sanciones cada vez más restrictivas con los conductores y la Ley de la eutanasia, que legitima la consecuencia de una sociedad fracasada: la pandemia de la depresión, la pandemia del suicidio institucionalizado.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • María del Pilar
    23 julio, 2021 01:20

    – Los ciudadanos somos los que pagamos el sueldo a los politicos, que son los que hacen las leyes. Esto es real.
    – Los ciudadanos somos los que pagamos los impuestos, cada vez más altos. Esto es real.
    – Los ciudadanos somos los que sufrimos las consecuencias de todo esto. Esto tambien es real.
    – los ciudadanos, somos los que elegimos a los gobernantes. Esto es en teoría.
    Algo estamos dejando de hacer…o somos tan tontos que pagamos a unos gobernantes que nos explotan economicamente, que nos acribillan a impuestos (los más altos de la Comunidad Economica Europea) y que además sacan leyes para asesinarnos “con la milonga de la buena muerte” ¿me he perdido algo… o es que la gente en este bendito pais no piensa en nada…?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú