El movimiento ‘destransicionador’: de mujer a hombre y, de nuevo, a mujer

Basar la concepción propia de la sexualidad en el deseo y la autopercepción personal arroja episodios cuanto menos sorprendentes. Eso es lo que proponen las teorías de género y es el caso de Carol, la mujer que quiso ser hombre para regresar a ser mujer y que representa el movimiento ‘destransicionador’.

Los medios de comunicación se han fijado en el caso de Carol, ciudadana de la California rural. Una manera de sensibilizar a la audiencia sobre este fenómeno, personalizándolo.

Carol, tras una doble mastectomía y unos meses de tratamiento con testosterona (que le proporcionó vello facial y una voz grave) tenía apariencia de hombre.

Sin embargo, Carol no tardó en sentirse desdichada como hombre trans. En un primer momento, la testosterona, que empezó a inyectarse a los 34 años, le había subido el ánimo y los niveles de energía. Sin embargo, al cabo de dos años también empezó a sufrir unos efectos secundarios espantosos. La atrofia vaginal y uterina (que puede hacer que los tejidos se agrieten y sangren) era «dolorosísima». Le aumentaron los niveles de colesterol y comenzó a tener palpitaciones. Estaba tan nerviosa que padecía ataques de pánico.

El movimiento ‘destransicionador’

Así que Carol continuó con su pesadilla tomando antidepresivos, y funcionaron. «Fue un momento de iluminación», cuenta. «Vi de pronto que lo que necesitaba eran los antidepresivos, no la transición». Se dio cuenta de que la denominada disforia de género no la convertía, en la práctica, en hombre.

Hace casi tres años, tras cuatro como hombre trans, Carol se convirtió en «destransicionadora», también conocido como movimiento ‘destransicionador’: alguien que ha tomado hormonas del sexo opuesto o se ha operado (o ha hecho ambas cosas) y que luego se ha dado cuenta de que todo ello ha sido un error.

Este episodio ilustra los peligros de un modelo de atención afirmativa de género que acepta el autodiagnóstico de los pacientes que dicen ser trans y que en Estados Unidos es hoy la práctica habitual en el campo de la medicina transgénero.

Según una encuesta reciente realizada por la doctora e investigadora Lisa Littman a 100 personas destransicionadoras (69 de las cuales eran mujeres), la mayoría sentía que no había recibido una evaluación adecuada antes del tratamiento. Casi una cuarta parte afirmó que la homofobia o la dificultad para aceptar que eran homosexuales la había llevado a la transición; el 38% consideraba que su disforia de género estaba causada por un trauma, un abuso o un problema de salud mental.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Lástima que esta visión no la tuviese antes de someterse a tamañas mutilaciones y hormonaciones que la han dejado, en lo físico y en lo mental, hecha un pingajo.
    Lo malo es que nadie le advirtió que el problema no lo tenía en su cuerpo de mujer, sino en su personalidad. Nadie le propuso una terapia para adecuar su mente a su cuerpo, porque esto, que es de sentido común, está prohibido y perseguido por la ideología Trans de que está impregnado el gobierno que representa al sector progresón de la sociedad. Por contra, le aplicaron la terapia corporal trans, la cual, a pesar de ser una aberración, no solo está permitida sino fomentada por el gobierno y aplaudida por la progresonía que le vota.
    Sin embargo, y como ya era de prever, la experiencia, desgraciada, de esta transexualidad corporal ha modificado la mente de Carol, que ahora le pide volver al cuerpo de antes, como si fuese posible.
    El sentido del movimiento Trans es provocar su sentido contrario o movimiento Destrans. Un proceso absurdo. Y grotesco en sus resultados. La cosa daría risa si no fuese por el daño que causan a personas inocentes que no se merecen que se las utilice para llevar a la práctica una teoría, la de género, que es de una transcendental estupidez.
    Si hay algo que en la actualidad es asimilable a las experimentaciones médicas que el nazismo practicaba sobre cuerpos humanos, son estas transformaciones sexuales. Que las actuales sean voluntarias y bajo régimen democrático no cambia en nada sus nefastos resultados, ni su falta de respeto a la dignidad humana y personal de las víctimas.

    Responder
  • 👏👏👏👏Bien dicho estimado Diógenes!!👏👏👏

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú