La ONU alarma de la tendencia de la eutanasia basada en discapacidad o vejez

Los expertos en derechos humanos de la ONU han expresado su alarma por una tendencia creciente de promulgar leyes que permitan el acceso a la eutanasia basada en gran parte en tener una discapacidad o condiciones de discapacidad, incluso en la vejez.

“Todos aceptamos que nunca podría ser una decisión bien razonada que una persona que pertenece a cualquier otro grupo protegido, ya sea una minoría racial, de género o minorías sexuales, ponga fin a su vida porque experimenta sufrimiento debido a su condición”, afirmaron los expertos.

Y prosiguen, “la discapacidad nunca debe ser un motivo o una justificación para poner fin a la vida de alguien, directa o indirectamente”.

Precisamente, España se encuentra sumida en un proceso avanzado de legalización de la eutanasia propuesta por el Gobierno socialista y de Podemos, que cristaliza en la Ley de Eutanasia.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Tales disposiciones legislativas institucionalizarían y autorizarían legalmente la capacidad y violarían directamente el artículo 10 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad, que requiere que los Estados garanticen que las personas con discapacidad puedan disfrutar efectivamente de su derecho inherente a la vida en igualdad de condiciones con los demás.

Los expertos dijeron que cuando las intervenciones para el final de la vida se normalizan para las personas que no tienen una enfermedad terminal o que sufren al final de sus vidas, tales disposiciones legislativas tienden a basarse en suposiciones de capacitadores sobre la “calidad de vida” inherente o “valor” de la vida de una persona con discapacidad.

“Estos supuestos, que se basan en la discapacidad y los estereotipos asociados, han sido rechazados de manera decisiva por la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad. La discapacidad no es una carga ni un déficit de la persona. Es un aspecto universal de la condición humana”, explican.

“Bajo ninguna circunstancia -prosiguen- la ley debe prever que podría ser una decisión bien motivada para una persona discapacitada que no se muere por poner fin a su vida con el apoyo del Estado”.

Los expertos dijeron que incluso cuando el acceso a la asistencia médica en caso de muerte está restringido a quienes se encuentran al final de la vida o con una enfermedad terminal, las personas con discapacidad, las personas mayores, y especialmente las personas mayores con discapacidad, pueden sentirse sutilmente presionadas para poner fin a sus vidas prematuramente. debido a las barreras de actitud, así como a la falta de servicios y apoyo adecuados.

“La proporción de personas con discapacidad que viven en la pobreza es significativamente mayor, y en algunos países el doble, que la de personas sin discapacidad”, dijeron. “Las personas con discapacidad condenadas a vivir en la pobreza por falta de una protección social adecuada pueden decidir poner fin a su vida como un gesto de desesperación. En contraste con el legado de desventajas acumuladas, difícilmente podría decirse que su ‘arquitectura de elección’ no presenta problemas “.

Los expertos también expresaron preocupación por la falta de participación de las personas con discapacidad, así como de sus organizaciones representativas, en la redacción de dichas legislaciones sobre la eutanasia. “Es primordial que se escuchen las voces de las personas con discapacidad de todas las edades y procedencias cuando se redactan leyes, políticas y regulaciones que afectan sus derechos, y especialmente cuando hablamos del derecho a la vida”, dijeron.

“Asegurar que las personas con discapacidad y sus organizaciones representativas participen de manera significativa en los procesos legislativos clave que les afectan, incluso con respecto a la muerte asistida, es un componente clave de las obligaciones de los Estados de promover, proteger y cumplir los derechos humanos y respetar el derecho de todos a la vida en un base igual”, concluyen.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Nadie tiene derecho a decidir la muerte de otro, ni yo misma…la vida se me ha regalado y solo Dios puede pedirmela, nadie más.
    Si de la ONU vienen todas estas leyes…¿como es que ahora dicen esto…? ¿Es hipocresía o…? no lo entiendo. Puede que sean distintas comisiones, pero porqué no se ciñen alos diez mandamientos de la ley de Dios, se evitarían muchas malas interperetaciones y de paso, al final de sus vidas irián a un lugar menos caluroso, la Vida Eterna es para todos, pero somos libres de elegir…Dios quiso que fuera así.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú