Sacerdotes alemanes desafían al Vaticano y bendicen uniones homosexuales

Decenas de sacerdotes alemanes presidieron públicamente ceremonias de bendición el lunes de “amantes” en “uniones comprometidas”, incluidas las uniones del mismo sexo, rechazadas explícitamente por la fe católica, desafiando un decreto reciente que la oficina doctrinal del Vaticano había emitido con el plácet del Papa Francisco.

El llamado movimiento “Liebe Gewinnt” (“El amor gana”) surge en respuesta a un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, que decía que la Iglesia no tiene poder para bendecir “uniones de personas del mismo sexo . ”

Bendiciones de las uniones del mismo sexo ilícitas

El documento -técnicamente, una respuesta a un dubium, o pregunta, con una “nota explicativa”- fue aprobado específicamente por el Papa Francisco y publicado el 15 de marzo. Establece que “no es lícito impartir una bendición a las relaciones, o parejas, incluso estables, que impliquen actividad sexual fuera del matrimonio […] como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”.

La Congregación para la Doctrina de la Fe agrega que las uniones homosexuales no pueden ser bendecidas “porque constituirían una cierta imagen o análogo” del matrimonio, “mientras que, de hecho, ‘no hay absolutamente ninguna base para considerar que las uniones homosexuales sean de ninguna manera similares o ni siquiera remotamente análogas a El plan de Dios para el matrimonio y la familia ‘”(citando la exhortación apostólica Amoris laetitia del Papa Francisco).

La Congregación insiste en que la imposibilidad de bendecir las uniones entre personas del mismo sexo no es “una forma de discriminación injusta, sino más bien un recordatorio de la verdad del rito litúrgico y de la naturaleza misma de los sacramentales, tal como los entiende la Iglesia”.

Los organizadores de “Love Wins” describen la posición de la Iglesia como “una bofetada para las personas de todo el mundo” que se encuentran en relaciones que no son aprobadas por la Iglesia. “También es una bofetada para todos los pastores y teólogos, que prometen a las personas la bendición de Dios, que solo Dios da, en situaciones decisivas de sus vidas”. La declaración lamenta que tales bendiciones normalmente se otorguen en secreto por sacerdotes alemanes.

Los organizadores eligieron el 10 de mayo para posicionarse públicamente contra la Iglesia ofreciendo servicios de bendición en toda Alemania. El 10 de mayo se observa en algunas tradiciones litúrgicas como un memorial de Noé. En la historia del Arca de Noé, Dios coloca un arco iris en el cielo como señal de Su pacto con la humanidad; el arco iris, con su diversidad de colores, se ha convertido en un símbolo prominente del movimiento LGBT.

El sitio web “Love Wins” invita a las personas a “pedir la bendición de Dios para todos los amantes en numerosos servicios religiosos” y a realizar servicios de bendición en varios lugares. “Las parejas que participan”, dice, “deben recibir la bendición que Dios quiere darles, sin ningún secreto”.

Numerosas voces católicas en Alemania, incluida la poderosa organización laica, el Comité Central de Católicos Alemanes (conocido por sus iniciales en alemán como ZdK), expresaron su aprobación a la iniciativa “El amor gana”. En un comunicado a Associated Press, la portavoz de asuntos familiares de ZdK, Birgit Mock, dijo: “Estas son celebraciones de adoración en las que la gente expresa a Dios lo que los mueve”. Insistió en que la Iglesia necesita “cambios sistemáticos, también en lo que respecta a una reevaluación de la moralidad eclesiástica de la sexualidad”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Sin embargo, en declaraciones citadas por la agencia de noticias del Vaticano, el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el obispo Georg Bätzing de Limberg, dijo que el movimiento “no era una señal útil o un camino a seguir”, y argumentó que las bendiciones litúrgicas “no son un herramienta adecuada para manifestaciones político-eclesiales o actos de protesta”.

En un movimiento inusual, el artículo de Vatican News también señaló las críticas del obispo Bätzing a la respuesta de la CDF sobre la posibilidad de bendecir las uniones entre personas del mismo sexo. Haciendo eco de Mock, el obispo Bätzing describió la necesidad de “una reevaluación de las uniones homosexuales y un mayor desarrollo de la moral sexual de la Iglesia”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

5 Comentarios. Dejar nuevo

  • Juan Messerschmidt
    13 mayo, 2021 05:16

    En realidad, la “acción” de estos grupos de personas supuestamente católicas (tanto religiosas como laicas) no sólo es una defensa de la homosexualidad como práctica sexual normal y moralmente irreprochable, sino también, y ello tiene en el fondo aún más relevancia, la reivindicación de la autoridad doctrinal para grupos “de base”; lo que prácticamente supone derogar los principios de jerarquía y de magisterio en el seno de la Iglesia. Se trata de un movimiento que se presenta como “democrático” y opuesto a la “autocracia” papal. En el fondo, es consecuencia de la descentralización y del proceso de refuerzo de la estructura sinodal. Lo curioso es que los que promueven de este modo una “democratización” de la Iglesia se otorgan a sí mismos un poder que nadie les ha dado y pretenden representar a una supuesta mayoría que jamás ha delegado nada en ellos. Por otra parte, demuestran una inmensa confusión e ignorancia, no sólo teológica, sino filosófica en general, al pretender instaurar en el ámbito de la religión un sistema que puede ser válido en la política, pero que de ningún modo puede ser extrapolado a todos los campos de la vida social sin más: la democracia. ¿Puede alguien imaginar que intentáramos aplicar, por ejemplo, principios químicos a la religión, a la política, a la pedagogía, al arte? ¿O al revés, que se quisiera implantar criterios democráticos en la ciencia química? En un cuento de hadas algo satírico, el escritor alemán Clemens Brentano narraba una absurda revolución en la que, en nombre de la libertad, se rompe hasta la cadena que, a la entrada de una posada, ata a un sacabotas de madera, para así “liberarlo” de su servidumbre (lo cual en alemán tiene un sentido aún más “revolucionario”, pues sacabotas se llama “Stiefelknecht”, literalmente “siervo de bota”). Ya hace dos siglos Brentano veía claro el sinsentido de convertir un sistema político (imperfecta, perecedera creación humana aun cuando apreciemos sus virtudes) en una pseudorreligión, en un ente máximo y absoluto. Dios no es demócrata, no puede serlo, está por encima de toda contingencia mundana; la democracia es sólo un sistema político entre otros y, por mucho que la apreciemos y creamos que es el mejor posible, no tiene de ningún modo la calidad de sagrada. Lo cual no afecta para nada a la democracia en el ámbito político. La democracia, como toda creación humana, es relativa y en su mismo funcionamiento pone continuamente de relieve la relatividad de las opiniones humanas: hacer de ella un ente absoluto es aberrante. Para los promotores del movimiento aquí comentado, la democracia está por encima de la ley divina, y ellos mismos, sin la autorización de la hipotética mayoría, se convierten en sus representantes en nombre de esa misma “democracia” convertida en ídolo, en becerro de oro. Es difícil imaginar una confusión y una ignorancia mayores. Pero la cosa no queda ahí. Relacionar el arco iris que anuncia a Noé el fin del diluvio con el símbolo del movimiento homosexual (y de “género” nombrado generalmente por unas siglas que requieren medio alfabeto) es un inmenso disparate y un contrasentido. Precisamente Noé recoge en su arca parejas de ambos sexos de todas las especies, empezando por sus propios hijos y cónyuges, con el fin de que por medio de uniones heterosexuales, eviten su extinción. Podría decirse que es el primer protector de la biodiversidad, del cual en ese sentido tenemos muchísimo que aprender. En todo caso, la homosexualidad, considerada biológicamente, es todo lo contrario de la fertilidad: la unión homosexual es necesariamente infecunda.
    A la confusión, la ignorancia, la falta de un verdadero fundamento de fe se une el mal ejemplo dado demasiado a menudo por la jerarquía y buena parte de los religiosos y la complicidad o la pasividad de muchos otros. No son éstos argumentos que justifiquen ningún desvarío, pero sí factores que injusta pero inevitablemente desprestigian a la tradición, debilitan la fe y empujan a muchos a creencias y actitudes erróneas.
    No se trata de maltratar de ningún modo a los homosexuales como personas, sino de no bendecir su homosexualidad. Un vanidoso no pierde por serlo su calidad de católico, ni sus derechos y obligaciones, ni su dignidad individual, ni una bendición si la quiere; pero lo que nadie puede esperar es que se bendiga su vanidad, por mucho que esta forme parte de su personalidad, su carácter, su manera de ser y sentir, etc. Confundir esa vanidad con la legítima autoestima de una persona, es lo mismo que confundir amor en su buen sentido con la práctica de la homosexualidad, al menos dentro de la Iglesia Católica. Quien quiera formar parte de ella (cosa que nadie “debe”) tiene que coincidir con sus principios fundamentales o, como mínimo, estar dispuesto a intentar aceptarlos disciplinadamente aunque le cueste y falle a menudo. La actitud del Comité de los Católicos Alemanes y la misma tibieza de la Conferencia Episcopal son muy lamentables, no sólo por lo que respecta a este hecho en sí y a este punto concreto de la doctrina católica, sino porque socavan la concordia y la unidad de la Iglesia, la debilitan y, lo peor de todo, en más de un aspecto son un ataque frontal contra la Verdad revelada. Cuesta mucho creer que detrás de todo esto haya solamente personas de buena voluntad desorientadas, ignorantes, confundidas… La destrucción es demasiado grande para que sólo se trate de un malentendido sin intención de hacer daño.

    Responder
  • ¿Bendecirían a una pareja se madre e hijo? ¿De padre e hija? ¿A una pareja de hermanos?. ¿Por qué no?. Tan raro o no raro es una pareja de hombres o de mujeres como una de las parejas aquí mencionadas. ¿No dicen que todo es amor? ¿Por qué no aceptar una pareja de madre e hijo?.

    Responder
    • Silveri Garrell
      14 mayo, 2021 06:33

      No se bendice a la pareja de lo que sea, esto es la trampa engañosa. Se bendice la relación sexual de pareja, en este caso se menciona “matrimonio” porque define muy bien lo que significa. Si se tratara de bendecir personas o grupos se pude practicar la bendición en masa, no en parejas. Se puede bendecir a una comunidad de monjas que viven juntas por ejemplo siempre que no se bendiga en pareja sinó en grupo.

      Responder
  • […] un centenar de templos parroquiales de Alemania han impartido a lo largo de esta semana bendiciones a parejas homosexuales. Lo han hecho de una forma programada, como una campaña que ha incorporado el ondear banderas del […]

    Responder
  • […] un centenar de templos parroquiales de Alemania han impartido a lo largo de esta semana bendiciones a parejas homosexuales. Lo han hecho de una forma programada, como una campaña que ha incorporado el ondear banderas del […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú