Ellie Goldstein, modelo con síndrome de Down: el último ejemplo de la hipocresía del aborto

Ellie Goldstein, modelo de 18 años con síndrome de Down, es el último ejemplo hipócrita de las sociedades modernas que, por un lado, abortan a estas personas y, por otro, los muestran como ejemplos de voluntad y esfuerzo.

Ellie Goldstein ha aparecido en numerosas portadas de medios de comunicación que ponen en valor su historia. La joven de 18 años ha sido recientemente la cara de una campaña de belleza no convencional de Gucci, convirtiéndola en la primera modelo con síndrome de Down en posar para la marca de lujo.

“Se siente tan increíble y fabuloso ser parte de la campaña Gucci Beauty”, dijo Goldstein a British Vogue. “Me siento muy orgulloso de mí misma, especialmente de haber sido elegida para esto”.

La campaña fue una iniciativa lanzada por Gucci Beauty y Photo Vogue Festival en Instagram a principios de este año. Goldstein fue una de varias modelos seleccionadas para aparecer en una sesión editorial digital para Gucci Beauty y Vogue Italia, en la que modeló la nueva máscara de pestañas Gucci L’Obscur.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Los medios de comunicación hablan de Ellie Goldstein como una persona que rompe los prejuicios en el mundo de la moda y derriba barreras y fomentando la conciencia y la representación de las personas con discapacidad con su trabajo.

Sin embargo, muchas de estas plataformas, medios de comunicación y personajes que dan voz a esta historia incurren en una profunda contradicción: son favorables al aborto.

Ellie Goldstein y el aborto

En España se puede abortar a bebés por nacer con síndrome de Down. Un hecho legal que discrimina y elimina prácticamente en su totalidad a las personas que vienen con algún tipo de discapacidad.

Debido al diagnóstico precoz diversas discapacidades intelectuales tales como el síndrome de Down son identificadas en etapas avanzadas del embarazo, lo que da la posibilidad a los padres de abortar a estos niños. Muchos padres optan por no continuar con el embarazo y abortar a estos niños debido al gran estigma que socialmente llevan.

La posibilidad de abortarlos hace que poquísimos de ellos nazcan. Es por eso que este tipo de historias como la de Ellie Goldstein sacan las contradicciones de muchos. Por ejemplo, el presentador español Jordi Évole se jactaba de defender el aborto, pero en un programa de ‘Salvados‘ ponía en valor al elenco de la película Campeones, muchos de ellos con discapacidades.
El programa de Évole fue un ejercicio de hipocresía mayúsculo: por un lado defiende el aborto y que los padres los eliminen y por otro se hace un programa emocional para nutrir su audiencia que denuncia su situación una vez han nacido. Como Jordi Évole, si se considera que estas personas viven una vida repleta de discriminaciones , ¿por qué no denuncia la mayor de las discriminaciones, la eliminación de su derecho a nacer?
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú